Blogs

¿A favor o en contra?

Sabo, Sabo, Sabo...

Actualizado el 02 de agosto de 2013 a las 11:20 pm

Blogs

Sabo, Sabo, Sabo...

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Mucho se habló de Álvaro Saborío después de la Copa de Oro. Todavía se habla. Más después de que apenas se cambió de camiseta se "mandó" de hat-trick con su club Real Salt Lake.

Los comentarios hacia el "nueve" de la Tricolor son tantos y de ejes tan variados que ya uno no sabe cuál lado tiene más partidarios: si el del apoyo o el de la detracción.

Hace poco me dijeron que aprovechara la oportunidad que me da esta profesión para solicitar que no llamen más a Saborío a la Selección.

Pero, uno, el periodismo no es para eso. Dos, estoy en desacuerdo.

Álvaro Saborío anotó un triplete el sábado 27 con el Real Salt Lake. Este fue el tercero.
ampliar
Álvaro Saborío anotó un triplete el sábado 27 con el Real Salt Lake. Este fue el tercero. (AP)

Saborío es el sétimo mejor artillero de la temporada 2013 de la MLS, con siete tantos en nueve partidos. Y eso que tiene 11 juegos menos que el goleador Camilo Da Silva (13 anotaciones).

Debo aceptar que cuando escuché el "le cae mal la comida del avión" me dio algo de risa.  Lo mismo me pasó con el "nos mandan al hermano gemelo de Estados Unidos".  

Pero desde otro punto de vista, también lo hizo el término "Sabonaldo", utilizado hace unos años por el amigo más morado que tengo. Podrán imaginar que le escurre remolacha de las venas.

Sin embargo, por más bromas que salgan en tertulias o redes sociales, ya sean estas buenas, malas o algunas hasta ofensivas, considero que a Saborío hay que tenerlo ahí.

Tengo menos pelo en la cabeza gracias a las que botó, pero también tengo viva la ilusión de ir a un Mundial gracias a las que metió. Y aunque la primera premisa no me hace mucha gracia, me sacrifico cualquier día de la semana para que exista la segunda.

Virtudes. Es que Saborío es un líder. Lo es desde que previo a aquel juego crucial en El Salvador reuniera a todo el equipo para explicarles que era su última posibilidad de regresar a un Mundial. Que él se mataría en la cancha por cumplir su sueño, pero que necesitaba que los demás lo acompañaran.

Saborío es también una figura. Es el jugador franquicia de uno de los equipos más fuertes de la MLS. Ya es su goleador histórico y cualquier rival le pondrá una o dos marcas fijas al chequear sus estadísticas. Si jugara en Costa Rica llevaría 500 goles y menos podría dejarse fuera de la Tricolor.

PUBLICIDAD

Finalmente, Saborío es único en el país. Suena exagerado, pero sus características no las tiene nadie en el medio local. Quizás en algo se le acerque Cristhian Lagos, pero de ahí a parecérsele, todavía hay mucha distancia. También son pocos los que tienen su coraje, porque sí hay que aceptar que las corre todas.

OK, estamos de acuerdo, tiene algunas deficiencias técnicas que ojalá no tuviera. Ojalá bajara la pelota como Ibrahimovic o pudiese darse vuelta como Lewandoski.

No obstante, esas no son las razones para su sequía con el uniforme de la Sele. Sí lo es la enorme presión que por alguna razón entra con él al campo.

Es que se nota. "Sabonaldo" trata de hacer las cosas tan bien, que se termina equivocando hasta el punto de la desesperación (la de él y la de muchos), pues obviamente no va a fallar a propósito casi en la línea.

Álvaro Saborío se lamenta tras fallar increíblemente una ocasión de gol con la Sele, el 21 de julio.
ampliar
Álvaro Saborío se lamenta tras fallar increíblemente una ocasión de gol con la Sele, el 21 de julio. (AP)

Saborío tiene nueve partidos sin anotar con la Sele, su peor racha desde que debutó con la Tricolor.

Y después quiere enmendar sus errores haciendo más de lo que sabe, como cuando termina cometiendo faltas al ir a presionar a la defensa con más ganas que criterio.

Tampoco estoy diciendo que hay que esperarlo toda la vida hasta que vuelva a meter un gol, pero confío en que en algún momento antes del Mundial apagará esa mala racha. Debe hacerlo.

Es más, el día cero podría ser el próximo 6 de setiembre ante Estados Unidos. Si eso pasa, si un gol de Saborío se convierte en la piedra angular de la revancha y deja a la Sele más cerca del Mundial, ¿qué se dirá?

Asì que de aquí hasta que meta el bendito gol que lo libere de la tensión, que se apegue a lo fundamental: entrenamiento intenso, ligado con respiración de parto antes de entrar a la cancha y una casa llena de velas, porque todos, indiferentemente si son del bando de los seguidores o de los detractores, están esperando gritar con esa que al fin vaya por dentro.

  • Comparta este artículo
Blogs

Sabo, Sabo, Sabo...

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota