Blogs

La fiesta del fútbol

Mundial México 1970: El fin de la 'era’ del rey ‘Pelé'

Actualizado el 10 de junio de 2014 a las 01:14 pm

Blogs

Mundial México 1970: El fin de la 'era’ del rey ‘Pelé'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

INTRODUCCION:

Brasil jugó en México 1970 su mejor Mundial. Pelé hizo allí la mejor exposición de su genio; nunca fue más brillante. Y jamás mostró Brasil una conjunción de astros tan notables y funcionales. Se complementa con un vídeo de la final entre los brasileños y los italianos, que tiene una duración de casi 10 minutos.

México había celebrado con gran éxito los Juegos Olímpicos de 1968, y para nadie fue una sorpresa que el sobrio torneo mundialista de 1970 preparado por los aztecas fuera espectacular.

Para muchos historiadores fue el cierre inesperado de una década dominada por el futbol rudo y defensivo, y el final de una era irrepetible en la historia del futbol: la del rey Pelé.

Al campeonato también lo ayudó un elemento que había aparecido tímidamente en Suiza 1954 y que, gracias al desarrollo tecnológico, convirtió la Copa en un certamen de importancia planetaria. En efecto, comenzó la era de los Mundiales pensados más como un espectáculo televisivo que como una simple competición deportiva.

Los mejores del Mundial de México 1970. Los jugadores de Italia y Brasil posan con el cuerpo arbitral, en la gramilla del estadio Azteca, de Ciudad de México. Una de las mejores finales de la historia.
ampliar
Los mejores del Mundial de México 1970. Los jugadores de Italia y Brasil posan con el cuerpo arbitral, en la gramilla del estadio Azteca, de Ciudad de México. Una de las mejores finales de la historia. (Archivo LN)

Esto, unido al espectacular juego mostrado no solo por Brasil, sino también las selecciones de Inglaterra, Alemania Occidental y Perú, hizo posible que el balompié dejara de ser patrimonio exclusivo de Europa y Suramérica, y se transformara en un deporte con adeptos en todos los rincones del globo terráqueo.

La televisión también ayudó a divulgar el mito, la leyenda, la epoyeya (o como se la quiera llamar) del rey Pelé. Su despedida de los Mundiales no pudo ser menos espectacular. Además de los cuatro goles que marcó, estuvo presente y casi siempre con el pase decisivo en las jugadas de gol, generadas por el Scracht du Ouro.

Los mexicanos apoyaron calurosamente no solo a su equipo, sino también al de Brasil. En cambio, le hicieron la vida imposible a los ingleses, quienes cometieron la torpeza infinita de anunciar que traían sus propias reservas de agua desde la lejana Albion, por miedo a enfermarse con “las pestilentes aguas mexicanas”.

México obtuvo la sede del noveno Campeonato Mundial de futbol en 1964, durante el Congreso de la FIFA celebrado en Tokio, Japón, al postergar una vez más la candidatura de Argentina, cuyo aislamiento de 24 años de los Mundiales aún resentía a la FIFA.

GRUPOS, CUARTOS Y SEMIFINALES.

A diferencia del Mundial 1966 en Inglaterra, México regresó al esquema chileno: cuatro grupos, cuatro subsedes. Las ciudades escogidas, como ocurrió en Chile, no fueron las más importantes. Esta vez eligieron Ciudad de México, Guadalajara, Toluca y León.

Los europeos se quejaron de los problemas que podría provocarle a sus jugadores competir a más de 1.500 y 2.000 metros sobre el nivel del mar. Sin embargo, el peor enemigo para muchas selecciones fue el calor.

El grupo 1 no presentó el nivel deseado en un escenario de las características del estadio Azteca. La Unión Soviética encabezó el bloque, lo que obligó a México a viajar a Toluca para disputar su partido de cuartos de final. Bélgica y El Salvador quedaron eliminados.

El peor fútbol se dio en el grupo 2, en Puebla y Toluca, aunque, en forma paradójica, de allí salieron de dos de los cuatro semifinalistas. Italia, posterior subcampeón, lo ganó al marcar un solo gol. Y el otro boleto fue para Uruguay, por encima de Suecia e Israel.

Mucho mejor resultó el grupo 3, donde solo Checoslovaquia desentonó pues solo fueron a divertirse y no a jugar. Brasil se robó el show de Guadalajara al ganar en forma sucesiva contra los checos (4-1), Inglaterra (1-0) -el otro clasificado- y Rumanía (3-2).

El grupo 4, celebrado en León, mostró el gran balompié de Perú, comandado por su estrella, Teófilo Cubillas, y la eficacia de Alemania Occidental, representado por un soberbio goleador, Gerhard Gerd Müller. Germanos e incas eliminaron a Bulgaria y Marruecos.

En cuartos de final, Brasil sacó a Perú (4-2), Uruguay a la Unión Soviética (1-0) e Italia borró a México (4-1). En el mejor partido, los alemanes se levantaron de un 0-2 y superaron a Inglaterra por 3-2.

El gran candidato (Brasil), un favorito (Alemania) y dos sorpresas que se crecieron (Italia y Uruguay) llegaron a las instancias definitivas. Además, tres de estas selecciones tenían la posibilidad histórica de conquistar, en forma definitiva, la Copa Jules Rimet: los entonces bicampeones Italia, Uruguay y Brasil.

En la semifinal del estadio Azteca, se presentó “el partido del siglo” entre Italia y Alemania. La Squadra Azzurra sorprendió por 4-3 en el tiempo suplementario, en un dramático duelo de 120 minutos de duración.

En Guadalajara, en cambio, Brasil y Uruguay revivieron el famoso Maracanazo, ganado por los charrúas en 1950. Brasil, con los goles de Clodoaldo, Jairzinho y Rivelino, venció 3-1 a la Celeste.

En la disputa del tercer lugar, alemanes y uruguayos estaban más desmoralizados que entusiamados. Un remate certero de Wolfgang Overath, en el minuto 14, definió el partido 1-0 a favor de Alemania, en un choque de trámite más bien aburrido.

Para fortuna de los mexicanos, el Mundial de 1970 fue todo un éxito y pasó a la historia como uno de los mejores jamás realizados. Fue tan espectacular como el de Francia de 1938, el de Suiza de 1954 o el de Suecia de 1958. Aunque de repente, no tanto. 

Pero, a diferencia de los anteriores, México 1970 sí partió en dos la historia del futbol: a partir del Mundial, el deporte se volvió universal, en forma definitiva. Hasta aquellos que en su vida habían tocado un balón, sabían quién era Pelé. La magia de la televisión, sin duda, pero también de la mejor Selección brasileña de todos los tiempos.

LA FINAL: EL TRIUNFO OFENSIVO DE BRASIL.

El festejo de Pelé con sus compañeros y aficionados en el estadio Azteca. Su magia deslumbró en México 1970, su último Mundial.
ampliar
El festejo de Pelé con sus compañeros y aficionados en el estadio Azteca. Su magia deslumbró en México 1970, su último Mundial. (Archivo LN)

La final del Campeonato Mundial de México 1970 fue un monólogo brasileño. La victoria lógica del futbol ofensivo y artístico sobre el juego destructivo, encarnado por el catenaccio (cerrojo) italiano.

El 4-1 de Brasil sobre Italia, en la final del Mundial de México 1970, reunió todos los ingredientes de un gran partido: goles, exquisito futbol de principio a fin y rutilantes estrellas.

La final, más que un duelo entre los dos mejores equipos del torneo, resultó la confirmación de que Brasil había justificado más que de sobra su presencia en el estadio Azteca, de la capital mexicana, mientras que de los italianos solo se rescataban los espléndidos 30 minutos extras ante la exhausta Alemania, en la semifinales.

En el balance final, los Pelé, Gérson, Tostão, Jairzinho y Carlos Alberto superaron en el balance a los Giacinto Facchetti, Gianni Rivera, Alessandro Sandro Mazzola y Luigi Gigi Riva.

No cabe duda de que, esa vez, los lentos y pesados italianos pagaron muy caro la osadía de llegar a la final sin merecerlo.

Brasil se puso en ventaja a los 18 minutos, gracias a un hermoso cabezazo de Pelé, quien aprovechó un preciso centro de Rivelino y superó en el salto al defensa central Tarcisio Burnich. Fue la anotación número 100 de los auriverdes en la historia de los Mundiales. Y O rei celebró en grande su obra.

Pero Italia empató a los 37 minutos, cuando Roberto Boninsegna capitalizó un lujo innecesario de Clodoaldo y una salida en falso del guardameta Félix. El 1-1 en la pizarra.

APLANADORA AURIVERDE.

Los brasileños aparecieron en la segunda parte mucho más emprendedores e impusieron el ritmo del juego. Se pusieron en ventaja con un golazo de Gerson de media distancia (66’).

Poco después Pelé recibió un pase largo de Gérson y la bajó con la cabeza en el corazón del área. Jairzinho solo tuvo que empujarla (71'), ante Albertosi y Facchetti.

En la recta final, al 86', Pelé culminó una gran jugada colectiva y entregó el balón a Carlos Alberto, para que venciera sobre la marcha a Albertosi. Un gol de antología, un auténtico broche de oro.

La Copa Jules Rimet quedó definitivamente en poder de Brasil. El claro resultado de 4-1 definitivo no solo lo consagró. Fue la victoria del futbol alegre sobre las marcas, las tácticas defensivas, los ensayos, la destrucción y la especulación, aspectos que se habían adueñado del balompié durante la década de los años de 1960.

La cita de México 1970 consagró a Edson Arantes do Nascimento, Pelé, como el mejor futbolista de todos los tiempos, o a lo mejor uno de los más destacados de los Mundiales.

En una Copa en la cual se estrenaron las tarjetas amarillas (amonestación) y roja (expulsión), “el Rey del Fútbol” se retiró con su gloria íntegra.

“Yo había pensado para darme ánimo: Pelé es de carne y hueso, como yo. Estaba equivocado”, afirmó su marcador en la final, el defensor Tarcisio Burgnich después de la consagración de Brasil como campeón del mundo. Y tenía razón, porque lo hecho por el astro brasileño en esta Copa escapa a todas las leyes de la naturaleza, es como si por tres semanas aquello que parecía imposible se hubiese vuelto real.

“Esta fue mi último Mundial, soy el hombre más feliz del mundo”, exclamó Pelé esa vez, en medio de los festejos. Fue la mejor despedida para un jugador único.

Y cumplió lo dicho, pues en la cita siguiente, la de Alemania 1974, ni aún las más altas presiones políticas en Brasil le hicieron dar marcha atrás: tricampeón del mundo, México 1970 fue su última Copa del Mundo, con un revolucionario equipo brasileño liderado por Pelé que triunfó y es considerado “el mejor de la historia”.

SÍNTESIS DE MÉXICO 1970

Campeón mundial: Brasil.

Subcampeón mundial: Italia.

Países miembros de la FIFA: 137.

Países en la eliminatoria: 71.

Sedes: Ciudad de México, Guadalajara, Puebla, León y Toluca, en México.

Participantes: 16.

Partidos jugados: 32.Goles anotados: 95 (promedio: 2,97 tantos por partido).

Mejor ataque: Brasil, con 19 goles. 

Goleador: Gerhard Gerd Müller (Alemania Occidental), con 10 anotaciones.

Total de espectadores: 1.603.975 (promedio: 50.124 por partido).

EQUIPO IDEAL DE 1970

Formación: 1-4-2-4.

Portero: Ladislao Mazurkiewicz (Uruguay).

Defensas: Carlos Alberto (Brasil), Karl-Heinz Schnellinger(Alemania Occidental), Wilson Piazza (Brasil) y Giacinto Facchetti(Italia).

Volantes: Gerson Nunes (Brasil) y Franz Beckenbauer (Alemania Occidental).

Delanteros:Jairzinho (Brasil), Gerhard Gerd Müller (Alemania Occidental), Pelé (Brasil) y Roberto Rivelino (Brasil).

FINAL DE 1970

Resultado: Brasil 4-Italia 1.

Fecha: 21 de junio de 1970.

Motivo: Final de la Copa Mundial de futbol México 1970.

Estadio: Azteca, de Ciudad de México (México).

Árbitros: Rudi Gloeckner (Alemania Oriental), con Rudolf Scheurer (Suiza) y Ángel Norberto Coerezza (Argentina).

Goles: Pelé, a los 18'; Gérson, a los 66'; Jairzinho, a los 71'; y Carlos Alberto, a los 86' (Brasil.). Roberto Boninsegna, a los 37' (Italia).

Alineaciones:

Brasil: Félix Mielli Venerando; Carlos Alberto Torres (capitán), Hércules dos Britos Brito, Wilson Piazza da Silva y Everaldo Da Silva Marques; Clodoaldo Santana y Gérson Nunes de Oliveira (Paulo César Lima, a los 72'); Jair Ventura Filho Jairzinho, Eduardo Gonçalvez de Andrade Tostão, Edson Arantes do Nascimento Pelé y Roberto Rivelino. Director técnico: Mario Lobo Zagallo.

Italia: Enrico Albertosi; Pierluigi Cera, Tarcisio Burgnich, Mario Bertini (Antonio Giuliano, a los 73') y Giacinto Facchetti (capitán); Roberto Rosato y Angelo Domenghini; Alessandro Sandro Mazzola, Giancarlo de Sisti; Roberto Boninsegna (Gianni Rivera, a los 83') y Luigi Gigi Riva. Director técnico: Ferruccio Valcareggi.

Asistencia: 107.412 espectadores.

Campeón mundial: Brasil.

NÓMINA DEL CAMPEÓN: BRASIL

Porteros: Félix Mieli Venerando (Fluminense), Ado Roberto Stinghen (Corinthians) y Emerson Leao (Palmeiras).

Defensas: Carlos Alberto Torres (Santos), Wilson da Silva Piazza (Cruzeiro), Hércules Brito Ruas (Flamengo), Everaldo Marques da Silva (Gremio), José Ze María Rodrigues (Portuguesa), Joel Camargo (Santos), José de Anchieta Fontana (Cruzeiro), Marco Antonio Feliciano (Fluminense) y José Guilherme Baldocchi (Palmeiras).

Volantes: Clodoaldo Tavares Santana (Santos), Gerson de Oliveira Nunes (Sao Paulo), Paulo César Lima (Botafogo) y Roberto Lopes Miranda (Botafogo).

Delanteros: Jair Ventura Filho Jairzinho (Botafogo), Tostão Goncalves de Andrade (Cruzeiro), Edson Arantes do Nascimento Pelé (Santos), Roberto Rivelino (Corinthians), Jonas Eduardo Américo (Corinthians) y Darío José dos Santos (Atlético Mineiro).

Director técnico: Mario Jorge Lobo Zagallo.

POSICIONES FINALES: MÉXICO 1970

Equipos J G E P GF GC DIF. PTS.

Brasil 6 6 0 0 19 7 +12 12

Italia 6 3 2 1 10 8 +2 8

Alemania Occidental 6 5 0 1 17 10 +7 10

Uruguay 6 2 1 3 4 5 -1 5

Unión Soviética 4 2 1 1 6 2 +4 5

México 4 2 1 1 6 4 +2 5

Perú 4 2 0 2 9 9 0 4

Inglaterra 4 2 0 2 4 4 0 4

Suecia 3 1 1 1 2 2 0 3

Bélgica 3 1 0 2 4 5 -1 2

Rumanía 3 1 0 2 4 5 -1 2

Israel 3 0 2 1 1 3 -2 2

Bulgaria 3 0 1 2 5 9 -4 1

Marruecos 3 0 1 2 2 6 -4 1

Checoslovaquia 3 0 0 3 2 7 -5 0

El Salvador 3 0 0 3 0 9 -9 0

  • Comparta este artículo
Blogs

Mundial México 1970: El fin de la 'era’ del rey ‘Pelé'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota