Blogs

La fiesta del fútbol

Mundial de Estados Unidos 1994: La maldición terminó para Brasil

Actualizado el 05 de julio de 2014 a las 04:05 am

Blogs

Mundial de Estados Unidos 1994: La maldición terminó para Brasil

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

INTRODUCCIÓN

En el Mundial de Estados Unidos 1994, con el aporte decisivo de Romário, Brasil fue campeón por cuarta vez después de 24 años y por la vía de la ruleta rusa. Era la primera ocasión que, en las cita de la FIFA, una Copa se definía por los lanzamientos de penal. Adjuntamos un vídeo de la cerrada final entre brasileños e italianos, que dura casi diez minutos.

El 21 de junio de 1970, en el estadio Azteca, de México D.F. (México), Brasil e Italia disputaron una final y algo más: buscaban el ansiado tricampeonato del futbol mundial. 

La historia se volvió a repetir el 17 de julio de 1994, en el marco imponente del estadio Rose Bowl de Pasadena, California (Estados Unidos).

Ante casi 95.000 aficionados, los mismos adversarios jugaron otra final y algo más: peleaban la gloria del tetracampeonato universal. 

Entre esas dos fechas pasaron 24 años y 26 días: la espera más angustiosa en la historia del futbol brasileño. 

Esos tiempos de abstinencia total abarcaron cinco frustrantes Copas del Mundo, en las cuales la escuadra auriverde jugó 28 encuentros, ganó 18, empató seis, perdió cuatro, convirtió 45 goles y recibió 16.

Al revivir la historia, terminó cuarto en 1974, tercero en el 78, quinto en el 82 y 86, y noveno en el 90. Sus campañas no fueron precisamente desastrosas. Pero no fue campeón y eso es lo que importa.

Los brasileños celebran el título mundial, mientras Roberto Baggio (10) sufre por el penal fallado, que significó el triunfo de los suramericanos y el revés italiano en la final de 1994.
ampliar
Los brasileños celebran el título mundial, mientras Roberto Baggio (10) sufre por el penal fallado, que significó el triunfo de los suramericanos y el revés italiano en la final de 1994. (Archivo LN)

Hasta que llegó aquella calurosa tarde estadounidense, en la que el sufrimiento pareció no tener fin. Y a las 15:33, hora local, el capitán brasileño, Carlos Dunga, levantó la Copa de la FIFA y la maldición terminó... 

El Mundial, en general, fue un éxito económico en el país del dólar. Los estadios estuvieron totalmente repletos y no hubo el más mínimo asomo de violencia, con menos infracciones que en copas pasadas. Y eso reflejó que tampoco hubo equipos que se presentaran con planteamientos muy destructivos. 

Esta imagen positiva fue solo empañada por dos episodios tristes: la expulsión del torneo del argentino Diego Armando Maradona, al salir positivo en un examen de dopaje, cuando aparentaba estar en un buen nivel; y el salvaje y absurdo asesinato del zaguero colombiano Andrés Escobar, abatido a balazos en Medellín tras incurrir en un involuntario autogol contra Estados Unidos. 

Una magnífica Copa Mundial de la FIFA. Hubo multitud de goles, emoción, drama y sorpresas. Bulgaria, que nunca había ganado un partido de la Copa Mundial de los 16 que había disputado, protagonizó la mayor sorpresa del torneo, al eliminar a Alemania camino de las semifinales.

El anfitrión Estados Unidos, en un país en el que el baloncesto, el béisbol y el fútbol americano son mucho más populares que el balompié, hizo un buen papel ya que llegó hasta la segunda ronda, donde cayó eliminada 0-1 ante Brasil.

En un mes de calor abrasador, el Mundial de la FIFA exhibió una novedad: la victoria valía ahora tres puntos, deparó algunas sorpresas, como la clasificación para octavos de final de Arabia Saudí, cuyo delantero Saed Owairán marcó el que fuera el mejor gol del torneo ante Bélgica (1-0), tras eludir a cuatro zagueros rivales y al arquero, Michel Preud’homme.

Rusia, por su parte, a pesar de los cinco tantos que Oleg Salenko le hizo a Camerún (un récord individual aún no superado), no pasó la primera ronda. Tampoco lo hicieron el camerunés Roger Millá y sus "indómitos leones", aunque Millá se hizo de nuevo con el título de goleador más veterano de la competición, con 42 años, un mes y ocho días.

UN NUEVO ESTILO.

Este Brasil de Carlos Alberto Parreira, con el apoyo de su ayudante Mario Lobo Zagalo, no fue un gran campeón, pero sí un merecido campeón.

Finalizó invicto en siete partidos (cinco victorias y dos empates) y, aunque necesitó para consagrarse de una definición por penales contra el combativo equipo, del hábil Roberto Baggio, nadie lo superó en el terreno de juego. 

¿Traicionó el artístico estilo brasileño? Parreira diseñó su equipo sólo para ganar aquella decepcionante final, aunque esto significara renunciar al mítico jogo bonito (juego bonito) y triunfar apenas por un gol de diferencia, 3-2 en la serie de penales, después de 120 minutos de perseverante empate, con más nervios que buen futbol. Así hizo de su falta de audacia su mayor valentía.

Para ello, Parreira se tuvo que enfrentar a todo Brasil. Le pedían a gritos cuatro delanteros; puso únicamente un dúo de lujo: Romário y Bebeto, ambos diseñados exclusivamente para el gol. Le pedían que sacara a Raí, pero que lo sustituyera por un hombre de ofensiva; sin embargo, ubicó a Mazinho, un volante diestro en la recuperación. 

Romário tuvo su consagración como el mejor jugador del Mundial. Eso no admitió dudas. Pero premió, en especial, su segura capacidad de definición, como último eslabón del ataque de su equipo. Allí fue letal y marcó diferencias en calidad con los demás. 

Otro de los aciertos de Parreira fue apoyarse en hombres que sabía no lo defraudarían en lo anímico. Al soportar todas las críticas de la exigente prensa brasileña, sostuvo a Dunga en el mediocampo, incluyó al veterano Branco cuando Leonardo se fue expulsado del torneo contra Estados Unidos(1-0), en los octavos de final. Y confío en Claudio Taffarel, mientras el país le reclamaba a Zetti. 

Así llevó hasta las últimas consecuencias su concepción europeizada del futbol, con un equipo muy táctico, de juego equilibrado para defender y atacar, que pretendía crear y jugar, en la medida de lo posible, y con futbolistas más dotados, rápidos, robustos, escurridizos y cubriendo más terreno de la cuenta. 

"Brasil, por fin, fue un verdadero conjunto, con sentido de unidad, el cual se reflejó en los partidos. No tuvimos superhombres, ni siquiera Romário. Jugó tan bien en el ataque porque sabía que estaba entre amigos. Tras 24 años, nos dimos cuenta de lo que hay que hacer para ganar". 

Esta fue la certera reflexión del capitán Dunga y no se equivocó. Pasadena se tiñó de amarillo. Brasil y su samba, además de ganar los trofeos al fair play (juego limpio) y del “juego más atractivo” del torneo, volvieron a dominar el futbol mundial.

Así se convirtió en el primer país que ganaba un tetracampeón mundial de la FIFA, luego de hacerlo en 1958, 1962 y 1970, en el simbólico triunfo del equilibrio y del sólido juego de conjunto, que desplazó el individualismo hacia un plano secundario.

Romário besa la Copa FIFA al ganar el tetracampeonato mundial. A su lado, Dunga (derecha) y el defensor Ronaldo Rodrigues, Ronaldao, tras superar en penales a Italia.
ampliar
Romário besa la Copa FIFA al ganar el tetracampeonato mundial. A su lado, Dunga (derecha) y el defensor Ronaldo Rodrigues, Ronaldao, tras superar en penales a Italia. (Archivo LN)

SÍNTESIS DEL TORNEO

Campeón mundial: Brasil.

Países miembros de la FIFA: 191.

Países en la eliminatoria: 147.

Sedes: Los Ángeles (Pasadena), Washington, Chicago, Dallas, Detroit, Nueva Jersey, Orlando, San Francisco y Boston, en Estados Unidos.

Participantes: 24.

Partidos jugados: 52.

Goles anotados: 141 (promedio: 2,71 tantos por partido).

Mejor ataque: Suecia, con 15 goles.

Goleadores: Oleg Salenko (Rusia) y Hristo Stoichkov (Bulgaria), con seis tantos cada uno.

Total de espectadores: 3.587.538 (promedio: 68.991 por partido).

EQUIPO IDEAL DE 1994

Portero: Michel Preud’homme (Bélgica).

Defensas: Jorginho (Brasil), Marcio Santos (Brasil) y Paolo Maldini (Italia).

Volantes: Dunga (Brasil), Tomas Brolin (Suecia), Krassimir Balakov (Bulgaria) y Gheorghe Hagi (Rumanía).

Delanteros: Roberto Baggio (Italia), Romário (Brasil) y Hristo Stoichkov (Bulgaria).

FINAL DE 1994

Resultado: Brasil 0-Italia 0 (3-2, en penales, que favoreció a los suramericanos).

Fecha: 17 de julio de 1994.

Estadio: Rose Bowl, de Pasadena, California (Estados Unidos).

Árbitros: Sándor Puhl (Hungría), con Venancio Zárate (Paraguay) y Mohammed Fanaei (Irán).

Goles: No hubo en el empate de 120 minutos (90 reglamentarios y 30 de tiempos extras). Brasil ganó 3-2 en los tiros de penal, tras los cobros de Baresi (desviado), Marcio Santos (atajado), Albertini (gol), Romário (gol), Evani (gol), Branco (gol), Massaro (atajado), Dunga (gol) y Roberto Baggio (desviado).

Alineaciones:

Brasil: Claudio André Taffarel; Jorge Campos Jorginho (Marco Evangelista de Moraes Cafú, a los 21'), Aldair Santos, Márcio Santos y Claudio Leal Branco; Iomar Nascimento Mazinho, Mauro Silva, Carlos Verri Dunga (capitán) y Crizam Oliveira Zinho (Paulo Rosa Viola, a los 106'), Romário Faría Da Souza y José Roberto Gama de Oliveira Bebeto. Director técnico: Carlos Alberto Parreira.

Italia: Gianluca Pagliuca; Roberto Mussi (Luigi Apolloni, a los 34'), Paolo Maldini, Franco Baresi (capitán) y Antonio Benarrivo; Nicola Berti (Alberigo Evani, a los 95'), Demetrio Albertini, Dino Baggio y Roberto Donadoni; Roberto Baggio y Daniele Massaro. Director técnico: Arrigo Sacchi.

Asistencia: 94.194 espectadores.

NÓMINA DEL CAMPEÓN: BRASIL

Porteros: Claudio Taffarel (Reggiana), Armelino Zetti (Sao Paulo) y Gilmar Rinaldi (Flamengo).

Defensas: Jorginho (Bayern Múnich), Ricardo Rocha (Vasco da Gama), Ronaldo Rodriguez (Sao Paulo), Aldair Santos (Roma), Cafú (Sao Paulo), Marcio Santos (Burdeos), Leonardo Araujo (Sao Paulo) y Branco (Fluminense).

Volantes: Mauro Silva (Deportivo La Coruña), Dunga (Stuttgart), Raí (París-Saint Germain), Zinho (Palmeiras), Mazinho (Palmeiras) y Paulo Sergio (Bayern Leverkusen).

Delanteros: Bebeto (Deportivo La Coruña), Romário (FC Barcelona), Müller (Sao Paulo), Ronaldo Luiz Nazario (Cruzeiro) y Viola (Corinthians).

Director técnico: Carlos Alberto Parreira.

POSICIONES FINALES: EE. UU. 1994

PAÍSES J G E P GF GC DIF. PTS.

1-Brasil 7520113+817

2-Italia742185+314

3-Suecia7331158+712

4-Bulgaria73131011-110

5-Alemania531197+210

 6-Rumanía5311109+110

7-Holanda530286+29

8-España5221106+48

9-Nigeria420274+36

10-Argentina420286+26

11-Bélgica42024406

12-Arabia Saudí420256-16

13-México41214405

14-Estados Unidos411234-14

15-Suiza411257-24

16-República de Irlanda411224-24

17-Noruega31111104

18-Rusia310276+13

19-Colombia310245-13

20-Corea del Sur302145-12

21-Bolivia301214-31

22-Camerún3012311-81

23-Marruecos300325-30

24-Grecia3003010-100

  • Comparta este artículo
Blogs

Mundial de Estados Unidos 1994: La maldición terminó para Brasil

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota