Blogs

La fiesta del fútbol

Mundial Francia 1998: Francia escribe su proeza en exhibición de Zidane

Actualizado el 06 de julio de 2014 a las 12:00 pm

Blogs

Mundial Francia 1998: Francia escribe su proeza en exhibición de Zidane

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

INTRODUCCIÓN:

La Selección de Francia alcanzó su primer y único título mundial en 1998, como anfitrión de la Copa del Mundo, luego desarrollar un largo proceso de cuatro años de duración. Al final, se incluye un corto vídeo de la final entre galos y brasileños.

El último Mundial del Siglo XX se celebró en Francia... y sería la anfitriona la que acabaría llevándose en un campeonato que, de entrada, sufriría un cambio radical en su formato de competencia.

Los galos se convirtieron en el tercer país en organizar dos Copas (tras México e Italia), 60 años después del Mundial realizado en 1938. Fueron elegidos como sede de la Copa de 1998 por 12 votos a favor, mientras Marruecos obtuvo sólo siete y Suiza había retirado previamente su candidatura. Su Comité Organizador fue presidido por el exfutbolista Michel Platini y Fernand Sastre.

Previo al comienzo de la cita universal, se realizó el Torneo de Francia en 1997, con el fin de probar la capacidad organizativa del evento. Después del exitoso antecedente, la FIFA decidió que la Copa Confederaciones cumpliría con el fin de ser el térmometro de prueba para las sedes, que empezaría a regir en el  2001.

Acrobática intervención del arquero francés, Fabien Barthez, ante la llegada del goleador brasileño, Ronaldo, de pobre actuación en la final parisina. A la dramática acción también llegó Lilian Thuram.
ampliar
Acrobática intervención del arquero francés, Fabien Barthez, ante la llegada del goleador brasileño, Ronaldo, de pobre actuación en la final parisina. A la dramática acción también llegó Lilian Thuram. (Archivo LN)

La XVI edición fue la mayor de la historia: en ella participaron 32 selecciones que jugaron 64 partidos. Los ocho grupos, de cuatro equipos cada uno, fueron repartidos por toda Francia, entre los diez estadios que fueron construidos para la ocasión o remodelados, incluido el Stade de France, en Saint-Denis, en las afueras de París.

Los 32 países suponían 30 puestos de clasificación disponibles, lo que dio más oportunidades a equipos africanos y asiáticos. Los grupos de cuatro equipos también reflejaron la distribución geográfica, ya que todos ellos, excepto uno, contaban con dos selecciones europeas, una americana y otra africana o asiática.

Así, Jamaica, Japón y la recién independiente Croacia pudieron hacer su primera aparición, mientras Sudáfrica debutaba tras años de exclusión debido al apartheid (segregación racial). De igual forma, Paraguay, Chile, Irán y Túnez regresaban al torneo luego de años sin participación.

Precisamente, la sorpresa del torneo fue el combinado croata, que obtuvo el tercer lugar en su primera participación tras la desintegración de Yugoslavia en varios estados independientes.

POCAS SORPRESAS.

Como suele ocurrir en la Copa del Mundo, la primera ronda deparó pocas sorpresas. Algunos de los favoritos tuvieron que dejar paso a conjuntos por cuya clasificación nadie habría apostado en un principio. España, tras un mal comienzo y a pesar de despedirse con la cabeza bien alta, no consiguió acabar con su racha negativa en la cita mundialista. 

Cuando lo tenía todo en contra, tras caer por 3-2 ante la Nigeria de Velibor Bora Milutinovic en su primer partido, el equipo español de Javier Clemente logró hacerle seis goles a una débil Bulgaria, pero al final fue Paraguay, tras su victoria sobre las Águilas Verdes, que lideraban el grupo, el que logró avanzar, dejando fuera a España.

Colombia también se quedó en la primera fase, en un grupo encabezado por Rumanía que dio la sorpresa al imponerse a Inglaterra por 2-1. Escocia y Jamaica tuvieron que inclinarse en sus grupos de clasificación ante Brasil y Argentina, respectivamente, pero sus aficionados aprovecharon las dos primeras semanas de competición para repartir efusión y alegría por toda Francia.

Marruecos también se marchó del torneo con cierta amargura, ya que un penal en el último minuto le permitió a Noruega derrotar 2-1 al todopoderoso Brasil y arrebatar la segunda plaza del grupo al combinado africano.

El encuentro más memorable de octavos de final fue el disputado en Saint-Etienne entre Inglaterra y Argentina. La primera mitad pasará a los anales del deporte como 45 minutos de fútbol clásico: un penal para cada equipo en los diez primeros minutos; el golazo de Michael Owen, que adelantó a los Tres Leones; y el golpe franco transformado con precisión milimétrica por Javier Zanetti, que empató el partido al borde del descanso. 

Tras la reanudación, los goles se vieron reemplazados por momentos dramáticos: David Beckham fue expulsado por dar una patada a Diego Simeone, el árbitro anuló a Sol Campbell el tanto que hubiera supuesto el triunfo inglés, por falta sobre el portero, hubo prórroga, penales… de todo. Carlos Roa le paró a David Batty el quinto y último lanzamiento de Inglaterra, para que la Albiceleste avanzara en el certamen.

Por su parte, Francia, la nación anfitriona, avanzaba con paso lento pero seguro hacia su cita con el destino. Tras hacer pleno en la fase de liguilla, encontró una encarnizada resistencia ante Paraguay y necesitó para clasificarse el primer (y hasta ahora único) gol de oro de la historia de la Copa, logrado por el defensa central Laurent Blanc en el minuto 113, ante el arquero guaraní José Luis Chilavert.

Italia fue su siguiente adversario y, esta vez, fueron los postes los que vinieron a su rescate. Roberto Baggio cabeceó fuera un balón cuando estaba sin marca en los últimos minutos de la prórroga y Luigi di Biagio envió al larguero el quinto y decisivo lanzamiento de la tanda de penales.

En semifinales, el país anfitrión se cruzó con la revelación del campeonato: Croacia. Los héroes de camiseta a cuadros de Miroslav Blazevic arrollaron a Alemania con un 3-0 en cuartos de final y, más adelante, dejaron en vilo a la afición local cuando Davor Suker, ganador de la bota de oro al mejor anotador (hizo seis tantos), adelantó a su equipo ante Francia después del descanso.

Surgió entonces la figura; el lateral derecho Lilian Thuram eligió ese preciso momento para marcar sus dos primeros goles como internacional y preparó una final de ensueño: Francia, el país organizador, contra Brasil, vigente campeona, que se había impuesto a Chile, Dinamarca y Holanda en las eliminatorias.

En este Mundial se mostraron 21 tarjetas rojas, récord en la historia de las Copas del Mundo, hasta lo sucedido en Alemania 2006, cuando se dieron 28 expulsiones en el campeonato.

LA FINAL DE ZIDANE.

La final de Francia 1998 se disputó el 12 de julio, en  "el día de la gloria", si tomamos prestada una línea de La Marsellesa, el himno nacional francés. Y todos los galos se volcaron a las calles de París y de Francia, antes y después de la final contra el duro Brasil.

Con 80.000 almas llenando las gradas del moderno Stade de France, en Saint-Denis, al norte de París, el decisivo encuentro lo jugaron unos bleus (azules), liderados por un espectacular mediapunta, Zinedine Zidane, quienes  dieron un auténtico recital de buen fútbol, y un Brasil con algunos de los mejores jugadores del mundo.

El astro galo y sus compañeros de la selección europea encarrilaron el partido en el nuevo y moderno Estadio de Francia, en Saint-Denis, París, y llenaron de alegría al pueblo francés, luego de un lapidario y sensacional 3-0 en la portería suramericana.

El Mundial cambió de manos. Francia apabulló y se apoderó del máximo honor, por primera vez en toda su historia, en los 90 minutos más completos en la era con Les Bleus de Aimé Jacquet, un técnico "de la casa" que tuvo un proceso de cuatro años, tras ser el director del Centro Nacional Técnico y de Entrenamiento, donde se desarrolla el balompié galo.

El seleccionado local conmovió al inscribir su nombre entre los campeones del mundo. Sin tener tradición ganadora, impuso un gran futbol colectivo y compacto.

Zidane no demostró su real categoría hasta la final. Apareció con dos golazos que valían su peso en oro, cuando más lo necesitaban los galos durante el partido más importante de aquel Mundial.

La primera conquista fue de cabeza en el minuto 28 y la otra en el tiempo añadido de la primera mitad, cuando Zidane asestó a sus rivales brasileños dos golpes de los que ya no se recuperarían. 

El astro Ronaldo, la contraparte brasileña, tuvo una actuación más que discreta. Horas antes de la finalísima, en la concentración brasileña, el goleador sufrió una convulsión, un ataque de epilepsia. Media hora antes de comenzar el juego, Edmundo era el elegido, pero el enfermo fue el que saltó al campo. Nunca estuvo en su nivel y todavía hoy se especula sobre ese suceso.

Francia, entonces, le quitó la pelota a Brasil y lo irrespetó, a pesar de quedarse con diez hombres tras la expulsión de Marcel Desailly al minuto 68, en la mejor final de la década de los años 90.

La fortaleza local no sólo resistió la acometida final de Brasil, sino que lo forzó a replegarse e incluso marcó una tercera anotación,  que fue lapidaria, tras un contragolpe letal y perfecto que el talentoso zurdo, Emmanuel Petit, concretó en el último respiro para el 3-0 definitivo.

Francia inscribió su nombre entre los históricos campeones del mundo, con un fútbol colectivo y compacto. Con la Copa FIFA, los jugadores galos festejaron en forma apoteósica su primer título ganador en el Mundial de 1998, en Saint-Denis, París.
ampliar
Francia inscribió su nombre entre los históricos campeones del mundo, con un fútbol colectivo y compacto. Con la Copa FIFA, los jugadores galos festejaron en forma apoteósica su primer título ganador en el Mundial de 1998, en Saint-Denis, París. (Archivo LN)

El pitazo final del colegiado marroquí Said Belqola -el primer africano que arbitraba una final en los Mundiales de la FIFA- fue la señal para que todo el país diera rienda suelta a un éxtasis de júbilo.

Literalmente, los franceses se echaron a las calles de todo el país para celebrar la obtención del cetro, algo que no se había vuelto a producir desde la liberación de París, tras la ocupación de la Alemania Nazi durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Se calcula que más de un millón y medio de personas se concentraron para festejar en los Campos Elíseos, bailando toda la noche en la capital gala. No era para menos: la Francia de Zidane fue espectacular y registró un merecido triunfo para sus vitrinas, en la última Copa Mundial del siglo XX.

SÍNTESIS DEL TORNEO.

Campeón mundial: Francia.

Países miembros de la FIFA: 193.

Países en la eliminatoria: 174.

Sedes: Saint Denis (París), Montpellier, Toulouse, París, Burdeos, Lens, Marsella, Lyon, Nantes y Saint Etienne, en Francia.

Participantes: 32.

Partidos jugados: 64.

Goles anotados: 171 (promedio: 2,7 tantos por partido).

Mejor ataque: Francia, con 15 goles. 

Goleador: Davor Suker (Croacia), con seis tantos.

Total de espectadores: 2.785.100 (promedio: 43.517 por partido).

EQUIPO IDEAL DE 1998.

Portero: Fabien Barthez (Francia).

Defensas: Lilian Thuram (Francia), Marcel Desaily (Francia), Frank de Boer (Holanda) y Roberto Carlos (Brasil).

Volantes: Dunga (Brasil), Zinedine Zidane (Francia), Michael Laudrup (Dinamarca) y Rivaldo (Brasil).

Delanteros: Ronaldo (Brasil) y Davor Suker (Croacia).

FINAL DE 1998.

Resultado: Francia 3-Brasil 0.

Fecha: 12 de julio de 1998.

Estadio: Stade de France, en Saint-Denis, París (Francia).

Árbitros: Said Belqola (Marruecos), asistido por Mark Warren (Inglaterra) y Achmat Salie (Sudáfrica).

Goles: Zinedine Zidane, a los 28’ y 45’; y Emmanuel Petit, a los 93’ (Francia).

Alineaciones:

Francia: Fabien Barthez; Lilian Thuram, Franck Lebouef, Marcel Desailly y Bixente Lizarazu; Christian Karembeu (Alain Boghossian, a los 57’), Didier Deschamps (capitán), Emmanuel Petit, Zinedine Zidane y Youri Djorkaeff (Patrick Vieira, a los 74’); Stéphane Guivarc'h (Christophe Dugarry, a los 66’). Director técnico: Aimé Jacquet.

Brasil: Claudio André Taffarel; Marcos Evangelista de Moraes Cafú, Junior Baiano, Aldaír Santos y Roberto Carlos Da Silva; Carlos Verri Dunga (capitán), César Sampaio (Edmundo, a los 73’), Leonardo Araujo (Denilson de Oliveira, a los 46’) y Rivaldo Vitor Borba Ferreira; José Roberto Gama De Oliveira Bebeto y Ronaldo Luiz Nazario de Lima. Director técnico: Mario Lobo Zagallo.

Expulsado: Marcel Desailly (Francia), a los 68'.

Asistencia: 80.000 espectadores.

NÓMINA DEL CAMPEÓN: FRANCIA.

Porteros: Fabien Barthez (Mónaco), Bernard Lama (West Ham United) y Lionel Charbonnier (Auxerre).

Defensas: Lilian Thuram (Parma), Laurent Blanc (Olympique de Marsella), Marcel Desailly (AC Milan), Bixente Lizarazu (Bayern Múnich), Vincent Candela (AS Roma), Frank Leboeuf (Chelsea) y Christian Karembeu (Real Madrid).

Volantes: Patrick Vieira (Arsenal), Didier Deschamps (Juventus de Turín), Zinedine Zidane (Juventus de Turín), Robert Pires (Metz), Alain Boghossian (Sampdoria de Génova), Emmanuel Petit (Arsenal) y Youri Djorkaeff (Inter de Milán).

Delanteros: Stéphane Guivarc’h (Auxerre), Thierry Henry (Mónaco), Bernard Diomede (Auxerre), David Trezeguet (Mónaco) y Christophe Dugarry (Olympique de Marsella).Director técnico: Aimé Jacquet.

POSICIONES FINALES: FRANCIA 1998.

PAÍSES J G E P GF GC DIF. PTS.

1-Francia7610152+1319

2-Brasil74121410+413

3-Croacia7502115+615

4-Holanda7331137+612

5-Italia532083+511

6-Argentina5311104+610

7-Alemania531186+210

8-Dinamarca521297+27

9-Inglaterra421174+37

10-Yugoslavia421154+17

11-Rumanía421143+17

12-Nigeria420269-36

13-México412187+15

14-Paraguay412132+15

15-Noruega41215505

16-Chile403158-33

17-España311184+44

18-Marruecos31115504

19-Bélgica30303303

20-Irán310224-23

21-Colombia310213-23

22-Jamaica31023 9-63

23-Austria302134-12

24-Sudáfrica30213 6-32

25-Camerún302125-32

26-Túnez301214-31

27-Escocia301226-41

28-Arabia Saudí301227-51

29-Bulgaria301217-61

30-Corea del Sur301229-71

31-Japón300314-30

32-Estados Unidos300315-40

  • Comparta este artículo
Blogs

Mundial Francia 1998: Francia escribe su proeza en exhibición de Zidane

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota