Blogs

La soledad de Macho Ramírez

Actualizado el 14 de febrero de 2014 a las 07:56 pm

Blogs

La soledad de Macho Ramírez

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Óscar Ramírez, técnico de Alajuelense. / Archivo
ampliar
Óscar Ramírez, técnico de Alajuelense. / Archivo (Carlos Borbón)
Óscar Macho Ramírez es un hombre peculiar. Si hablara con acento extranjero (digamos argentino, español o checo) estaría en el panteón del fútbol costarricense.

Deslumbró como jugador por su balompié cerebral y coleccionó copas con Alajuelense y Saprissa, además de brillar en el Mundial de Italia 90.

Ya de pantalones largos, condujo con buen tino a Santos y Alajuelense.

Al equipo manudo le ha dado cinco títulos nacionales: Invierno 2010, Verano 2011, Invierno 2011, Invierno 2012 e Invierno 2013.

Pero, pese a todo este currículum no ha sido suficiente y se le tiene como un técnico de perfil bajo.

Al punto que cualquier decisión que tome, es cuestionada sin mayor argumento. Incluso por los propios aficionados erizos.

Tal vez un sociólogo algún día decida hacer su tesis sobre este paradigmático caso.

De momento, dos apuntes. Cuando todavía jugaba y hacía las delicias de los hinchas de Saprissa, lo entrevisté luego de un partido en el cual anotó el gol de la victoria tibaseña, precisamente contra su exequipo, Alajuelense.

“No, mejor no me entreviste. Hable con otros jugadores”, me dijo. Quedé paralizado.

Era la figura del partido y él no quería que su nombre saliera en los medios. Esa personalidad me cautivó porque llegué a la conclusión de que, pese a que era una estrella, prefería que el tributo se lo llevaran otros.

Creo que este pasaje describe muy bien a Macho, ese que no cacarea el huevo que pone. Y sí ha ya puesto muchos y muy buenos, en especial para la Liga.

El otro aspecto es la mentalidad del tico. Tenemos muchas cosas buenas y no las apreciamos y hasta preferimos lo extraño, lo de afuera.

Sin ir más allá, basta recordar como la decisión del timonel de rotar a sus jugadores en este Torneo de Verano fue cuestionada por los seguidores alajuelenses.

La política que impuso el técnico ha dado muy buenos resultados y, de momento, las voces críticas han cesado.

Pero si esa misma decisión la toma un estratega extranjero, sería aplaudida y aclamada como progresista y moderna.

Esta misma situación la encontramos en otros entrenadores, como Alexandre Guimaraes, quien nos clasificó a dos mundiales y ahora está en un cuasi exilio en China, o Hernán Medford, el más exitoso “legionario” tico y quien dio lustre al banquillo de Saprissa.

PUBLICIDAD

Hablando del tema con Jairo Villegas, editor de Al Día, aportó un elemento que el sociólogo interesado sabrá aprovechar: Esto no solo se presenta en fútbol, es parte del ADN del costarricense.

Y es cierto, en nuestro país no nos la creemos y, lo peor, no creemos cuando alguien se la cree. Eso lo encontramos en fútbol, política, ciencia, arte, cultura, etc.

  • Comparta este artículo
Blogs

La soledad de Macho Ramírez

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota