Blogs

El mal momento de la Liga

Actualizado el 11 de octubre de 2013 a las 10:38 am

Blogs

El mal momento de la Liga

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Dexter Lewis, un soberbio lance, detuvo el penal del argentino Lucas Gómez. Con ello, la Liga mantuvo el cero en su arco ante la Universidad de Costa Rica.
ampliar
Dexter Lewis, un soberbio lance, detuvo el penal del argentino Lucas Gómez. Con ello, la Liga mantuvo el cero en su arco ante la Universidad de Costa Rica. (Alexánder Otárola )
¿Cómo puede ser que Alajuelense juegue tan mal si viene de una soberbia actuación en el clásico?

Si ante Saprissa fue un dechado de virtudes, con fútbol ambicioso, profundo, directo, veloz, propositivo, en fin, moderno, ante la Universidad de Costa Rica vimos una Liga de balompié mezquino, miope, sin ideas, con el pelotazo como única arma, en suma, abúlico.

Incluso, tuvo que recurrir a un error arbitral para imponerse a los académicos, pues el único gol anotado por Alejandro Aguilar fue una práctica contra el Fair Play (Juego Limpio), pues lo consiguió con mano.

El árbitro y el asistente de ese sector no miraron la falta y eso se entiende porque son humanos, tienen dos ojos y la jugada fue muy rápida.

Lo complicado de explicar es que, consultado por un periodista, el ariete manudo indicó tras el juego que no sabía si consiguió el gol con la mano. “Tengo que ver la jugada por la televisión”, adujo.

Pero más aún, los celestes pudieron irse arriba en el marcador al minuto 19, pues el argentino Lucas Gómez desaprovechó un penal. Aunque en esta acción se debe abonar la gran parada del portero manudo, Dexter Lewis.

Esta irregularidad de rendimiento de los erizos es la máxima expresión del fútbol tico. Un día se logra un partido de aceptable nivel y al siguiente se cae en pasmoso desinterés.

Quizás eso es lo que debe mejorar nuestro balompié para dar el salto y poder estar a la altura internacional.

En ello podrían ayudarnos los uruguayos, cuyo país es pequeño, pero tiene la mayor cantidad per cápita de jugadores en el extranjero.

¿Cómo llegan los charrúas a Europa? ¿Por qué se mantienen allí y triunfan en grandes equipos? ¿Qué hace que su rendimiento sea parejo, sin grandes quebrantos?

Contestar estas preguntas nos dará una hoja de ruta hacia la excelencia.

  • Comparta este artículo
Blogs

El mal momento de la Liga

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota