Blogs

Selección Nacional

Amores y odios de Pinto

Actualizado el 23 de septiembre de 2013 a las 02:53 pm

Blogs

Amores y odios de Pinto

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El martes 10 setiembre, Jorge Luis Pinto dirigió en Jamaica el partido que le dio la clasificación de Costa Rica para el Mundial de Brasil 2014, tras empatar a un gol con los isleños en el estadio Nacional de Kingston. / Archivo de Meylin Aguilera
ampliar
El martes 10 setiembre, Jorge Luis Pinto dirigió en Jamaica el partido que le dio la clasificación de Costa Rica para el Mundial de Brasil 2014, tras empatar a un gol con los isleños en el estadio Nacional de Kingston. / Archivo de Meylin Aguilera

Jorge Luis Pinto Afanador es un hombre que genera amores y odios. Incluso, tiene la capacidad de aquellos que lo defenestraron en su primer paso por la Selección Nacional, hoy lo defienden. También hay casos a la inversa.

Serio siempre, trabajador hasta el cansancio, es un legítimo hombre de futbol. Tanto, que prefiere ver un juego del rival o de alguno de sus pupilos que salir de rumba.

Mi primer acercamiento con él fue cuando dirigía la Liga, luego pasó a la Tricolor, periodo del cual tengo incómodos recuerdos de él.

Ya en su segunda gestión en la Sele, al actual, ha sido mucho más edificante. Lo encuentro animado, amplio y con un trato personal mucho mejor cuidado.

Pero no es fácil ser el técnico de la Tricolor. Llame a quien llame, siempre será criticado en redes sociales, pero eso, es tonto discutir con él sobre este tema, pues, además siempre tiene buenos argumentos para defender su posición.

Él ya tiene sus jugadores, lo cual genera críticas, pues algunos dicen que tiene favoritos, un aspecto que no se sostiene, pues se puede decir lo mismo de cualquier entrenador que diriga la Selección. Recuerdo que se le reprochó esto a Hernán Medford, Alexandre Guimaraes, etc.

También se le señala que convoca a algunos que no dan la talla, pero eso se cae por su propio peso, dado que, en casi todos los casos, el accionar del futbolista en la cancha no depende de Pinto. ¿Le habrá ordenado Pinto a Álvaro Saborío botar aquel gol en la Copa de Oro ante Honduras?

En cuanto a lo que no ha cambiado es en su planteamiento defensivo. Y aunque lo niegue, se enoje y diga que no es conservador, la Selección es así.

Tal vez ese sea el aspecto que genera más roncha. Pero, bueno, el cafetero tiene su salida: La Tricolor se clasificó al Mundial de Brasil 2014 y con dos fechas de antelación a la finalización de la hexagonal final de Concacaf.

Mas, seamos claros. Desde que se nombró a Pinto en su segunda gestión sabíamos que sufriríamos con su futbol ultradefensivo. En cambio, hemos ganado algo.

PUBLICIDAD

Como apunta Amado Hidalgo, la Tricolor de Pinto maneja muy bien la defensa y el mediocampo. Claro que hay déficit en la delantera y, lo peor, no se vislumbran soluciones, lo que atenta contra lo que se hará la copa brasileña.

El martes 10 de setiembre, Costa Rica vivió una gran fiesta por la clasificación de la Tricolor al Mundial de Brasil 2014. Este foto fue tomada en la Fuente de la Hispanidad. / Archivo
ampliar
El martes 10 de setiembre, Costa Rica vivió una gran fiesta por la clasificación de la Tricolor al Mundial de Brasil 2014. Este foto fue tomada en la Fuente de la Hispanidad. / Archivo (ARCHIVO)

¿Qué haremos al Mundial? De esta forma, la pregunta pertinente es: ¿A qué iremos a Brasil 2014?

Hay tres caminos: Participar, ser protagonista y pretender el título.

El tercero, al menos de momento, no está al alcance de Costa Rica y más bien es terreno para potencias como Brasil, España, Alemania, Argentina e Italia.

Ser protagonista es posible. Se requiere, entre otros ingredientes, audacia, buen fútbol y un planteamiento táctico atrevido. Un ejemplo reciente: Uruguay en Sudáfrica 2010.

Pero si vamos a participar, solo tenemos que alistar maletas y hacer acto de presencia, rogar a Dios que no nos goleen y regresar del periplo brasileño con más derrotas que triunfos. Eso nos pasó en el 2002 y el 2006.

Tenemos un hálito de esperanza: El recordado Verano Italiano, donde un equipo modesto al mando de Velbor Bora Milutinovic consiguió la hazaña de clasificarse a la segunda ronda.

Pinto ya cumplió su sueño: ir a un Mundial. Ojalá que para bien de él y de  Costa Rica, consiga ser protagonista en tierras brasileñas.

  • Comparta este artículo
Blogs

Amores y odios de Pinto

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota