Blogs

Frases para coleccionar

Del "¡a celebrar carajo!" al "¡qué parida!"

Actualizado el 14 de septiembre de 2013 a las 09:38 pm

Blogs

Del "¡a celebrar carajo!" al "¡qué parida!"

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El "¡a celebrar carajo!" del padre en el 2001 y el "¡qué parida!" del hijo hace unos días son frases de colección.

Fueron palabras tan adecuadas para sus respectivas ocasiones que parecieran pensadas y pulidas por años antes de decirse tan tranquilamente en televisión nacional.

Celso Borges festejó con toda intensidad la clasificación al Mundial.
ampliar
Celso Borges festejó con toda intensidad la clasificación al Mundial. (Archivo)

Algo así como las de Johan Condega en el partido de Alajuelense-Uruguay.... ¿O nada que ver?

Es que el ingenio de Alexandre Guimaraes y de su hijo Celso Borges (no voy a ponerme a explicar por qué los diferentes apellidos...) es tan acertado porque reflejan de la forma más pura lo que es un ser humano: tuvieron la espontaneidad de un momento inundado de emoción. Además, uno que resumió el mismo sentimiento que tenían y no sabían cómo expresar otros cuatro millones de sus compatriotas pegados a una pantalla. Muchos que quizás estaban pensando si lo más cuerdo era ponerse una camisa roja para tirarse a la calle a deshoras.

En el instante de la más antigua había 11 años de festejos acumulados. En la más reciente había cuatro años de frustración y sufrimiento.

Supongo que ese fue el empujón que muchos necesitaban para abrir la puerta de la casa y casualmente terminar en la Fuente de la Hispanidad, que de paso, con la fiesta del martes, es oficial que es nuestro Cibeles, nuestro Obelisco, nuestro Zócalo (obviamente me refiero a como punto de celebración deportiva, no a su significado cultural).

La Fuente de la Hispanidad es el epicento de la celebración deportiva en San José. El martes 10 de setiembre fue una locura.
ampliar
La Fuente de la Hispanidad es el epicento de la celebración deportiva en San José. El martes 10 de setiembre fue una locura. (ARCHIVO)

Cultura tica. Aparte, las frases son tan buenas porque tienen ese picante que le encanta al tico. En el que sin llegar a la vulgaridad, se dice algo que roza en lo pachuco, en donde nadie se sonroja o se ofende y más bien se acaba con un sonoro "¡¡¡¡aaaaayyyyyy!!!!".

Qué tuanis. De solo pensarlo, me dieron ganas de volver atrás y revivir esos segundos y poder gritar como si nunca lo hubiese dicho antes: "¡Aaaaaayyyyy!" ¡Viva la Seleeee!". Hasta se me secó la boca.

Si fuéramos un país de primer mundo o estuviésemos en época renacentista, tanto la frase de Guima como la de Celso terminarían en esos diarios o agendas con citas de famosos.

PUBLICIDAD

Nosotros las ponemos en anuncios para el 31 de diciembre y ahora seguro para el Día de la Madre. Y con orgullo. Si no, como mínimo, los más veteranos las usarán para hacer chiles y los más "carajillos" para hacer memes.

De hecho, ya se me ocurre uno con la frase de Celso, en el caso de acabar como líderes de la hexagonal. No voy a decir mucho, pero incluye cinco bebés...

En fin, todo esto era para reiterar que hay que estar felices, satisfechos, orgullosos, y cualquier cosa positiva que se le ocurra, por esta nueva clasificación mundialista. Esto no se da todos los días. Si se diera, no estaríamos grabando dos frases tan cortas y, fuera de contexto, tan simples,  en nuestra popular historia y humilde idiosincracia.

  • Comparta este artículo
Blogs

Del "¡a celebrar carajo!" al "¡qué parida!"

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota