Blogs

El accidentado debut de los mundiales

Actualizado el 12 de junio de 2014 a las 10:51 am

Blogs

El accidentado debut de los mundiales

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Retrasos, disputas, lesiones... Más que histórico el primer juego de la Copa del Mundo fue sumamente accidentado.

El plantel de México en 1930. Arriba: Raymundo Rodríguez, Luis Pérez, Dionisio Mejía, Juan Luqué de Serrallonga (técnico), Ernesto Sota (delegado), Juan Carreño, Hilario López, Manuel Rosas e Isidoro Sota. Abajo: Efraín Amézcua, Felipe Olivares, Óscar Bonfiglio, Rafael Garza, Roberto Gayón, Alfredo Sánchez, J. Castro, Felipe Rosas y Francisco Garza.
ampliar
El plantel de México en 1930. Arriba: Raymundo Rodríguez, Luis Pérez, Dionisio Mejía, Juan Luqué de Serrallonga (técnico), Ernesto Sota (delegado), Juan Carreño, Hilario López, Manuel Rosas e Isidoro Sota. Abajo: Efraín Amézcua, Felipe Olivares, Óscar Bonfiglio, Rafael Garza, Roberto Gayón, Alfredo Sánchez, J. Castro, Felipe Rosas y Francisco Garza. (Archivo)

El 13 de julio de 1930, en la cancha de Pocitos, Montevideo, las selecciones de Francia y México disputaron el primer partido de Uruguay 1930. El juego debía realizarse en el estadio Centenario, pero el atraso en la construcción obligó a pasar el match inaugural a la cancha del Peñarol.

Faltaba un atraso más. Días atrás, uruguayos y argentinos habían entrado en polémicas para que en el torneo se utilizaran solo balones fabricados en sus países, y la FIFA zanjó la disputa ordenando que fueran los capitanes de los equipos quienes decidieran cuál pelota usar.

Así que, a las 3 p. m., ya en el estadio y ante los 4.444 espectadores que se dice llegaron esa tarde, Alex Villaplane (Francia) y Francisco Gutiérrez (México) tuvieron que pasar por la pena de elegir el balón argentino ante los ojos del árbitro uruguayo Domingo Lombardi.

Una vez arrancado el juego, vinieron los accidentes. Al minuto 23, el guardameta francés, Alexis Thépot, se estrelló contra el delantero mexicano Dionisio Mejía y terminó desmayado sobre la cancha.

Luego de varios minutos, el arquero no despertaba y hubo que sacarlo del terreno. Para entonces, las variantes no eran permitidas, así que Francia tuvo que disputar el resto del cotejo con un hombre menos y un mediocampista en la portería: Agustin Chantrel.

A pesar de la desventaja, Francia ganó 4-1. De nada valió que antes del juego el técnico azteca Luqué de Serrallonga azuzara a sus muchachos con un emotivo discurso que acabó con el himno nacional resonando en una vitrola por todo el hotel.

  • Comparta este artículo
Blogs

El accidentado debut de los mundiales

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota