Blogs

El fútbol manudo nació sobre cadáveres

Actualizado el 25 de junio de 2013 a las 05:17 pm

Blogs

El fútbol manudo nació sobre cadáveres

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Si hay un deporte en Alajuela que, literalmente, se erigió sobre la memoria de sus ciudadanos, ese es el fútbol.

La primera vez que los manudos jugaron fútbol fue el 9 de setiembre de 1908, en la entonces llamada Plaza Yglesias.

El club Once de Abril, antecesor de Liga Deportiva Alajuelense, jugó en la plaza Yglesias.
ampliar
El club Once de Abril, antecesor de Liga Deportiva Alajuelense, jugó en la plaza Yglesias. (Jorge Arroyo para LN)
Desde esa mañana, cuando, guiados por el instructor suizo Samuel Montandón, un grupo de 80 muchachos alajuelenses realizaron la primera práctica de aquel novedoso deporte que ocasionaba fiebre en la capital, el balompié nunca abandonó la cuna que lo vio nacer.

Generación tras generación, miles de hombres y mujeres han dado rienda suelta a su pasión en ese predio al noroeste de la ciudad que otrora fue plaza política, cafetal y... ¡cementerio!

Fue en 1813 cuando los esposos Rosario Carrillo y María Fernández donaron a la naciente población los terrenos para levantar un oratorio, una casa de enseñanza y un camposanto. Aunque en 1832, la pareja donó más tierras, la capacidad del cementerio resultó insuficiente y la epidemia del cólera motivó su clausura en 1856.

Antes de que llegara el futbol, los chiquillos y adolescentes se reunían en la plaza a jugar "cuartel inglés", "quedó" y "paleta".

Así, hubo que buscar otro espacio y (tras el traslado de algunos de sus huéspedes) el antiguo cementerio se convirtió en un cafetal que años después fue vendido en ¢1.200 a un grupo de alajuelenses, partidarios de don Rafael Yglesias Castro.

Limpia de árboles y maleza, sembrada de zacate, adornada por una pileta y bautizada con el nombre del caudillo, la manzana pasó a ser el escenario de concentraciones políticas, hasta que la derrota de Iglesias en las elecciones de 1910 dio pie a que los dueños del terreno lo donaran a la Municipalidad de Alajuela para el disfrute del pueblo.

Ahí llegó una mañana de setiembre Samuel Montandón con la primera pelota de fútbol que se vio en Alajuela. De pie sobre la pileta, leyó las reglas del novel deporte y, pocos minutos después, decenas de chiquillos jugaban bulliciosos sobra la plaza que una vez fue cementerio.

  • Comparta este artículo
Blogs

El fútbol manudo nació sobre cadáveres

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota