Blogs

Por qué me da igual el apagón analógico y por qué no me da igual

Actualizado el 08 de diciembre de 2015 a las 02:25 pm

Blogs

Por qué me da igual el apagón analógico y por qué no me da igual

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Parece que ahora sí estamos encaminados en el apagón anaólgico/encendido digital en Costa Rica.

En resumen, necesitamos liberar las frecuencias que actualmente utiliza la TV para otros servicios y, de paso, hacer la TV más interactiva.

El primer enunciado de la anterior oración encierra el porqué me interesa. Necesitamos utilizar el espectro de forma más eficiente, previendo que en el futuro habrá más servicios móviles inalámbricos. ¡Que den campo al futuro!

La TV tradicional a mí me importa muy poco. Lo mismo pasa con cada vez a más personas, especialmente los más jóvenes. Pero eso no quiere decir que no consumimos mucho video. Nosotros no consumimos "TV", consumimos video por Internet. Y poco nos importa que algunos canales ticos no estén dando el paso tecnológico correcto para tener un app o sitio decente como BBC iPlayer, France 24 o TVE: si el video no se observa mediante un celular, una computadora o un dispositivo que despliegue video en la pantalla (en ese orden) pues simplemente no existe para nosotros. Y si están pensado que como no están llevando el video a Internet la gente está obligada a sintonizarlos de forma tradicional para verlos, pues no se han dado cuenta de que en la red existen muchas maneras para evitarlo.

Tengo la hipótesis de que la TV digital abierta en muy pocos años será el punto de conexión para personas mayores de escasos recursos. Personas de clase media y alta no viven con televisión nacional abierta (a menos de que gusten de autoflagelarse, pero son pocos). Mientras, quienes tienen celulares con conexión a Internet (prácticamente todos los jóvenes de este país) comienzan a consumir video a su gusto y a sus horas en el dispositivo, encontrando cada vez más sitios (no todos legales, aclaro) y cada vez más apps. Tras haber llegado a ese lado, no existe viaje de regreso.

Por eso, el pedir una pizza con la TV me suena la cosa menos atractiva del mundo. Para recibir alertas sobre algún evento, prefiero que me las envíen al celular. Les deseo lo mejor a los desarrolladores locales, pero tendrán que hacer muuuucho para que deje mi Chromecast, mis 7,5 megas de Internet y mis hábitos de consumidor de video bajo demanda.

  • Comparta este artículo
Blogs

Por qué me da igual el apagón analógico y por qué no me da igual

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota