Blogs

El Monstruo vivió una noche de espanto

Actualizado el 31 de octubre de 2013 a las 04:48 pm

Blogs

El Monstruo vivió una noche de espanto

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La leyenda asegura que cada 31 de octubre, por la noche, las brujas salen a hacer de las suyas. Y el mejor ejemplo de ello se vivió hace casi una década en el fútbol nacional.

El extinto equipo Brujas de Escazú hizo honor a su nombre y, el 31 de octubre del 2004 (la primera de las dos veces que jugó en 'su día') consiguió una de las victorias más memorables de su corta existencia.

El delantero Kervin Lacey, del Brujas, muestra el hoyo en un marco del estadio Ricardo Saprissa.
ampliar
El delantero Kervin Lacey, del Brujas, muestra el hoyo en un marco del estadio Ricardo Saprissa. (Eddy Rojas)

Esa noche, en el estadio Ricardo Saprissa, los hechiceros, al mando del uruguayo Manuel Keosseián, le propinaron un golpe inolvidable al entonces campeón nacional, que tenía 26 meses de no caer en su casa.

Con un hombre menos y de visita en la cueva del Monstruo, los de Escazú remontaron un marcador adverso para hacer vivir al Saprissa una auténtica noche de espanto.

Apenas al minuto 20, Saprissa confirmó su papel de favorito para ganar aquel juego, gracias al gol de Álvaro Saborío y al dominio apabullante que habían mostrado desde el arranque del cotejo.

Si con el marcador a favor y la posesión de la pelota, el equipo de Hernán Medford sintió que todo estaba decidido, la confianza aumentó cuando el defensor Berny Peña se fue expulsado del terreno de juego. Sin embargo, Brujas cocinaba una proeza.

Tras la salida de Peña, al 63', su tocayo Berny Wright ingresó para remendar la defensa, pero terminó siendo pieza clave en el ataque.Wright anotó el empate al 74'.

Saprissa buscó de nuevo la ventaja, pero sólo cuatro minutos después, José Francisco Porras encajó el segundo gol, obra de David Diach.

Y faltaba lo peor. Al 91', otra vez David Diach se acercó al área y realizó una serie de bicicletas antes de soltar un zurdazo que terminó abriendo un hueco en la red.

El Ricardo Saprissa fue un cementerio. En 15 minutos, Brujas montó su aquelarre y pasó de ser cadáver para vencer 3-1 a un campeón que esa noche de Halloween recibió el susto de su vida.

  • Comparta este artículo
Blogs

El Monstruo vivió una noche de espanto

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota