Blogs

Empiezo el lunes, ¡no! Empiezo el Año Nuevo.

Actualizado el 24 de diciembre de 2013 a las 12:47 pm

Blogs

Empiezo el lunes, ¡no! Empiezo el Año Nuevo.

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

¡Muévase! Recuerde: lo que no se mueve, se apelota.
ampliar
¡Muévase! Recuerde: lo que no se mueve, se apelota. (Archivo LN)
¿Cuántos de ustedes están esperando que el reloj dé las 12, el 31 de diciembre, para empezar a comer más saludablemente y hacer ejercicio? Yo lo he hecho cientos, pero cientos de veces.

"Empezaré en Año Nuevo". "No, hoy no, mejor mañana". "El lunes comienzo". Lo he dicho miles de veces, con las cobijas aún pegadas a las narices disfrutando el calorcito de la cama porque, sencillamente, no quiero salir a mover el esqueleto.

Detrás de esas frases, sin duda, hay una gran dosis de pereza y baja autoestima. Simplemente, no nos da la gana hacerlo porque si de verdad lo deseáramos con todas las fuerzas de nuestro corazón, saltaríamos de esa cama o de ese sillón donde estamos postrados desde hace horas frente al televisor para disfrutar de una caminata vespertina, especialmente en estos días que transpiran verano.

Para muchas cosas, pero sobre todo para el ejercicio y la buena nutrición, somos especialistas en manejar una inmensa lista de excusas con tal de no hacerlo. Las más frecuentes en mi historia personal: el exceso de trabajo que me hace sentir agotada, la trasnochada del día anterior por el motivo que sea, la regla, la gripe en ciernes, el frío, la lluvia, el carro en el taller, una cita médica... ¡cualquier cosa!

En estos días navideños y de fin de año, también sobran las razones. Podría asegurar, casi sin temor a equivocarme, que es la época del año en donde más abundan las justificaciones para no hacer nada por cuidarnos.

Anímese a probar con el yoga y la meditación. Su cuerpo se lo agradecerá.
ampliar
Anímese a probar con el yoga y la meditación. Su cuerpo se lo agradecerá. (Archivo LN)
Algunas de las excusas más comunes tienen que ver con la gran cantidad de comida que se prepara para estas fiestas y que, por ningún motivo del mundo, nos podemos perder. Tamales, rompope, pierna de cerdo, queque de Navidad, galletas de todos colores y sabores, arroz en todas sus variedades posibles y, por supuesto, uno que otro traguito.

Podemos probar de todo, pero con medida. Podemos también preparar de todo, con las grandes posibilidades de ingredientes bajos en calorías que nuestro cuerpo agradecerá abundantemente.

Y nunca, pero nunca, desaprovechar la belleza de estos aires y soles para salir aunque sea a caminar un ratito. Es la mejor ocasión para airearse y mover la grasa adherida en nuestras venas y arterias. Ya verá: sentirá la enorme diferencia entre permanecer "echado"(a) en una cama o sillón, y  disfrutar de una caminata mientras el sol baja por el horizonte.

PUBLICIDAD

No se deje tentar. Y si cae, ¡levántese de nuevo! Yo soy experta en llevarme golpazos a cada rato, y ahí voy, poquito a poco, con paciencia y buena letra.

Aprovecho para desearle una Feliz Navidad y un Año Nuevo lleno de muchas cosas lindas. ¡Hasta pronto!

  • Comparta este artículo
Blogs

Empiezo el lunes, ¡no! Empiezo el Año Nuevo.

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota