Blogs

#No fue penal

Incredulidad, impotencia e indignación por el 'asalto' a la Selección Nacional

Actualizado el 20 de julio de 2015 a las 02:25 pm

Blogs

Incredulidad, impotencia e indignación por el 'asalto' a la Selección Nacional

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El domingo vi a Andrés Guardado celebrar y prendí la computadora para aprovechar el sentimiento y plasmarlo en un post. Cuando escribía crónicas me gustaba hacerlo así, con la imagen fresca y las emociones a flor de piel.

Sin embargo, la apagué tras unos segundos con las manos inactivas en el teclado. Consideré que el resultado iba a ser una verborrea sin sentido, porque, y aquí envío un recado a algunos que a veces bombardean este (u otros) blog, lo que aquí se escriba no está dentro del género periodístico informativo ni interpretativo, está dentro del de opinión. Y la mía ayer tenía lenguaje censurable. Hoy el resultado puede que sea el mismo, pero por lo menos no hay malas palabras...

En mi vida, por dicha, solamente me asaltaron en una ocasión. Bueno, en la práctica son dos, pero la segunda no la cuento pues fue estupidez mía al pasar al frente de una de las barras bravas del país con la camisa del rival de turno. Me la quitaron y ya. Seguro les dio lástima 'gorrear' al carajillo medio flaco de 14 o 15 años.

Pero la sensación de la vez que sí cuento fue perturbadoramente similar a lo que me pasó ayer por el cuerpo cuando vi que el guatemalteco Walter López cambiaba su decisión para señalar el punto de penal.

Andrés Guardado anotó el penal que le dio el triunfo a México.
ampliar
Andrés Guardado anotó el penal que le dio el triunfo a México. (AFP)

La Selección Costa Rica sigue sin ganar el torneo más importante del área, el cual data desde 1991.

Recuerdo que ni me enojé. No madreé a nadie, ni siquiera a Ulises, que parecía ser el líder de la banda (el nombre se le escapó a otro del clan). Tampoco me asusté. Solo entré en un pequeño trance en el que mi cerebro decía, "¿esto es en serio?". Luego, vino la impotencia. El pito del árbitro fue el cuchillo ante el que nada se puede hacer. Finalmente, la indignación. La Concacaf es el sistema deterioriado e inseguro en el que uno está obligado a vivir aceptando las consecuencias de lo que suceda.

A lo mejor la Selección Nacional también terminaba con el boleto de vuelta en los penales; no obstante, quedar fuera así es frustrante. Más tomando en cuenta que, tras tres partidos de sufrimiento, el equipo por fin jugó relativamente bien. También porque se entregó hasta lo que le dio el gas y eso siempre es un valor agregado.

Sí, de acuerdo que México llegó más. Con las que tuvo pudo ganar el partido, pero no lo hizo y que Carlos Vela seguramente tenga un primo tico no es algo que deba pagar la Tricolor. Entonces no se trata de afirmar que los aztecas "merecieron el triunfo" y menos de justificar lo que ocurrió en Nueva Jersey con ese argumento.

Escenas varias. Entre bromas comenté con amigos que Esteban Alvarado debió pararse en el poste con los brazos cruzados diciéndole a Guardado "di, métalo, de por sí esto está arreglado". Buena escena, ¿no creen? ¿Qué pasaría? ¿Llegaría el mensaje a la cúpula? Sin duda. A lo mejor no les importa, pero de que el video le da la vuelta al mundo, lo da. Así se crean los mártires.

Cristian Gamboa hizo un gran juego el domingo. Aquí intenta frenar a Carlos Vela.
ampliar
Cristian Gamboa hizo un gran juego el domingo. Aquí intenta frenar a Carlos Vela.

La siguiente fecha FIFA será en setiembre; no obstante, aún no se tienen fogueos confirmados para la Tricolor. 

Porque no solo fue el penal. Fue también perdonar a Oribe Peralta en la entrada por detrás que le hace a Elías Aguilar y los dos minutos de reposición cuando solo se perdieron 30 segundos por un dizque arratonamiento de José Miguel Cubero. Es también la sonrisa del guardalínea que incurrió en la torta, al tiempo que Roy Miller le reclamaba. Que de paso, qué desastre para Miller. Ley de Murphy, porque hasta esto le salió mal en el torneo.

En esta oportunidad no voy a hablar de si la convocatoria que hizo Paulo Wanchope estuvo bien, de si el esquema que usó estuvo bien, de si los cambios que realizó estuvieron bien. No voy a mezclar temas. Eso será en los próximos días. Pero más allá de si me gusta o no me gusta su trabajo, sí creo que fue demasiado débil en sus declaraciones. Excesivamente diplomático. No se trataba de llegar e insultar a todos, pero tampoco de aceptar la injusticia así como así. "El que no llora, no mama", dice un dicho un poco vulgar y que en serio no me agrada ni siquiera escribir, pero no se me ocurre otro para resumir la particular situación.

Es más, me imagino a Jeaustin Campos en su lugar. Fácilmente hubiese hecho lo mismo que el comediante que este lunes le tiró los billetes a Josep Blatter en la cara.

Uno sabe que el peso comercial de sostener a Estados Unidos y México en esta Copa es amplio. Pero si es tanto para llegar a esto, que mejor planifiquen una serie de partidos entre ellos a lo largo del año y ya. Similar a un "campeonato" de futbolín que tuve con unos amigos hace un tiempo. Un partido por salida para no acaparar la mesa y así dejar jugar a los demás y cuando se acumulaban diez triunfos se declaraba al 'campeón'. Nos funcionó muy bien y a nadie molestamos.

Más que nunca sabemos de la "mafia de Concacaf". Tres dirigentes del área fueron arrestados hace unos meses por supuesta corrupción, lamentablemente, uno costarricense. Así que no debería extrañarnos si realmente alguien metió mano deliberada en esto simplemente por pura economía.

  • Comparta este artículo
Blogs

Incredulidad, impotencia e indignación por el 'asalto' a la Selección Nacional

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota