Blogs

Mundial Femenino Sub-17

Más apoyo al fútbol femenino costarricense

Actualizado el 07 de abril de 2014 a las 06:14 am

Blogs

Más apoyo al fútbol femenino costarricense

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El Mundial Femenino Sub-17, recién finalizado en el país después de 20 días de ardua competencia en cuatro estadios del país, nos dejó claro lo lejos que se encuentra el fútbol de mujeres de Costa Rica con respecto al que se practica en el resto del mundo.

O, mejor dicho, la cita de la FIFA en esta categoría más bien nos ratificó una cruda realidad y una necesidad urgente de mejorar y crecer, si se desea acceder al más alto nivel.

“Espero que recibamos más apoyo. Hay muchas jóvenes con talento, pero si no se les enseña las bases del futbol, será difícil competir en el alto nivel”, comentó este domingo, en su página de Facebook, la futbolista Shirley Cruz, la profesional tica del París Saint-Germain francés y embajadora del Mundial Femenino Sub-17, quien registra 10 títulos ganados en Europa desde principios del 2006.

Nuestra dirigencia futbolística, gubernamental y deportiva en general, no debe preocuparse en este momento en solicitar o no un Mundial Sub-20, masculino o femenino, dentro de siete años, en el 2021, como lo resaltó el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, sino más bien en fortalecer la herencia que nos dejó organizar el primer certamen mundialista de balompié en Centroamérica y tratar al fin de establecer –sin demagogia– una estructura para el fútbol femenino costarricense, que en este momento la hay, pero que está sentada sobre bases muy débiles.

La Selección Femenina Sub-17 de Costa Rica previo al juego que perdió 0-1 contra Italia, el 18 de marzo en el Estadio Nacional. Al final ocupó el penúltimo lugar entre 16 países participantes.
ampliar
La Selección Femenina Sub-17 de Costa Rica previo al juego que perdió 0-1 contra Italia, el 18 de marzo en el Estadio Nacional. Al final ocupó el penúltimo lugar entre 16 países participantes. (Archivo LN)

Las muchachas de la Femenina Sub-17 tuvieron un corto proceso de año y medio, para prepararse a esta Copa Mundial, con 72 fogueos entre nacionales e internacionales, pero muy pocos, apenas 12 contra selecciones nacionales, de alta calidad y en la categoría en que iban a competir estas güilas.

Con respecto a procesos más serios y consolidados, como el del nuevo campeón mundial, Japón, que empezó sus sólido proyectos a largo plazo, debemos aprender de las asiáticas y aceptar una situación de subdesarrollo, que este momento nos indica que no estamos para enfrentar a este tipo de rivales. Se requiere trabajar más y mejor las bases del fútbol de mujeres.

Este incierto panorama para el fútbol femenino local lo identificó muy bien la misma Cruz, en una amplia entrevista que concedió este viernes 4 de abril al sitio oficial de la FIFA.

“El Mundial ha sido una buena experiencia para nosotros, y espero que sirva para que las cosas avancen. Pero, en mi opinión, sólo es un comienzo”, resaltó la jugadora, de 28 años. “Los espectadores respondieron en los estadios y por la televisión, lo que quiere decir que, con patrocinadores y más medios, podemos hacerlo aún mejor”, agregó Shirley.

Debemos puntualizar en un aspecto clave: hay que cuidar y dar mantenimiento permanente a los cuatro estadios del país (Nacional, Ricardo Saprissa, Alejandro Morera y Edgardo Baltodano), que fueron remozados, en especial la estructura construida en Liberia, además de los 16 campos de entrenamiento puestos a punto para esta competencia internacional. La inversión mensual va a resultar onerosa, pero hay que buscar la ayuda privada para que no se pierda ni se deteriore lo ya invertido.

“El Mundial lo he seguido desde Francia antes de volar aquí para poder ver la final. Me sorprendió la asistencia masiva del público en el partido inaugural, y ver a todo el país detrás de la selección. Me alegra ver todo lo que ha conseguido Costa Rica. Es importante para el país y para el desarrollo del fútbol femenino. Se nos conoce por ser un país muy cálido, y lo hemos demostrado durante este torneo. También hemos demostrado que tenemos aptitudes para organizar otros Mundiales en el futuro”, se congratuló la legionaria. 

UN ESTADIO PARA LAS MUJERES

A muchos extrañó que la dirigencia de la Liga de Fútbol Femenina, en la persona de su presidente Víctor Hugo Alfaro, así como la excapitana de la Sele y hoy entrenadora de Arenal Coronado, Karla Alemán, expresaran en La Nación que les entristece que el Mundial Sub-17 no dejara una infraestructura exclusiva para el balompié de damas.

Esta petición ya viene desde hace mucho tiempo y se origina por el hecho de que el trato a las mujeres no es el mismo al que se le da a los hombres en el seno del Proyecto Gol, en San Rafael de Alajuela.

La realidad profesional del fútbol masculino dista mucho del femenino, pues las damas no pueden entrenar a las mismas horas que los hombres, por necesidades laborales y de estudio. Ellas no pueden entrenar en las noches, porque no  les prestan las instalaciones en la noche, para no gastar en electricidad; lo contrario sucede con los árbitros, que sí pueden ensayar ahí en horarios nocturnos.

De ahí, la necesidad de poder contar con un recinto deportivo para esta disciplina, que les permita entrenar sin restricciones de horarios, en horas de la noche, pues en el día se les dificulta hacerlo por lo ya citado.

Pero la futbolista Shirley Cruz no se quedó ahí. Aparte de alabar que los ticos llenaran los estadios durante el Mundial, que le llenó de orgullo, exclamó la necesidad de que el apoyo que se alcanzó hoy para el fútbol femenino no desaparezca y más bien crezca el respaldo de parte de las autoridades correspondientes, la empresa privada, los clubes de fútbol, la prensa y la afición, para que esto que se vio en la Copa Sub-17 no se convierta en un espejismo o pesadilla para la actividad, y toda esa emoción que despertó el torneo no sea pasajera o flor de un día.

Shirley Cruz, referente del fútbol femenino costarricense, estuvo en la final del Mundial Femenina Sub-17. Con ella, el aficionado suizo Urs Thoma, conocido como Don Ursulo, con 20 años de radicar en Costa Rica.
ampliar
Shirley Cruz, referente del fútbol femenino costarricense, estuvo en la final del Mundial Femenina Sub-17. Con ella, el aficionado suizo Urs Thoma, conocido como Don Ursulo, con 20 años de radicar en Costa Rica. (Cortesía Shirley Cruz)

Cruz recordó que ella proviene de una época que pasó muchas penurias y que fue su amor por practicar el fútbol la que la motivó a buscar mejores oportunidades en el exterior. “Mi generación y las anteriores no han tenido muchos medios para salir adelante. Jugamos al fútbol porque es nuestra pasión”, recalcó Cruz, quien compite en Francia desde 2006, donde ganó seis ligas, dos copas y dos Ligas de Campeones con el Olympique de Lyon antes de aceptar un nuevo reto con el PSG la temporada pasada.

Esa misma ruta espera que se siga con Gloriana Villalobos y sus compañeras de Selección, quienes sacaron una pancarta el viernes pasado en el Estadio Nacional, con la leyenda “Gracias, Costa Rica, por el apoyo”. Ellas esperan que las condiciones de trabajo sean mejores en el futuro. Escuchamos a varias jugadores de Primera División, cuando salían del Estadio Nacional, a la espera de más ayuda, y una de ellas se dejo decir: “ahora si nos van a pagar” (no está de más recordar que las jugadoras ticas no reciben salarios como los hombres, salvo viáticos y alguna que otra beca de estudios en el país, incluso en equipos limitados no dan lo mínimo).

“Gloriana no ha sido la única, otras chicas han tenido un buen desempeño”, subrayó Shirley. “Pero el público ha visto en ella un talento, una jugadora que puede llegar más lejos si recibe apoyo, si se le enseñan los fundamentos y se le ayuda a ser más madura, tanto futbolísticamente como en el nivel personal, sin quemar etapas”.

SIN PROGRESO DESDE EL 2008

En este Mundial, la Tricolor quedó en el puesto 15, el penúltimo entre 16 participantes, y esto no representó ninguna evolución, con respecto al anterior Mundial, en Nueva Zelanda 2008, cuando se ocupó el mismo lugar. “Necesitamos más partidos amistosos internacionales para acumular experiencia. La falta de experiencia se vio en las tres actuaciones de la Sub-17”, recalcó Shirley Cruz.

Ya para la próxima Copa Sub-17 no seremos sedes y tendremos que eliminarnos en una fase previa contra potencias del área como Estados Unidos, Canadá y México. Más que entrega y sacrificio para competir, requerimos de mejores armas y una estructura más solida.

“Hay que proporcionar muchos más medios al fútbol femenino, y espero que todo el mundo se haya dado cuenta. Habría hecho falta una mejor preparación, sobre todo en el plano táctico. Seguimos utilizando entrenadores procedentes del fútbol masculino. Costa Rica no está lo suficientemente acostumbrada al más alto nivel, y todavía nos queda bastante margen de progresión”, puntualizó en tono sincero la referente del fútbol femenino costarricense y embajadora en el Mundial Femenino Sub-17 recién concluido.

Insisto en el punto, uniéndome al fondo de las palabras de Shirley Cruz: no nos preocupemos por ahora en organizar otro Mundial, sino más bien en apoyar y fortalecer más al fútbol femenino, para que lleguemos mejor a futuras competencias internacionales.

“Mi consejo para quienes quieran jugar al fútbol o practicar otros deportes es que, ante todo, se trata de un instrumento para crecer, que permite desarrollarse aprendiendo la disciplina”, aseguró la jugadora, quien todavía no ha tenido la oportunidad de disputar un torneo mundialista.

“El fútbol me ha dado mucha felicidad, aunque también mucha tristeza. Si tenemos sueños y queremos hacerlos realidad, debemos superarnos, hacer sacrificios y entrenarnos duro. Cuando se hace todo eso, las oportunidades llegan, y hay que saber aprovecharlas”, finalizó Cruz durante la entrevista que dio a la FIFA.

  • Comparta este artículo
Blogs

Más apoyo al fútbol femenino costarricense

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota