Blogs

Fiesta del fútbol

Mundial México 1986: Argentina es bicampeona y Maradona se hizo leyenda

Actualizado el 16 de junio de 2014 a las 09:59 am

Blogs

Mundial México 1986: Argentina es bicampeona y Maradona se hizo leyenda

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

INTRODUCCIÓN

México 1986 fue el Mundial de Diego Armando Maradona. El astro del Nápoli de Italia se convirtió en el mejor orquestador y el máximo goleador de su país en el torneo, y su determinación de alcanzar el título fue absoluta. Nunca antes un solo futbolista había logrado influir en una Copa de manera tan decisiva como el Pelusa lo hizo en las sedes de México. El artículo se complementa con un vídeo de casi 12 minutos de duración sobre la final entre Argentina y Alemania Occidental, en el legendario estadio Azteca, del Distrito Federal.

Argentina conquistó sin obstáculos su camino al título del Mundial mexicano,  el segundo de su historia, comandado por un artista de apellido Maradona.

En México 1986, la Albiceleste capitalizó para sus afamadas vitrinas la corona mundial de México 1986, debido a su futbol creativo y a su extraordinaria fuerza colectiva, guiados por el técnico Carlos Salvador Bilardo y el genio de su astro, Diego Armando Maradona.

Para apoderarse de esta anhelada meta, el equipo albiceleste estuvo preparado, trazó su destino con orden táctico y logró encaminar a sus jugadores en siete complicados juegos ante Corea del Sur (3-1), Italia (1-1), Bulgaria (2-0), Uruguay (1-0), Inglaterra (2-1), Bélgica (2-0) y Alemania Occidental (3-2), llevándolo así a su segundo cetro histórico después de 1978.

Para llegar a este desenlace, la etapa preliminar comprendió 36 encuentros, repartidos en seis grupos de cuatro seleccionados cada uno. El 13 de junio finalizó esta ronda, cuando quedaron eliminados ocho equipos que también animaron la competencia: Corea del Sur, Argelia, Portugal, Hungría, Escocia, Irlanda del Norte y los debutantes Canadá e Iraq.

La fase aclimatación a la altura azteca se terminó para todos. Los equipos hallaron las formaciones ideales y se clasificaron a la segunda ronda de octavos de final diez equipos europeos, cuatro de Suramérica, el país organizador, México, y el sorprendente Marruecos.

LA PRIMERA FASE

En el grupo A, los favoritos triunfaron y lograron avanzar, pese a que Italia pasó más apremios que los previstos, con sendos empates y una victoria ajustada ante nos norcoreanos.

El artillero Alessandro Altobelli, con su olfato de goleador, salvó la causa azzurra, mientras que Argentina, de la mano de Maradona, dejó vislumbrar las virtudes que consagrarían finalmente su futbol.

Corren 83 minutos. Diego Maradona lanza un pase en profundidad. Jorge Burruchaga supera a Briegel y bate a Schumacher. El 3-2. ¡Argentina, campeona mundial!
ampliar
Corren 83 minutos. Diego Maradona lanza un pase en profundidad. Jorge Burruchaga supera a Briegel y bate a Schumacher. El 3-2. ¡Argentina, campeona mundial! (Archivo LN)

México y Paraguay, ambos invictos, se adelantaron en el bloque B del mismo modo que la Unión Soviética y Hungría lo hicieron en el C, en un grupo en donde Hungría se constituyó en la gran decepción de la primera fase.

En el grupo D, una serie de errores garrafales del árbitro australiano, Christopher Bambridge, como anular un gol legítimo del ibérico Michel, permitieron a Brasil obtener los dos primeros puntos ante su rival más consistente, España.

Posteriormente, los ibéricos lograron recuperar el terreno perdido y, con justicia, se clasificaron también a la segunda etapa del certamen.

Brasil fue el único seleccionado de los 24 países participantes que mantuvo su valla imbatida durante la primera ronda.

Otro debutante, Dinamarca, fue una agradable sorpresa en el bloque E, en una actuación que hizo recordar a la famosa Naranja Mecánica de Holanda, en el Mundial de 1974 en Alemania.

Los daneses no respetaron los pergaminos de Uruguay y doblegaron también a escoceses y alemanes, en la llave considerada más difícil… “el de la muerte”.

El grupo F deparó también el asombro inicial de la derrota de Inglaterra a manos de Portugal, sumado al excelente desempeño de Marruecos que, de candidato a una rápida eliminación, se proyectó hasta alcanzar el primer lugar de la zona.

El mecanismo implantado para este torneo, dando oportunidad a los mejores terceros lugares, dio luz verde a equipos de mediocre comportamiento como Bulgaria y Uruguay, y a otros como Bélgica y Polonia que habían demostrado más errores que méritos en esta primera ronda de la Copa del Mundo.

En conclusión, la primera fase de 1986 dibujó con realismo lo que finalmente fue: un gran Mundial, con muchos goles y un festival de futbol de calidad. 

LAS FASES DECISIVAS

Los equipos de la Unión Soviética y Dinamarca fueron los preferidos del público y considerados favoritos al título mundial en la Copa de México 1986, luego de cumplir una convincente primera ronda de grupos con buen futbol.

Sin embargo, ambos seleccionados fueron, sorprendentemente, eliminados durante la segunda etapa de octavos de final.

Los daneses habían conseguido tres victorias al hilo en el grupo E, pero sufrieron la descalificación en Querétaro por un categórico 1-5 en contra que le propinó España, gracias a la soberbia actuación de su héroe: el joven astro, Emilio Buitre Butragueño, hizo cuatro goles.

Por su parte, los soviéticos quedaron fuera a manos de Bélgica, por 4-3, en un dramático encuentro que incluyó tiempos extras en León. Dos de los goles belgas se originaron en jugadas viciadas de nulidad, por posiciones fuera de juego que el árbitro sueco Erik Fredriksson no advirtió.

Un poco menos sorpresiva fue la eliminación de Italia, de mediocre desempeño en el certamen, frente al elegante, organizado y efectivo juego colectivo de Francia que, con las conquistas del astro Michel Platini y la promesa Yannick Stopyra, doblegó 2-0 en el estadio Olímpico 1968 Universitario, de México D. F.

El cuadro anfitrión, México, se deshizo de Bulgaria con un merecido resultado de 2-0. El primer tanto de la contienda fue uno de los golazos de la Copa: Manuel Negrete, quien fue el mejor de su equipo en este partido, aprovechó un pase medido de Javier Aguirre (hoy seleccionador azteca) y consiguió una media chilena sorpresiva y espectacular que vulneró el marco búlgaro.

Por su parte, Inglaterra conoció un renacimiento futbolístico y, de la mano de su goleador Gary Lineker (autor de dos tantos en octavos), dejó fuera a Paraguay con un contundente 3-0 en el estadio Azteca, de la capital mexicana.

Alemania, mientras tanto, había concedido tres puntos en su respectivo grupo E y sufrió dificultades para derrotar 1-0 a Marruecos, revelación del bloque F, cuando se jugaban los últimos minutos en el estadio Universitario de Monterrey.

El punto débil de los africanos fue su incapacidad realizadora durante el insípido choque, que se decidió a los 87 minutos con un gol de tiro libre de Lothar Matthäus, facilitado por la mala colocación de la barrera marroquí.

Los argentinos, por cierto, dominaron la situación la mayor parte del tiempo en el partido contra Uruguay, que llegó disminuido con dos figuras suspendidas y el entrenador Omar Borras viendo el juego desde las gradas en Puebla.

Sin embargo, Argentina no pudo aprovechar su supremacía y convertirla en goles, luego de fallar innumerables ocasiones para anotar. Apenas derrotó 1-0 a los charrúas, con un solitario gol de Pedro Pablo Pasculli al minuto 42.

Y, ante la sorpresa general, Polonia controlaba con propiedad su duelo ante el favorito Brasil. Pero no supo definir y, en un dramático cambio de situación en Guadalajara, la magia brasileña apareció, hubo un dudoso penal a su favor y pudo ganar con un marcador de 4-0, que fue cruel para los polacos.

BRASIL, TRISTE, DIJO ADIÓS

Vino después la ronda de cuartos de final. Para muchos especialistas del futbol, el emocionante encuentro entre Brasil y Francia en Guadalajara, fue una final anticipada en el Mundial de México 1986 y quedará, ciertamente, como el mejor partido disputado en ese torneo.

El choque contó con dos equipos bien dotados de recursos futbolísticos y fue uno de los de mayor intensidad y calidad técnica de aquella época.

Lo tuvo todo. Hasta la dosis de crueldad que obliga a dejar en el camino a uno de los dos equipos. Se resolvió 4-3 a favor de los europeos por la vía de los lanzamientos desde el punto de penal, luego de que el tiempo regular finalizó igualado 1-1 y no se movió el marcador en las dos etapas suplementarias.

Por idéntica vía de los penales, Alemania Occidental se deshizo 4-1 del equipo anfitrión, México, y Bélgica hizo lo mismo contra España, pero por 5-4.

El único encuentro que se definió en el tiempo normal de 90 minutos fue aquel en el cual Argentina descalificó por 2-1 a Inglaterra, con un rol fundamental a cargo del astro suramericano, Diego Armando Maradona, en una disputada fecha en la que los temidos aficionados ingleses, los hooligans, hicieron de las suyas en las graderías del imponente estadio Azteca, de la capital mexicana.

El talentoso número “10” albiceleste hizo el primer tanto con “la mano de Dios”, sin que el árbitro tunecino Alí Bennaceur lo advirtiera. Pero convirtió luego, en una maniobra individual de lujo, el mejor gol de cuantos se han anotado en la historia de los Campeonatos Mundiales de futbol.

Tras estos resultados, Francia, Alemania Occidental, Argentina y Bélgica avanzaron a las semifinales, mientras que Brasil, México, Inglaterra y España se despidieron de la competencia con la frustración que dejan las derrotas. 

Ya en semifinales, Argentina, por no decir Diego Maradona, venció 2-0 en la semifinal del Mundial mexicano y acabó con el sueño de los heroicos futbolistas belgas, quienes, a pesar de jugar dos partidos seguidos de 120 minutos, opusieron firme resistencia a un equipo mejor dotado técnicamente y mucho más descansado.

Maradona estaba, el 25 de junio de 1986 en México, un tanto aburrido de ver cómo sus compañeros desperdiciaban opciones de gol. Por lo tanto, convirtió dos tantos en el segundo tiempo –ambos antológicos– y demostró una vez más que era, de lejos, el mejor jugador de aquel Campeonato Mundial en 1986.

En Guadalajara, Francia estaba obligada por el honor a ganarle a Alemania Occidental. El fútbol artístico contra el fútbol fuerza. Por un lado, era el favorito a llegar a la final.

Además, tenía una cuenta pendiente con los germanos, quienes los habían sacado de la final del Mundial de España 1982, durante la recordada y dramática semifinal de Sevilla.

Sin embargo, una vez más, Alemania demostró ser Alemania. A Francia se le olvidó que los partidos se ganan en la cancha y que, en un torneo de esta naturaleza, también se impone el oficio, la determinación y el temperamento.

Los perseverantes alemanes, quienes habían mostrado esta entonces poco futbol y muy pocas ideas, plantearon con gran inteligencia el partido y ganaron la contienda por 2-0, con tantos de Andreas Brehme y Rudolf Rudi Völler.

Triunfo inobjetable por 2-0 de Alemania, un sólido y disciplinado cuadro hecho para jugar finales, que de esta forma aseguró el paso a una final donde no estarían Francia ni Brasil, los favoritos sobre el papel; ni Dinamarca ni la Unión Soviética, los mejores equipos de la primera fase.

Y en la disputa del tercer lugar, Francia y Bélgica tuvieron que jugar en Puebla para decidir qué país ocupaba el tercer lugar en México 1986. Fue la confrontación del estilo fino y rítmico de los franceses, y el dinámico y calculador juego de los belgas.

Esto dio como resultado un buen espectáculo, sin tensiones, correcto, ejemplar, que fue emotivo y técnico.

El partido, al final, fue de Francia con justicia al ganar 4-2, en los tiempos extras, pues demostró, con varios prometedores suplentes en la cancha –guiados por el talentoso Philippe Vercruysse–, que lo suyo ya era escuela en el futbol mundial. 

LA MAGIA DE DIEGO, CLAVE EN LA FINAL.

No era fácil ser la figura de un Mundial como el de México 1986, en los tiempos de Zico, Michel Platini y Karl Heinz Rummenigge. Pero Diego Armando Maradona lo fue con sobrados méritos y guió a Argentina a su segunda corona.

Diego Maradona, la estrella del Mundial México 1986, levanta el trofeo de campeón mundial frente a los fotógrafos y camarógrafos de la prensa, en el estadio Azteca. Fue el mayor triunfo de su exitosa carrera.
ampliar
Diego Maradona, la estrella del Mundial México 1986, levanta el trofeo de campeón mundial frente a los fotógrafos y camarógrafos de la prensa, en el estadio Azteca. Fue el mayor triunfo de su exitosa carrera. (Agencia AP)

Nadie podía contenerlo en aquella Copa. Maradona era el factor desequilibrante en el seleccionado, dirigido por el estratega Carlos Salvador Bilardo. Los alemanes, conscientes de ello, intentaron anularlo marcándolo a presión para cortar todo circuito que pudiera comunicarlo arriba con los Jorges, sus cómplices de ataque, Burruchaga y Valdano.

A nadie le quedó la duda de que Argentina ganó el título gracias a que impuso siempre su mayor jerarquía de equipo y al talento y a la magia de Maradona. La noche anterior la lluvia cayó sin interrupción y nunca se supo si ablandó el suelo del mítico estadio Azteca. Los 114.600 personas que asistieron a la sede presenciaron un encuentro de verdadero alarido.

Y si bien Dieguito no pudo marcar durante la final contra Alemania Occidental, como lo hizo en los choques anteriores, un magistral pase suyo transformó un transitorio 2-2 en un triunfo inobjetable para la Albiceleste, gracias al tercer gol del talentoso volante Jorge Luis Burruchaga, el mejor jugador de la cancha.

Maradona fue marcado en forma implacable por el astro alemán Lothar Matthäus en el primer tiempo y Karl Heinz Förster en el segundo, en un intento europeo de jugar diez contra diez, y el astro mundialista no exhibió todo su esplendor, por lo que la responsabilidad del ataque lo asumió Burruchaga.

Un error grosero de Harold Toni Schumacher, en una salida, permitió a José Luis Brown abrir el marcador de cabeza. Una galopada de Jorge Valdano, tras una gran corrida y servicio de Héctor Enrique, colocó el 2-0 en la pizarra.

Entonces, el técnico alemán, el exastro Franz Beckenbauer, liberó las marcas. Argentina se pertrechó y contragolpeó. El 2-0 parecía cómodo… Pero las grandes selecciones nunca se rinde y, en especial, el bicampeón europeo.

Alemania es Alemania. En forma dramática y en solo seis minutos de diferencia, el cuadro germano logró el milagro: igualar a dos ante el asombro general, con los tantos de Karl Heinz Rummenigge y Rudolf Rudi Völler. ¡Nadie podía creerlo! Los últimos minutos, por tanto, resultaron vibrantes.

Todo se definió cuando faltaba muy poco, a seis minutos del final, con la ya descrita jugada de Maradona, en la que filtró un balón a Burruchaga que lo dejó frente a Schumacher y que éste logró definir como los grandes, en el mano a mano.

La fortaleza de los alemanes había sido quebrantada nuevamente. Era el 3-2, un marcador que resultó definitivo, en un juego altamente no exenta de emoción y dramatismo hasta el final. Los fanáticos saltaron esa vez a la cancha para festejar. La Albiceleste fue el bicampeón mundial, por segunda ocasión, y lo hizo merced a la calidad individual del Pelusa, Diego Armando Maradona, entonces el mejor futbolista del planeta.

En conclusión, la final fue memorable y no exenta de emoción y dramatismo. Argentina fue un digno campeón y Alemania un digno perdedor.

SÍNTESIS DEL TORNEO 1986

Campeón mundial: Argentina.

Subcampeón mundial: Alemania Occidental.

Países miembros de la FIFA: 158.

Países en la eliminatoria: 121.

Sedes: México D. F., Guadalajara, León, Irapuato, Monterrey, Toluca, Querétaro, Nezahualcoyotl y Puebla, en México.

Participantes: 24.Partidos jugados: 52.

Goles anotados: 132 (promedio: 2,54 tantos por partido).

Mejor ataque: Argentina, con 14 goles.

Goleador: Gary Lineker (Inglaterra), con seis tantos.

Total de espectadores: 2.393.331 (promedio: 46.025 por partido).

EQUIPO IDEAL DE 1986

Formación: 1-4-3-3.

Portero: Jean Marie Pfaff (Bélgica).

Defensas: Josimar (Brasil), Morten Olsen (Dinamarca), Julio César(Brasil) y Manuel Amorós (Francia).

Volantes: Jorge Burruchaga (Argentina), Luis Fernández (Francia) y Jan Ceulemans (Bélgica).

Delanteros: Preben Eljaer Larsen (Dinamarca), Gary Lineker (Inglaterra) y Diego Armando Maradona (Argentina).

FINAL DE 1986

Resultado: Argentina 3-Alemania Occidental 2.

Fecha: 29 de junio de 1986. 

Estadio: Azteca, de Ciudad de México, Distrito Federal (México). 

Árbitros: Romualdo Arppi Filho (Brasil), con Erik Fredriksson (Suecia) y Berny Ulloa Morera (Costa Rica). 

Goles: José Luis Brown, a los 23’; Jorge Valdano, a los 55’; y Jorge Luis Burruchaga, a los 83’ (Argentina). Karl-Heinz Rummenigge, a los 74’; y Rudolf Rudi Völler, a los 80’ (Alemania Occidental).

Argentina: Nery Pumpido; José Luis Cuciuffo, Óscar Ruggeri, José Luis Brown y Julio Olarticoechea; Ricardo Giusti, Jorge Luis Burruchaga (Marcelo Trobbiani, a los 90’), Sergio Batista y Héctor Enrique; Jorge Valdano y Diego Armando Maradona (capitán). D. T.: Carlos Salvador Bilardo.

Alemania Occidental: Harald Toni Schumacher; Thomas Berthold, Dittmar Jacobs, Karl-Heinz Förster, Norbert Eder y Hans-Peter Briegel; Andreas Brehme, Lothar Matthäus y Félix Magath (Dieter Höness, a los 62’); Karl-Heinz Rummenigge (capitán) y Klaus Allofs (Rudolf Rudi Völler, a los 46’). D. T.: Franz Beckenbauer.

Asistencia: 114.600 espectadores.

Campeón mundial: Argentina.

NÓMINA DEL CAMPEÓN: ARGENTINA

Porteros: Nery Alberto Pumpido (River Plate), Luis Alberto Islas (Estudiantes) y Héctor Miguel Zelada (América).

Defensas: José Luis Cuciuffo (Vélez Sarsfield), Néstor Clausen (Independiente), José Luis Brown (Brest), Óscar Ruggeri (River Plate), Daniel Passarella (Inter de Milán), Julio Olarticoechea (Nantes) y Óscar Garré (Ferro Carril Oeste).

Volantes: Sergio Batista (Argentinos Juniors), Héctor Adolfo Enrique (River Plate), Jorge Burruchaga (Nantes), Diego Armando Maradona (Nápoli), Ricardo Bochini (Independiente), Sergio Almirón (FC Tours) y Ricardo Giusti (Independiente).

Delanteros: Jorge Valdano (Real Madrid), Claudio Borghi (Argentinos Juniors), Pedro Pablo Pasculli  (Lecce), Carlos Tapia (Boca Juniors) y Marcelo Trobbiani (Elche).

Director técnico: Carlos Salvador Bilardo.

 POSICIONES FINALES: MÉXICO 1986

Equipos J G E P GF GC DIF. PTS.

Argentina7610145+913

Alemania Occidental732287+18

Francia7421126+610

Bélgica72231215-36

Brasil5410101+99

México532062+48

España5311114+77

Inglaterra521273+45

Dinamarca4301106+46

Unión Soviética4211125+75

Marruecos412132+14

Italia412156-14

Paraguay412146-24

Polonia411217-63

Bulgaria402226-42

Uruguay402228-62

Portugal310224-22

Hungría310229-72

Escocia301213-21

Corea del Sur301247-31

Irlanda del Norte301226-41

Argelia301215-41

Iraq300314-30

Canadá300305-50

  • Comparta este artículo
Blogs

Mundial México 1986: Argentina es bicampeona y Maradona se hizo leyenda

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota