Libros |

Sherlock Holmes inspiró la forma en que hoy se analizan las escenas del crimen

Los libros pueden ser mágicos, transportarnos a sitios que no conocemos o que solo existen en nuestra imaginación. Tienen esa capacidad de conmovernos e incluso de convertirse en adicción.

Por estos días se celebra la Feria del Libro en la Antigua Aduana  y este blog se quiso poner a tono, por eso quiero compartirles un ejemplo de cómo la literatura se sale de las páginas, se pega al pensamiento de los lectores e influye en lo que hacen.

El mes pasado un investigador de la Universidad de Manchester llamado Ian Burney compartió un análisis muy interesante. Él se dedicó a estudiar y analizar la obra Edmond Locard y Hans Gross, considerados los padres del método para procesar las escena del crimen o Crime Scene Investigation (CSI)

Las historias de Arthur Conan Doyle no solo han inspirado a los padres del CSI, también han sido llevadas al cine.
Las historias de Arthur Conan Doyle no solo han inspirado a los padres del CSI, también han sido llevadas al cine. (Archivo) ampliar

Tras su estudio Burney comprendió  que Sherlock Holmes y el Dr. Thorndyke, personajes literarios creados por los autores Arthur Conan Doyle y R. Austen Freeman, respectivamente, influyeron en el trabajo de Locard y Gross.

"Las historias (en los libros) exhibían nuevos métodos de CSI: la protección para evitar la contaminación de  la escena del crimen; la conservación y el registro de las relaciones entre los objetos de la escena, incluso los más triviales, y la presentación de pruebas para el escrutinio científico”, dijo el investigador, durante una presentación.

La ficción influyó en Edmond Locard y Hans Gross para idear un método capaz de  hacer visible lo invisible, tal y como lo hacían Holmes y el Dr.Thorndyke en sus mejores aventuras.

En un manual escrito por Hans y dirigido a los investigadores criminalísticos, Burney identificó un pasaje que describía el equipo llevado por la policía a la escena del crimen, en el que se mencionaba “tal como lo hacía  ‘the Thorndyke’” refiriéndose al personaje de Freeman.

Mientras que en sus libros de texto Locard se la pasaba invitando a sus estudiantes de ciencias policiales a leer las aventuras de Sherlock Holmes. 

El estudio de Burney encierra una gran enseñanza: hay que leer a menudo porque nunca se sabe cuándo un personaje de ficción nos obsequiará una buena idea.

¡Feliz lectura!

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

La Nación: Sherlock Holmes inspiró la forma en que hoy se analizan las escenas del crimen

Últimas noticias