Blogs

Los ticos y el Mundial

Actualizado el 22 de abril de 2014 a las 09:07 pm

Blogs

Los ticos y el Mundial

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La Selección de Costa Rica ocupó el segundo lugar de la Concacaf, camino al Mundial de Brasil 2014
ampliar
La Selección de Costa Rica ocupó el segundo lugar de la Concacaf, camino al Mundial de Brasil 2014 (AP)
El fútbol no ha calado hondo en los estadounidenses porque ellos esperan que a cada instante suceda algo que los excite. Por eso prefieren el béisbol, en el que hay, al menos, seis oportunidades de carrera por episodio, o el baloncesto, en el que el marcador casi siempre ronda los tres dígitos, en ambos equipos.

Tal vez sea por eso que a nosotros, que no estamos tan permeados y gobernados por la sociedad de consumo si nos apasionamos con el balompié, donde la pizarra, al final, puede señalar un íngrimo 0-0 pero aún así, uno puedo salir satisfecho por lo que vio en la gramilla.

Y si el mejor béisbol y el mejor baloncesto del mundo están en Estados Unidos, sus play-off son algo así como un Mundial anual en cada uno de esos deportes.

En eso nos ganan y por mucho, pues ellos tienen “su Mundial” cada año, mientras que los amantes de fútbol debemos esperar cuatro años para ver a los mejores (o, al menos, a las máximas potencias mundiales) en un torneo que se juega en un mes.

¿A qué vamos? Por eso la importancia de clasificar, de estar en la máxima cita del orbe en materia balompédica.

Sospecho que en Costa Rica no hemos aquilatado aún la importancia de eso, dado que hay países más extensos y poderosos que no tiene la cantidad de Mundiales en sus anaqueles de la que dispone este país: Cuatro (Italia 90, Corea y Japón 2002, Alemania 2006 y el que viene, Brasil 2014).

Incluso, vecinos como Guatemala, Panamá y Venezuela nunca han asistido.

Entonces, el solo hecho de que Costa Rica clasifique ya es algo importante. Pero claro, siempre se espera algo más. ¿Para qué vamos a un Mundial?

Hay tres posibles respuestas: Participar, competir y ganarlo. Creo que la primera es muestra de conformismo y que la tercera es una utopía.

Entonces, habrá que concentrarse en la del medio. Solo que en esta ocasión está complicado, toda vez que enfrentaremos a tres excampeones mundiales.

La dejamos ir. Lo que falta en Costa Rica es aprovechar la posibilidad de asistir a estas cumbres, de sacarle el jugo.

Pienso que desaprovechamos las bondades de dar a conocer nuestro país en el mundo con ocasión de estar en una Copa de la FIFA y lo que esto implica en términos del turismo.

Algo similar pasó con la Transat, una competencia náutica que tuvo dos ediciones entre Francia y Costa Rica. La prueba es seguida por televisión e Internet por millones de aficionados a este deporte en Europa y nuestro país no solo no aprovechó la vitrina, sino que por razones aún no aclaradas totalmente, se desechó realizar las dos ediciones a las que teníamos derecho.

Para olvidar. Volviendo al Mundial, lo único que lamento de estar clasificado es el pésimo abordaje que le dan algunos anuncios comerciales.

Ticos imitando la forma de hablar de los brasileños son cada vez más patéticos y uno no sabe si reír o llorar ante tanta falta de imaginación.

Además, es lamentable la forma estereotipada en que se reproduce a los brasileños, en especial, a la mujer, la cual es “vendida” como una bomba sexual.

Lo único que queda es reflexionar sobre la falta de imaginación de nuestros “creativos” de publicidad.

  • Comparta este artículo
Blogs

Los ticos y el Mundial

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota