Blogs

Técnicos afrontarán dura tarea

Paulo César Wanchope y Jorge Luis Pinto: realidades 'opuestamente similares'

Actualizado el 05 de febrero de 2015 a las 04:48 pm

Blogs

Paulo César Wanchope y Jorge Luis Pinto: realidades 'opuestamente similares'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Uno podría decir que Paulo César Wanchope y Jorge Luis Pinto están tan separados que ya no hay vuelta atrás. No estaría equivocado. La relación está rota, son enemigos declarados. Y tras de todo, ahora son rivales.

Pero, si bien cada uno tomó un camino diferente para regresar a un Mundial, si bien enfrentarán panoramas completamente distintos para llegar hasta Rusia, deberán probar exactamente la misma cosa. Así es que para su propio disgusto, algo tienen en común.

Voy a experimentar en este post entonces con el concepto de "realidades opuestamente similares". Ustedes acabarán de decir... "¿qué diablos?". Calma. Vamos por partes.

Paulo César Wanchope fue nombrado oficialmente como técnico el martes 3 de febrero. | JOSÉ CORDERO
ampliar
Paulo César Wanchope fue nombrado oficialmente como técnico el martes 3 de febrero. | JOSÉ CORDERO

El técnico tico asume de manera oficial a la Selección de Costa Rica en el mejor momento de su historia. Se tiene una idea consolidada, hay un grupo de jugadores experimentados y el éxito reciente aún está vivo en el corazón del aficionado. Que de paso, ¡cómo nos ha rendido ese octavo lugar!, ¿no creen? Puede que ni los alemanes sigan hablando del Mundial. En fin...

Mientras tanto, el colombiano llega a una Honduras en reconstrucción futbolística, con escasez de jugadores y en una crisis de resultados que tiene enfurecidos a sus seguidores. El 2-3 del miércoles contra una Venezuela alternativa fue otra prueba clara.

Lo mismo. No obstante, aquí viene el detalle, el catch, dicen los estadounidenses: ambos deberán probar que los resultados no se deben solo a la calidad de los futbolistas en cuestión, que la perspicacia del técnico también entra a la cancha. Es decir, que reunir a 11 habilidosos, ubicarlos en una pizarra y luego soltarlos al ruedo no es suficiente para cumplir objetivos importantes.

De Wanchope, lo más sencillo seria decir que cuando fue interino tomó el equipo montado y que cambió poco o nada de lo que se hacía bajo el látigo del cafetero. Que esos siete partidos en los que aún no perdió (recordemos título de Copa Centroamericana, baile a Corea del Sur y batalla de agallas contra Uruguay) son solo inercia de Brasil 2014.

Tal vez fue así, tal vez no. Lo cierto es que un técnico de renombre tiene su sello y, si quiere trascender, Chope tiene que procurar imprimirle el suyo al plantel. Eso sí, con el reto de que ya todo mundo está claro en que hay una fórmula que sirve y que cualquier cosa que parezca un resbalón se le cobrará más caro.

Jorge Luis Pinto dirigió por primera vez a Honduras el miercoles 4 de febrero. Fue una derrota 2-3 ante Venezuela.
ampliar
Jorge Luis Pinto dirigió por primera vez a Honduras el miercoles 4 de febrero. Fue una derrota 2-3 ante Venezuela. (AFP)

De Pinto, por lo menos para los que no lo pusieron en un altar, lo automático es bajarle peso a su afanoso trabajo táctico y afirmar que lo conseguido el año anterior se debió en porcentaje abrumador al coraje y talento de esta generación.

Entonces, su misión será sacar del barro a Honduras y, con su característico método, probar que la gesta tica no fue producto de la causalidad de que coincidieran 20 o 25 partos bendecidos para patear bien en una misma época. Vaya brasa la que fue a agarrar. 

Así, la tarea de ambos termina siendo idéntica, más allá de que haya kilómetros de distancia geográfica y años luz en brecha sentimental. Quizás nada bastará para que los otrora asistente y maestro se compartan criterios al respecto, pero sí para coincidir en que sí sus equipos fracasan, solo a ellos se les caerán las medallas de la pared.

  • Comparta este artículo
Blogs

Paulo César Wanchope y Jorge Luis Pinto: realidades 'opuestamente similares'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota