Blogs

Que siga el vacilón en el deporte

Actualizado el 23 de octubre de 2013 a las 11:06 am

Blogs

Que siga el vacilón en el deporte

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Clinton Cruickshank presentó su libro "El Método del Buen Gobierno", en la Asamblea Legislativa.
ampliar
Clinton Cruickshank presentó su libro "El Método del Buen Gobierno", en la Asamblea Legislativa. (Tomada del Facebook de Clinton Cruickshank )
En la presentación de su libro “El método del buen Gobierno”, mi buen amigo Clinton Cruickshank planteó algo tan cierto como esclarecedor para entender la política actual.

Nuestros dirigentes no tienen una idea clara de hacia donde debe ir el país, lo que provoca que sus acciones sean regidas por ocurrencias que le salen muy caro, en especial, si hablamos del futuro.

En deportes esto es fácil de probar. Ni Laura Chinchilla ni ningún otro presidente anterior ha tenido ni idea de qué es lo que quiere en esta materia.

Todo son “chambonadas”, ideas locas, al más vivo ejemplo de “prueba y error” en el mejor de los casos.

No existe una política deportiva, todo se hace por inercia. Cuando a un jerarca se le ocurre una idea, trata de plasmarla, pero siempre o casi siempre, topa con pared.

Los Juegos Nacionales fue la última política bien concebida en nuestro país, pero tras tantos años, se ha prostituido entre corrupción y el extravío de sus objetivos y se convirtió en una actividad meramente decorativa, propicia para otro aspecto que desarrolla Cruickshank: fomentar el clientelismo político.

Lo peor de todo esto es que tampoco se vislumbra un futuro promisorio en la actual campaña electoral.

No vemos muy preocupados a los candidatos a Presidente por edificar una sólida política a largo plazo (ni en deportes ni en nada).

Cualquiera que gane, hará continuar la improvisación, la chabacanería, las ocurrencias de última hora, con lo que se alimenta el círculo vicioso del clientelismo político.

Nadie se preguntará qué papel debe jugar el deporte en nuestra sociedad, qué se hará con el alto rendimiento, con la masificación, etc.

Esas inquietudes demandan un ejercicio difícil de practicar para nuestros políticos: pensar.

Y es que, tal vez en el fondo, ellos no tienen la culpa, así es nuestra cultura, nuestra forma de ser.

La Selección Nacional se clasifica el Mundial de Brasil 2014 y nadie se ha planteado qué hacer, desde el Gobierno, para aprovechar es oportunidad de oro que conlleva semejante exposición planetaria.

Los deportes minoritarios, pese a un esfuerzo de la actual administración, siguen estancados, con un exiguo presupuesto y sin una hoja de ruta hacia donde conducir los esfuerzos.

PUBLICIDAD
Esta es la portada del libro "El Método del Buen Gobierno", de Clinton Cruickshank.
ampliar
Esta es la portada del libro "El Método del Buen Gobierno", de Clinton Cruickshank. (Tomada del Facebook de Clinton Cruickshank )

Se hicieron los Juegos Centroamericanos, pero al igual que los Juegos Nacionales, es poco lo que dejaron para el futuro porque no se planifica.

¿Qué se puede esperar de un país en el cual el Ministerio de Obras Públicas y Transportes se niega a enviar inspectores de tránsito para dar seguridad de los miles de atletas que participan en las carreras los fines de semana?

Esto comprueba, con tristeza, que el jerarca que tomó esa decisión no sabe absolutamente nada desarrollo, de salud, de democracia participativa, en fin de lo que pide a gritos Cruickshank y todo Costa Rica: “Un buen Gobierno”.

No hay visión, que no existe una idea clara de lo que se quiere y hace evidencia que a nuestros gobernantes no les importa el deporte.

Y si que se acuerdan de él, es solo cuando la Tricolor se clasifica a un Mundial, si Hanna Gabriel o Bryan Tiquito Vásquez ganan un título o Andrey Amador consigue una etapa en el Tour de Francia.

Lo demás, es cuestión de escribir un comentario soso en Twitter o Facebook y que siga el vacilón.

  • Comparta este artículo
Blogs

Que siga el vacilón en el deporte

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota