Blogs

La Tricolor en Honduras dio vergüenza

Actualizado el 12 de octubre de 2013 a las 06:42 pm

Blogs

La Tricolor en Honduras dio vergüenza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Álvaro Saborío (9) estuvo muy solo en el ataque tico y siempre fue presa fácil de la defensa catracha.
ampliar
Álvaro Saborío (9) estuvo muy solo en el ataque tico y siempre fue presa fácil de la defensa catracha. (Luis Navarro)
Pocos minutos después de terminar el partido del viernes en el que la Tricolor cayó 1-0 contra Honduras escribí en mi perfil de Facebook: “No me gusta para nada la forma en jugamos. Desgraciadamente esa abulia da pie para suspicacias. La Sele debió ser más agresiva, rematar más, jugar más futbol. Esa pasividad, esa falta de ganas es molesto, más allá de que estemos clasificados”.

Ahora, 48 horas después, tengo que aceptar que me quedé corto, que la forma en que se jugó da vergüenza.

Ni un solo remate, ni una sola ocasión en que el portero Noel Valladares fuera exigido. Y más aún, ni una sola jugada en que pusiéramos en aprietos a la defensa catracha.

Nunca había visto jugar tan mal a la Selección y eso que durante muchos años cubrí sus partidos y seguí sus entrenamientos.

La verdad, a mi no me hubiera importado mucho perder pues ya estamos clasificados, pero no de esa forma.

Salir con la derrota del estadio Olímpico Metropolitano era una posibilidad “presupuestada”, pero, por favor, no así, sin jugar, sin luchar, sin hacer en más mínimo esfuerzo por ganar.

¿Se renunció al ataque o los hondureños nos forzaron a replegarnos?

Lo primero, pues a pesar de que tuvimos posesión del balón, no hicimos el menor daño. Para colmo, la pelota se regresaba a la defensa cuando se perfilaba un ataque promisorio.

El conocido refrán dice: “La esposa del César no solo tiene que ser una dama, debe, además, aparentarlo”.

Costa Rica no aparentó ser un rival para Honduras.

Fuimos demasiado complacientes.

Cristian Gamboa (16) no realizó ante Honduras sus acostumbradas incorporaciones al ataque por la banda derecha.
ampliar
Cristian Gamboa (16) no realizó ante Honduras sus acostumbradas incorporaciones al ataque por la banda derecha. (Luis Navarro)

Que México no asista a Brasil 2014 puede ser un clamor muy popular para los ticos y podemos tener razones bien fundamentadas para pensar así, pero jugar de esa forma para impedirlo es detestable.

El Fair Play (Juego Limpio) obliga a buscar siempre la victoria. En las mejengas de cualquier barrio o pueblo se cumple esta máxima.

Entonces, ese juego abre la caja de Pandora. Las sospechas y suspicacias están a flor de labio en todas las conversaciones futboleras y en amplios sectores de las redes sociales.

Se puntualizan múltiples conjeturas sobre complots, acuerdos, reuniones (en Miami), pactos, etc.

PUBLICIDAD

Quiero pensar que estas “teorías de conspiración” no tienen ningún fundamento, pero ¿por qué tuvimos que llegar a dar pie para que se presentaran como ciertas y, dadas las condiciones de ese juego, algunos hasta las crean?

Ahora viene México, ¿le haremos un partidazo para echar más gasolina a la hoguera y, con ello, darle más argumentos a los que dicen que hay gato encerrado?

Y si jugamos igual contra los aztecas, ¿con qué cara llegaremos Brasil 2014? Veamos lo que hicieron algunas selecciones ya clasificadas: Holanda aplastó 8-1 a Hungría, Argentina derrotó 3-1 a Perú y, sin ir más lejos, Estados Unidos venció 2-0 a Jamaica.

Insisto, perder era una posibilidad, pero no lo era tener una actuación tan indecorosa para el fútbol costarricense.

  • Comparta este artículo
Blogs

La Tricolor en Honduras dio vergüenza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota