Blogs

La fiesta del fútbol

Mundial Chile 1962: La proeza del pícaro Garrincha

Actualizado el 25 de mayo de 2014 a las 10:54 am

Blogs

Mundial Chile 1962: La proeza del pícaro Garrincha

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

INTRODUCCIÓN

La Selección de Brasil impuso nuevamente su ley para coronarse  monarcas en el VII Mundial de futbol de Chile 1962. Y, sin duda, fue la Copa del habilidoso y pícaro Garrincha, quien con sus diabólicas penetraciones fabricó muchos goles para los bicampeones del mundo. Se complementa con un vídeo de la final entre brasileños y checoslovacos, que dura nueve minutos.

Bajo el lema del dirigente chileno Carlos Dittborn, el hombre que trabajó como nadie para hacer realidad la Copa Mundial de Chile en 1962, pero no pudo ver su obra porque falleció antes de iniciarse el torneo, se puso en marcha otra victoriosa campaña brasileña. 

“Porque nada tenemos; lo haremos todo”, decía el visible cartel indicador del primer juego del campeonato en Viña del Mar, entre Brasil y México (2-0), en una frase que también se colocó en los otros escenarios. Las célebres palabras de Dittborn las había pronunciado en Lisboa, Portugal, en el Congreso de la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA), el 10 de junio de 1956.

Brasil perdía 0-1 contra Checoslovaquia, pero Amarildo, revelación del Mundial 1962, anotó de esta forma, casi sin ángulo, en lo que significó el primer gol de su país, en la final en Santiago, de Chile.
ampliar
Brasil perdía 0-1 contra Checoslovaquia, pero Amarildo, revelación del Mundial 1962, anotó de esta forma, casi sin ángulo, en lo que significó el primer gol de su país, en la final en Santiago, de Chile. (Archivo LN)

Los congresistas, conmovidos por ese segmento de su discurso, concedieron la votación necesaria para que el organizador del sétimo torneo universal fuera Chile, un país con algunos problemas económicos y sacudido con frecuencia por temblores... Nadie contaba con el devastador terremoto del 21 de mayo de 1960.

Cuando el presidente de esa época, Jorge Alessandri Rodríguez (1958-1964), declaró inaugurado el torneo, el 30 de mayo de 1962, los chilenos sabían que podían sentirse satisfechos. Habían hecho todo, como prometió su gestor seis años atrás: se ampliaron los estadios y el de Arica, fronterizo con Perú, que se denominaría “Carlos Dittborn”, se construyó especialmente para el Mundial. 

Solo una ausencia se lamentaba, precisamente la de Dittborn, fallecido 33 días antes -a los 41 años-, y fue por ello que el periodismo chileno también denominó a ese mundial “Carlos Dittborn”. Acto de mínimo reconocimiento para quien luchó con tanta determinación por esa realidad que se vivía. 

El público, una vez finalizada la competencia, comentó: “Dittborn, que está en el cielo, consiguió que no llueva hasta que no termine el Mundial”. Dos días después de concluido, llovía a cántaros. 

Un simple Mundial.

Este torneo de Chile 1962 marcó un tránsito entre la “vieja época”, dominada por las hazañas estilo Maracanazo de 1950 o el triunfo alemán ante Hungría en la final de 1954 en Berna, y lo que podríamos denominar “el futbol moderno” de Brasil en 1958.

El de Chile fue, si no el último, uno de los últimos Campeonatos Mundiales en los que el deporte primó sobre los cada vez más desmedidos intereses comerciales de la FIFA.

Chile solo designó a cuatro subsedes (Santiago, Arica, Viña del Mar y Rancagua). Una de las que no gustó, entonces, fue la ciudad fronteriza de Arica, en el desierto de Atacama, y la de Rancagua, una pequeña localidad muy cercana a Santiago, la capital.

Brasil ganó sin mayores complicaciones este Mundial. Su dominio fue total, hasta el punto de que la ausencia de Pelé, lesionado en la primera fase, prácticamente no se notó. Entre Amarildo, su reemplazante, y, sobre todo, Garrincha, se encargaron de enloquecer a cuanto defensor intentaba detenerlos.

Además, el conjunto brasileño contó con las inesperadas eliminaciones de los grandes equipos del torneo, entre ellos Hungría y Yugoslavia, lo que siempre le permitió enfrentar a rivales de poco peso futbolístico.

Precisamente, fueron esas dos naciones del este europeo las que presentaron jugadores de verdadera jerarquía, tales como el húngaro Florian Albert y el yugoslavo Dragoslav Sekularac.

No fue un Mundial memorable, como el de Suecia 1958, tampoco fue polémico, como el de Inglaterra 1966. Fue, simplemente, el Mundial de Chile 1962... el Mundial de Garrincha.

Los grupos y las semifinales.

El grupo 1 se disputó en Arica. Allí la Unión Soviética y Yugoslavia eliminaron a Uruguay y Colombia. Sin embargo, el futbol colombiano vivió durante más de 25 años del recuerdo del histórico 4-4 frente a los soviéticos, en el peor día del arquero Lev Yashin.

Jugado en Santiago, el grupo 2 se clasificaron Chile y Alemania Occidental, que sacaron a Italia y Suiza. El triunfo chileno frente a Italia (2-0) fue vergonzoso, pues los jugadores pensaron más en agredirse que en jugar; hubo dos expulsados italianos. El público estaba furioso por algunas declaraciones que dieron al llegar a Chile y esto caldeó todavía más el ambiente en el estadio.

En Viña del Mar, por el grupo 3, el favorito era Brasil, que ante México (2-0), Checoslovaquia (0-0) y España (2-1) ratificó esa condición. El otro boleto fue para los eficientes y organizados checoslovacos, quienes vencieron 1-0 a los ibéricos.

Y en el grupo 4, en Rancagua, Hungría e Inglaterra protagonizaron uno de los mejores partidos del Mundial, jugado a un ritmo intenso y ganado 2-1 por los húngaros. Estos equipos avanzaron a la segunda fase, por encima de Argentina y Bulgaria.

En los cuartos de final, Yugoslavia sacó a Alemania Federal (1-0) y Checoslovaquia a Hungría (1-0), mientras que Chile lo hizo en forma apretada frente a la Unión Soviética (2-1), en otra mala tarde del arquero Lev Yashin; e Inglaterra cayó ante Brasil (3-1), al no poder controlar las locuras y los dos goles de Garrincha.

En tanto Checoslovaquia eliminó en semifinales a Yugoslavia (3-1), Chile no llegó más lejos porque en la otra semifinal se midió ante la Brasil (2-4) de Garrincha, aunque luego le quedó tiempo para el desquite: 1-0 venció a Yugoslavia y terminó tercero.

Para los locales, todo fue fiesta y el tercer lugar logrado fue un hito inolvidable en su historia futbolística. Dirigido y armado cuatro años antes por Fernando Riera, el equipo rojo tuvo un esquema definido, una moldeada preparación, una fuerte personalidad y excelentes jugadores: el volante estrella Jorge Toro, el goleador Leonel Sánchez, con cuatro tantos, y el estratega Alberto Tito Fouilloux.

Y en la final, el Brasil de Garrincha confirmó su favoritismo. 

Otra faena de Brasil. 

Brasil en la sede chilena de Viña del Mar. El equipo de 1962 funcionó esa vez como un bloque conjuntado y avasallador. De izquierda a derecha: Zagallo, Didí, Garrincha, Djalma Santos, Amarildo, Zózimo, Zito, Vavá, Nilton Santos, Gilmar y Mauro.
ampliar
Brasil en la sede chilena de Viña del Mar. El equipo de 1962 funcionó esa vez como un bloque conjuntado y avasallador. De izquierda a derecha: Zagallo, Didí, Garrincha, Djalma Santos, Amarildo, Zózimo, Zito, Vavá, Nilton Santos, Gilmar y Mauro. (Archivo LN)

El sugestivo mensaje “porque nada tenemos, lo haremos todo”, del dirigente chileno Carlos Dittborn, impulsor de la organización del Mundial de Chile 1962, sirvió para definir al mejor equipo del torneo, Brasil, que tenía de todo: jugadores de alta calidad, futbol creativo, personalidad, explosión, aplomo y alma de campeón.

Y porque lo tuvo todo como un lógico favorito en la final contra Checoslovaquia, Brasil consiguió todo en Chile, para retener la Copa Jules Rimet que había ganado brillantemente en Suecia 1958.

Su astro fue Garrincha, con sus piernas deformes y gambetas endiabladas, aunado a un juego veloz y escurridizo, como un pájaro, que le dio alegría a un torneo soso y violento en ocasiones. En Chile 1962, él solo se robó el show, fue un “monstruo” y, ante la ausencia por lesión de Pelé, asumió el cetro del rey. 

“El día de la final contra Checoslovaquia, les insistí: 'ustedes saben todo, jueguen...'. Garrincha me miró y me dijo: '¿Maestro, hoy es la final?' No lo podía creer: no sabía en qué día estaba. Sólo le contesté: 'Sí, Mané, hoy es la final...'. 'Con razón hay tanta gente', me contestó y se fue riendo. Salió al campo de juego y fue un espectáculo aparte”, confesó el técnico Moreira.

Mientras tanto, Edson Arantes do Nascimento, Pelé, sólo jugó dos veces por la temprana lesión que sufrió en Viña del Mar: un desgarro inesperado. Pero ello no impidió que la prensa le dedicara párrafos de elogio y asegurara que, casi sin jugar, estuvo vigente. 

“Aunque solo actuó en dos partidos, Pelé fue el alma e inspirador del rendimiento de su equipo, la máquina que pudo propulsar el ímpetu y contagiar la acción. Desde su asiento de espectador, con su embrujo, dirigió las jugadas y pareció transferible su sabiduría a Amarildo. El que fuera uno de los pilares en que se apoyó el triunfo de 1958, también lo fue en este de 1962”, se publicó en Brasil.

Los cuatro goles de la final.

Para los testigos de muchos lances decisivos, la final del campeonato de 1962, jugado ante casi 70.000 personas en el estadio Nacional de Santiago, fue una de las mejores de la historia. 

Por la jerarquía de los dos contrincantes. Por la corrección. Y por el futbol que aportaron que no desapareció nunca. Era la fuerza de  los checoslovacos ante los genios de la pelota, en una primera parte de ritmo extraordinario.

Checoslovaquia estuvo al conjuro del talento y despliegue de Josef Masopust, quien contó con la compañía de Novak, Pospichal, Scherer y Schroif... Con ese futbol por momentos rudo, fuerte, sobrio y poco vistoso, y otras veces, suave y habilidoso, los checos abrieron al inicio la cuenta, a través de un derechazo de Masopust. 

Pero Brasil tenía con las luces prendidas a sus brujos del balón: Amarildo hizo el empate, en ángulo cerrado, casi imposible, que tuvo una enorme carga sicológica, pues todos esperaban su centro y la bola terminó en la red ante el buen arquero Viliam Schroif. 

Zito convirtió el segundo, con efectivo frentazo, ante la maniobra de Amarildo; y Vavá el tercero y definitivo, al capitalizar una gran pifia de Schroif, quien salió a cortar, pero lo encandiló el sol y dejó caer el balón. Y antes de que llegara al suelo, Vavá, como un fantasma, la conectó para sentenciar el 3-1.

Así que Brasil, con el hábil Garrincha, fue el dueño de los aplausos, los goles y la final. En la tribuna, un joven moreno festejaba. Era Pelé y le decían el rey, pero él todavía no se había dado cuenta. 

Chile inmortalizó la frase “porque nada tenemos, lo haremos todo”, y cumplió. Brasil, porque lo tuvo todo, consiguió todo también... y fue bicampeón del mundo.

Fue, en resumen, una final digna de una Copa Mundial, pero de escasa calidad futbolística. Durante la ceremonia final, el capital brasileño, Mauro Ramos, recibió la Copa Jules Rimet de manos del entonces presidente de la FIFA, el británico Sir Stanley Rous. El cierre del Mundial de Chile 1962, la cita en la cual se concretó la proeza del pícaro Garrincha.

SÍNTESIS DEL TORNEO

Campeón mundial: Brasil.

Países miembros de la FIFA: 109.

Países en la eliminatoria: 56.

Sedes: Santiago, Arica, Viña del Mar y Rancagua, en Chile.

Participantes: 16.

Partidos jugados: 32.

Goles anotados: 89 (promedio: 2,78 tantos por partido).

Mejor ataque: Brasil, con 14 goles. 

Goleadores: Garrincha y Vavá (Brasil), Florian Albert (Hungría), Valentin Ivanov (Unión Soviética), Drazen Jerkovic (Yugoslavia) y Leonel Sánchez (Chile), con cuatro anotaciones cada uno.

Total de espectadores: 899.074 (promedio: 28.096 por partido).

EQUIPO IDEAL DE 1962

Formación: 1-4-2-4.

Portero: Gilmar dos Santos (Brasil).

Defensas: Djalma Santos (Brasil), Mauro Ramos (Brasil), Valeri Voronín (Unión Soviética) y Karl-Heinz Schnellinger (Alemania Occidental).

Volantes:Zito (Brasil) y Josef Masopust (Checoslovaquia).

Delanteros: Garrincha (Brasil), Amarildo (Brasil), Vavá (Brasil) y Leonel Sánchez (Chile).

FINAL DEL MUNDIAL 1962

Resultado: Brasil 3-Checoslovaquia 1.

Fecha: 17 de junio de 1962.

Motivo: Final de la Copa Mundial de 1962.

Estadio: Nacional, de Santiago (Chile).

Árbitros: Nikolái Gavrilovicz Latyschev (Unión Soviética), asistido por Robert Holley Davidson (Escocia) y Leopold Horn (Holanda).

Goles: Josef Masopust, a los 15’, para Checoslovaquia. Amarildo, a los 17’; Zito, a los 69’; y Vavá, a los 78’, para Brasil.

Brasil: Gilmar dos Santos Neves; Djalma dos Santos, Mauro Ramos de Oliveira (capitán), Zózimo Alves Calazans y Nilton Reis dos Santos; José Ely de Miranda Zito y Waldir Pereira Didí; Manoel dos Santos Garrincha, Evaldo Izidio Neto Vavá, Amarildo Tavares da Silveira y Mario Jorge Lobo Zagalo. Director técnico: Aymoré Moreira.

Checoslovaquia: Viliam Schroif; Jiri Tichy, Ladislav Novak (capitán), Svatopluk Pluskal y Jan Popluhar; Josef Masopust y Tomas Pospichal; Adolf Scherer, Andrei Kvasnak, Josef Kadraba y Josef Jelinek. Director técnico: Rudolf Vytlacil.

Asistencia: 69.068 espectadores.

Campeón mundial: Brasil.

NÓMINA DEL CAMPEÓN: BRASIL

Portero: Gilmar dos Santos Neves (Santos) y Carlos José de Castilho (Fluminense).

Defensas: Altair Gomes de Figueiredo (Fluminense), Hideraldo Luiz Bellini (Sao Paulo), Djalma dos Santos (Palmeiras), Jair Marinho de Oliveira (Fluminense), Mauro Ramos de Oliveira (Santos), Nilton Reis dos Santos(Botafogo) y Zózimo Alves Calazans (Bangú).

Volantes: Waldir Pereira, Didí (Botafogo); Jair Da Costa (Portuguesa); José Ferreira Franco, Zequinha (Palmeiras); y José Ely de Miranda, Zito (Santos).

Delanteros: Amarildo Tavares da Silveira (Botafogo); Antonio Wiison Honorio, Coutinho (Santos); Manoel dos Santos, Garrincha (Botafogo), Jurandir de Freitas (Sao Paulo); Mengalvio Pedro Figueiró (Santos); Edson Arantes do Nascimento, Pelé (Santos); José Macia, Pepe (Santos); Edvaldo Izidio Neto, Vavá (Palmeiras); y Mario Jorge Lobo Zagallo (Botafogo).

Director técnico: Aymoré Moreira.

POSICIONES DE CHILE 1962

Equipos J G E P GF GC DIF. PTS.

Brasil6510145+911

Checoslovaquia63127707

Chile6402108+28

Yugoslavia6303107+36

Hungría421183+55

Unión Soviética421197+25

Alemania Occidental 421142+25

Inglaterra411256-13

Italia311132+13

Argentina311123-13

México310234-12

España310223-12

Uruguay310246-22

Colombia3012511-61

Bulgaria301217-61

Suiza300328-60

  • Comparta este artículo
Blogs

Mundial Chile 1962: La proeza del pícaro Garrincha

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota