Blogs

La muerte de James Foley trae la censura a Facebook y Twitter

Actualizado el 20 de agosto de 2014 a las 09:31 am

Blogs

La muerte de James Foley trae la censura a Facebook y Twitter

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Pablo Fonseca Q.

Prácticamente todo el planeta ha reaccionado con indignación ante el brutal asesinato del periodista James Foley, quien murió decapitado por miembros del Estado Islámico.

Los extremistas publicaron la ejecución en Internet y tanto fotos como videos comenzaron a circular desde el mediodía del martes en redes sociales.

Facebook y Twitter, las dos redes sociales más importantes del mundo, han reaccionado con la censura. Por ejemplo, Facebook suspendió la cuenta de "La Nación" en esta red social hasta tanto no despublicara el posteo de una noticia que informaba del hecho y que no mostraba, de ninguna manera, el cruel asesinato. Esa noticia aún está disponible aquí porque no tiene nada ilegal, contrario a los valores periodísticos del medio o antiético.

Twitter, mientras tanto, anunció que ha estado y está suspendiendo las cuentas relacionadas con las imágenes, según tuiteó su mismísimo CEO.

Twitter remite a los términos de uso para justificar esta decisión, pero lo cierto es que los términos de uso dice que se pueden cerrar las cuentas de las personas fallecidas y eliminar sus imágenes, pero no dice que se vayan a cerrar cuentas que tuitean fotos de personas fallecidas. Uno busca "graphic imagery" en todo el apartado de ayuda al usuario de Twitter y no aparece ningún resultado.

Esto es simple y llana censura, y no es la primera vez que sucede, pero es importante tenerlo claro porque cada día son más las personas que creen que se puede vivir realmente informado sin salir de redes sociales o que si una noticia es realmente importante les llegará en algún momento.

Facebook y Twitter son empresas estadounideses, pero también responden a intereses particulares de otros gobiernos de acuerdo a las zonas del planeta donde quieran operar. Son empresas en un contexto capitalista y como tales su objetivo principal es lograr las mayores ganancias posibles. Si eso implica tener que censurar, van a censurar. El caso de James Foley es solo un ejemplo más.

Yo estoy indignado por el asesinato y la difusión de las imágenes. Afortunadamente, no me han llegado a Facebook ni las pienso buscar en Twitter. Ese no es el punto de este texto. No se trata de este caso específico. Se trata de entender que existe una estructura compleja y a la vez sencilla que le dice a usted qué debe ver y qué no debe ver, qué debe distribuir en redes y qué no, sin darle ninguna otra oportunidad, justo como en los sistemas totalitarios, pero bajo el patrocinio de los sistemas democráticos.   

  • Comparta este artículo
Blogs

La muerte de James Foley trae la censura a Facebook y Twitter

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota