Blogs

Tricolor tímida de cara al torneo regional

No al miedo a declararse favorito en la Copa Oro

Actualizado el 02 de julio de 2015 a las 04:26 pm

Blogs

No al miedo a declararse favorito en la Copa Oro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

¿Cuál es el miedo a declararse favorito? Nunca he entendido por qué siempre técnicos y jugadores tratan de tirarse la brasa unos a otros y no se arrojan de cabeza hacia la presión que implica ser el mejor (o por lo menos uno de los mejores) cuando efectivamente lo son. 

La Selección Nacional está haciendo justamente eso. Entre algunas ambiguas declaraciones de sus miembros nadie ha querido decir sin tapujos que somos candidatos a ganar el título de la Copa Oro por primera vez en nuestra historia.

Si existen posibilidades de cumplir los objetivos, ¿por qué no decirlo? ¿O acaso es malo decir 'soy el más adecuado para ese puesto de trabajo', en lugar de 'voy a ver cómo me va en la entrevista'?

Es más, pongámoslo en algo de perspectiva deportiva (con estos ejemplos no mucha..., pero ustedes comprenderán la idea). Usain Bolt sabe que lo que corra tiene que ganarlo y no lo esconde. El Dream Team de baloncesto de Estados Unidos, lo mismo, nadie debería poder vencerlo, ni en un mal día.

Joel Campbell disputó el amistoso ante España (1-2) a principios de junio.
ampliar
Joel Campbell disputó el amistoso ante España (1-2) a principios de junio. (AP)

La Sele debutará el miércoles a las 6 p. m. en la Copa Oro ante Jamaica, en California.

Ser el mejor trae responsabilidades y una es portarse como tal. Si tenemos más de un año diciéndonos entre nosotros que somos la crema y nata de Concacaf, ¿por qué cambiar el discurso cuando hay que comprobarlo? ¿Era mentira o qué? No creo, pero claro, es muy lindo hablar con las puertas de la casa cerradas...

Personalmente, no pienso que sea irrespeto o prepotencia. Tampoco debería ser un gorila sobre la espalda que produzca un sentimiento generalizado de que si se falla se deba comenzar un exorcismo, lo cual quizás sea la excusa dentro de las paredes de la Tricolor. Tranquilos, es deporte, y a fin de cuentas todo puede pasar. Un profesional debería saberlo.

Simplemente es decir abiertamente que se tiene la confianza suficiente en el material humano con el que se cuenta. Aparte, no es Tonga (las disculpas a cualquier aficionado tongano que lea este post...) diciendo que va a ser campeón del mundo. Hay un argumento claro para considerarse dentro del top de la región y éste, por supuesto, es tener disponible a prácticamente el mismo equipo que hace un año materializó el significado de una frase como "llore conmigo papi" al meterse entre los últimos ocho sobrevivientes del Mundial.

Algunas cosas cambiaron, como el técnico y el esquema; también hay que reconocer que los últimos resultados no fueron demasiado alentadores. Además hay lesiones. Sin embargo, no considero que nada de eso le baje tanto los créditos al equipo para no poder ser aspirante en el torneo más importante de la Concacaf. Más bien, con Keylor Navas, Óscar Duarte, Bryan Oviedo y Yeltsin Tejeda, todos miembros de lo que uno diría es la titular de cara a Rusia 2018, no estaría hablando de solo afirmarse verbalmente como favorito, sino ya de que sería una obligación regresar con el trofeo.

Ronald Gómez jugó la única final de Copa Oro que tiene Costa Rica, en 2002. Aquí ante Cobi Jones de Estados Unidos.
ampliar
Ronald Gómez jugó la única final de Copa Oro que tiene Costa Rica, en 2002. Aquí ante Cobi Jones de Estados Unidos. (ARCHIVO)

La Tricolor solamente en una ocasión llegó a la final de Copa Oro. Fue en el 2002 y perdió ante Estados Unidos. 

Otros 100 pesos. Porque eso es otro tema. Claro que se debe pensar en ganar el certamen, más tomando en cuenta todo lo descrito. Más sabiendo que clasifica a la Confederaciones, más analizando que es increíble que tenemos esa vitrina vacía y más interiorizando que lo único que hemos ganado es la Uncaf, el campeonato regional más limitado del orbe después del de Oceanía.

No obstante, como se dijo antes, tampoco es crítico que no se obtenga el título. Bueno, depende de cómo suceda. Si nos vamos en primera ronda y goleados, pues es obvio que será un fracaso y todos sabemos lo que eso quiere decir: que llegó el sacerdote y a alguien le está dando vueltas la cabeza 360 grados. Pero pelear la final o quedar fuera en una semifinal por factores como los penales o un robo arbitral no sería tan desastroso. 

Pero, finalmente, el punto aquí es que a nadie se le estaría engañando si se trata de generar un sentimiento de positivismo, de seguridad. Uno que haga creer que se le puede ganar a cualquiera más allá de que por la naturaleza del deporte no siempre se pueda. Y eso, por lo menos hasta el debut del miércoles ante Jamaica, solo puede suceder mediante un mensaje de 'vamos con todo por ese cetro' que provenga directamente de los protagonistas. Después de ahí, la única respuesta la tiene el fútbol. 

  • Comparta este artículo
Blogs

No al miedo a declararse favorito en la Copa Oro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota