Mundial Brasil 2014 | Viene Estados Unidos y hay un recuerdo "frío"

Una incomodidad, una piedrita en el zapato, una traba, ¡algo!

No pensé que el frustrante sentimiento de aquel paseo de esquí que hizo la Selección a Denver en marzo le fuera a durar tanto a los costarricenses. Pensé que la sed de revancha se iba a empezar a diluir con el transcurrir del calendario.

Pero, por lo que se ve en redes sociales, no somos de memoria tan corta. Da la impresión de que, ahora sí, con el partido ante Estados Unidos a la vuelta de la esquina, muchos ya tienen canfineada su antorcha y afilada su horquilla para ir al aeropuerto y luego al estadio.

Es claro que la mentalidad es quedar "pagos". Pero bueno, gracias a nuestra latitud tropical no podemos "pagar" con la misma moneda. De todas formas, si se pudiera, somos tan "salados" que un granizo le pega en la cabeza a Bryan Ruiz y lo saca de la eliminatoria.

En marzo, Bryan Ruiz estuvo en el partido entre Estados Unidos y Costa Rica que se jugó bajo una tormenta de nieve. El juego fue en Denver. Aquí enfrenta a Michael Bradley.
En marzo, Bryan Ruiz estuvo en el partido entre Estados Unidos y Costa Rica que se jugó bajo una tormenta de nieve. El juego fue en Denver. Aquí enfrenta a Michael Bradley. (ARCHIVO) ampliar

Así que lo que arrojan a la mesa muchos aficionados y hasta algunos jugadores (uno de ellos Keylor Navas) es que se le ponga alguna que otra incomodidad a los norteamericanos cuando crucen Peñas Blancas. Es decir, que no haya pleitesía.

El mensaje de "no a la violencia" es rotundo, porque si hay algo de lo que el costarricense puede jactarse es de su educación y cultura; sin embargo, ¿qué hacemos también con esa malicia (indígena decía un programa de radio) que nos sobra? ¿Estaría mal emplearla en una que otra piedrita en el zapato?

No sé si es que tengo demasiadas ganas de ver a la Tricolor en otro Mundial, pero un par de trabas no caerían mal, ¿cierto? Podemos decirles que la alfombra roja " was in the dry cleaning", ¿cierto?

Ideas. Pero ojo que solo dije un par, nada más. No obstante, ¿cómo qué?

A ver... (inhale profundo), sin darle mucha cabeza ... (vaya contando: tres, dos, uno), se me ocurre ... (¡arranque!) que el piloto les dé 200 vueltas antes de aterrizar. Que se desaparezcan todas las mangas y escaleras por un buen rato. Que en migración les pongan adelante 50 excursiones falsas de bulliciosos niños, ojalá armados con vuvuzelas y la matraca del Chavo.

Que el bus tenga las ventanas malas y que el chofer haya fumado adentro. Que misteriosamente se dañe el motor y tengan que empujar. Que se reactiven los daños de la platina y se peguen en la presa de las 6.

Que esa primera noche el hotel no tenga agua caliente. Que alguien reserve el mismo piso para un concierto. Que el protagonista del concierto sea Marito Mortadela.

Que para el reconocimiento de cancha un apagón afecte otra vez el Estadio Nacional. Que entonces los lleven a una cancha llena de hormigueros. Que ahí les den puros balones estallados.

Que la segunda noche, la previa al partido, haya un juego de pólvora como el de Juegos Centroamericanos. Que a medianoche se active por error la alarma de incendios. Que el desayuno se los sirvan de 4:00 a 4:10 de la madrugada.

Que en la mañana tengan convivio en Casa Presidencial. Que..., no, la verdad ya ahí con solo eso es suficiente... (ya puede exhalar y espero que con una sonrisa maliciosa y nuevas ideas).

El 19 de junio el Nacional se llenó para ver la victoria de la Sele ante Panamá, por 2-0.
El 19 de junio el Nacional se llenó para ver la victoria de la Sele ante Panamá, por 2-0. (ARCHIVO) ampliar

El martes, el Gobierno comunicó que no habrá bandeja de plata, en un intento porque el " U-S-A all the way" se quede a medio camino.

Sin duda, una sorpresa, más allá de que cualquiera pueda reconocer la desesperada maniobra política para recuperar popularidad. Al menos es una útil para el tema en cuestión.

Habrá que ver si esto realmente sucede. Habrá que ver si no queda en el olvido, como seguramente quedará todo mi plan de arriba (si pudiera, aquí insertaría un emoticon de Whatsapp).

De ser ese el caso, la única manera de incomodarlos será que el Nacional, en la noche de ese 6 de setiembre, se convierta en una caldera de cánticos, de saltos y de presión arbitral. En un festival de dos o tres horas de nacionalismo y apoyo incondicional. En una corte de justicia futbolística.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

La Nación: Una incomodidad, una piedrita en el zapato, una traba, ¡algo!

Otros posts

Últimas noticias