Sutel |

Fonatel muestra tantos atrasos y obstáculos que el MEP prefiere no usarlo

Pablo Fonseca Q.

Muchas veces he criticado en este blog que Costa Rica tenga, desde hace años, millones de dólares para cerrar la brecha digital y que estén engavetados donde sea, ganando intereses (suponemos) o gastándose en salarios (de eso sí estamos seguros).

He dicho también que el desarrollo de Fonatel es un buen ejemplo de cómo la tramitomanía nos encadena en este país e impide que hagamos cosas urgentes. Parece que siempre se encuentra una traba, que siempre se encuentra un pero para no concretar. Usted y yo lo sabemos: si algo se anuncia para ser ejecutado en el 2014, se lleva a cabo en el 2015; si dicen que estará listo en dos meses, pues en dos meses tal vez estará comenzando a moverse el asunto. A lo tico, por desgracia.

La Sutel ha tratado, a su criterio, de crear y poner a funcionar Fonatel de la manera que considera más adecuada, eficiente y apegada a la ley. Eso ha tomado años (ha habido trabas que superar...) y el proceso se ha atrasado gran cantidad de meses. Con decir que una de las últimas promesa fue asegurar que en diciembre del 2012 comenzaba a llegar el Internet a seis poblados de Siquirres

En el medio de todo esto existe una lucha política, una lucha de poder. Los $200 millones de Fonatel permitirán hacer mucho, ofrecerán mucha exposición y eso se puede traducir en cuotas de poder que suban o bajen. Suena muy bonito decir que la Patria está primero y que todos nos sacrificamos desinteresadamente por el país, pero es mejor ser un poquito más realista y aceptar esta variable...

A eso, súmele las malas relaciones que Sutel ha tenido desde sus inicios con el Ejecutivo. Y eso no lo digo yo, sino que me lo explicó con total naturalidad quien fuera el primer presidente de Sutel, George Milley: “Me imagino que (cuando nos eligieron los diputados) pensaban que íbamos a ser muy calladitos, muy bien portados, muy súbditos, y contrataron a tres personas que somos totalmente lo contrario. Los tres somos de ‘ni un paso atrás’, decimos ‘alto’ y se acabó. Tenemos visiones muy claras de lo que queremos hacer”, explicó este funcionario, que dejó hace pocos meses su puesto en la Sutel.

Ya tenemos los ingredientes para un buen problema, pero le podemos agregar otro más, que es algo así como la salsa en que se cocina todo: Costa Rica no tiene claro, en la teoría y en la práctica, quién manda en los temas de tecnología. ¿Que acaban de pasar el Viceministerio de Telecomunicaciones al Micit, me dice? ¿En serio? ¿Y quién lleva los temas de Gobierno Digital en Costa Rica? ¿Y quién se encarga de que la tecnología nos ayude a tener una grilla de consumo energético menos contaminante, por poner otro ejemplo? El carecer de un liderazgo real y no solo de nombre no es una buena estrategia a largo plazo para Costa Rica.

Por todo este contexto es que el anuncio realizado este jueves por la presidenta Chinchilla y el ministro Garnier de que utilizarán recursos propios del Ministerio de Educación Pública para ejecutar el proyecto que antes pensaban ejecutar con Fonatel es tan importante. 

Por un lado, es un poco molesto saber que existió (existe) dinero que se pudo aprovechar para esto, pero por otro es alentador saber que estamos claros en que no se puede esperar más y que el costo de limitar el acceso a la tecnología a los jóvenes de las zonas rurales nos va a salir mucho más alto a mediano plazo

Afortunadamente, el proyecto del MEP está respaldado por el asesoramiento de la Fundación Omar Dengo y la Academia Nacional de Ciencias, dos instituciones muy serias y con profesionales capacitados, algo que me hacen suponer que el proyecto a ejecutar realmente cumplirá con las altas espectativas que ahora se han formado. Se informa, por ejemplo, de que el Internet será simétrico y esto significa que están pensando en que los chicos no solo consumirán información, sino que la producirán y que la querrán compartir con todo el mundo, por lo cual la red deberá estar preparada. 

A pesar de que yo opine que la decisión del MEP es prometedora y que critique a Fonatel, creo que tanto en el Poder Ejecutivo como la Sutel tienen que entender que sus malas relaciones están afectando severamente el desarrollo tecnológico de Costa Rica. Milley insistió en ello en octubre pasado, al decir públicamente que las relaciones de habían "añejado". ¿Ha mejorado la situación desde entonces? Bueno, uno oye las últimas declaraciones de los jerarcas y todo indica que más bien empeoran.

La salida fácil es que el Ejecutivo se centre en este proyecto del MEP y deje el tiempo pasar para que una nueva Administración, en mayo del 2014, trate de sentarse de nuevo a la mesa con la Sutel para trazar objetivos comunes. Eso sería lo más fácil, pero también lo más irresponsable. ¿Quién será el valiente que llame al diálogo y busque acuerdos?

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

La Nación: Fonatel muestra tantos atrasos y obstáculos que el MEP prefiere no usarlo

Otros posts

Últimas noticias