Blogs

Guillermo Guardia

El goleador que atajó un penal

Actualizado el 07 de octubre de 2013 a las 01:33 pm

Blogs

El goleador que atajó un penal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Dueño de un envidiable olfato goleador, Guillermo Guardia Morales anotó más de cien goles en Primera División. Irónicamente, algunos solo lo recuerdan por haber evitado uno.

El 31 de mayo de 1992, Liga Deportiva Alajuelense llegó al estadio Rafael Ángel Camacho con el cartel de favorito para derrotar a Turrialba y enrumbar su camino al título. Sin embargo, ni los azucareros ni la suerte los dejarían salir victoriosos.

Guillermo Guardia detiene el penal lanzado por Óscar Ramírez, el 31 de mayo de 1992. Reproducción de la portada del diario La Nación.
ampliar
Guillermo Guardia detiene el penal lanzado por Óscar Ramírez, el 31 de mayo de 1992. Reproducción de la portada del diario La Nación.

Apenas al minuto 15, los manudos abrieron el marcador por intermedio de Óscar Ramírez, y pudieron haberlo aumentado al 42', cuando el árbitro central, Ramón Luis Méndez, señaló una falta de penal a favor de los rojinegros. Sin embargo, el guardameta local, Miguel Segura, detuvo el remate de Mauricio Montero.  

Los turrialbeños reaccionaron en los primeros minutos de la segunda parte y, al 49', el novato Cristian Moya igualó la cifras con un golazo de larga distancia.

A partir de ahí, Turrialba defendía su terreno con dignidad, mientras los visitantes buscaban el triunfo con urgencia. Dos expulsiones en los minutos 80' y 82', aumentaron la tensión en el epílogo de un juego que todavía tenía guardada una sorpresa.

Al minuto 87, el portero Miguel Segura salió a tapar un avance de Luis Quirós. Se lanzó a destiempo sobre el balón y derribó al atacante rojinegro. ¡Penal!Ramón Luis Méndez señaló el manchón blanco y, como Segura se excedió en los reclamos, no dudó en mostrar una nueva tarjeta roja.

Con nueve hombres y las dos variantes permitidas hechas, el técnico Julio César Pocho Cortés debía poner a un jugador de campo bajo los tres tubos, pero ¿quién?

"Nunca he jugado como portero y mucho menos detenido un penal. Me juegué a una esquina. No tenía nada que perder. Esperé que Óscar pateara y me lancé. Tuve mucha suerte"

Mientras los de visita decidían al cobrador del decisivo penal (luego de que Montero fallara uno y Austin Berry se fuera de cambio), los de casa elegían a la víctima del fusilamiento. Al final, Guillermo Guardia se animó a ponerse los guantes y plantarse cara a cara con Óscar Ramírez.

Los otrora compañeros se miraron un segundo antes de que escuchar el silbato. Ramírez tomó impulso y soltó un derechazo a media altura a la diestra del improvisado arquero. Guardia inclinó el cuerpo hacia ese costado y estiró los brazos para contener el disparo. ¡Tapadón!

PUBLICIDAD

La pelota se fue lejos y, con ella, el ansiado triunfo de los manudos. Guardia, el hombre de los 149 goles en Primera División, pasó a la historia como el primer portero improvisado que evitaba uno desde los once pasos.

  • Comparta este artículo
Blogs

El goleador que atajó un penal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota