Blogs

¿Comprará tele el Viernes Negro? Se lo recomiendo tonto y sin 3D

Actualizado el 18 de noviembre de 2014 a las 02:48 pm

Blogs

¿Comprará tele el Viernes Negro? Se lo recomiendo tonto y sin 3D

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Se acerca el Viernes Negro de este 2014 y uno de los productos que más se venden en esta fecha son los televisores.

Los vendedores harán todo lo posible para que usted compre el televisor que ellos quieran, haciéndole pensar que usted les ganó en la negociación. Aquí le cuento qué haría yo si tuviera que comprar uno.

Lo primero que analizaría es la tecnología. Me inclinaría sin duda por la tecnología LED porque gasta menos electricidad que un plasma y da mejores contrastes que un LCD. Sencillo y directo, ¿verdad?

Lo segundo es el tamaño. Analice bien el tema. No se trata de llevarse la pantalla más grande que su bolsillo pueda comprar, sino de entender que el tamaño ideal depende de dónde la va a colocar. Existen muchos sistemas para calcular esto, por lo cual lo primero es entender que no existe un número exacto, sino un rango que puede variar en más o menos un metro, dependiendo de cuán cómodo se sienta usted. La manera más sencilla de calcular la distancia es ver las pulgadas de la pantalla, dividir por 10 y tomar eso como metros. Por ejemplo, una pantalla de 32 pulagadas da para estar a unos 3,2 metros (un metro más, un metro menos, depende de usted), una pantalla de 46 pulgadas da para unos 4,6 metros y una de 68 pulgadas para unos 6,8 metros. Por cierto, el televisor debe quedar a nivel de su cara y lógicamente debe tratar de controlar las condiciones de luz para que no le peguen reflejos de luz natural (ventanas) o artificial (lámparas).

Tercero, no compre un televisor 3D. Los contenidos 3D para televisores son muy limitados y el precio de un dispositivo con esta tecnología se eleva notablemente en relación con uno que no la lleva. La tecnología 3D para televisores aún debe mejorar y los estándares deben definirse mejor. Tal vez en algunos años, pero en este momento yo no compraría una pantalla 3D. Me sentiría frustrado por la falta de contenido... ¡o estafado por el dineral que estaría gastando para tener acceso a él! El día que usted quiera ver algo en 3D, pues mejor vaya al cine y lo disfruta. Recuerde que el 3D le causa dolor de cabeza a entre el 10% y el 20% de las personas, según estudios recientes. Yo estoy en el grupo.

Cuarto, no compre un televisor inteligente. Esto no quiere decir que se debe quedar con un televisor tonto, sino que le propongo que sea usted el que lo haga inteligente a su gusto. Los fabricantes venden televisores con software empotrado que los hace inteligentes y les da acceso directo a servicios como YouTube o Netflix. Algunos teles se conectan desde hace años vía wifi a Internet. Pero los fabricantes de televisores no han sabido crear la mejor de las experiencias: nos encontramos con interfaces poco amigables (donde digitar el nombre de una película es un martirio) y lentas, muy lentas, y de poco crecimiento. Los fabricantes aumentan notablemente el precio de los televisores cuando tienen un sistema inteligente. 

Lo que le propongo es que compre un modelo sin software que lo haga inteligente, pero con al menos un puerto HDMI y un USB. Todos los modelos actuales traen estos puertos; de hecho, lo normal es que traigan más de uno de cada uno, pero con un HDMI y un USB tiene lo básico.

Ahora viene lo interesante: ¿cómo hacerlo inteligente? No es nada difícil y cualquier persona con un manejo muy básico de celulares o computación puede salir adelante. La primera opción es el Chromecast, que es uno de mis sistemas favoritos. Con $35 más el costo de importación tendrá acceso a servicios que aumentan cada semana: Netflix y YouTube es lo básico, pero ahora también funciona la DW, RTVE y France 24, por ejemplo.

Mario Queiroz, vicepresidente de administración de productos de Google, muestra el Chromecast
ampliar
Mario Queiroz, vicepresidente de administración de productos de Google, muestra el Chromecast (AFP)

Un sistema similar, pero más caro es el Apple TV. Si usted es amante del iPhone, el iPad y las Mac, lo verá probablemente como la mejor opción, aunque cuesta $99 en Estados Unidos. La verdad es que funciona muy bien y su integración con iTunes le da un valor muy importante.

También podría comprar un Roku. Es un poco más barato que el Apple TV (cerca de $49) y es una opción para salirse de ese ecosistema y de Android. Roku le da una opción tipo "cajita", como el Apple TV, y otra opción, tipo "llave maya" o "stick", como el Chromecast.

Si entre estos tres aún no encuentra algo que lo convenza, lo invito a que conozca más del Nexus Player,  el Fire TV Stick o el Miracast; yo no los he probado directamente pero he leído comentarios muy positivos.

Anímese, y no se deje embarcar por un vendedor.

  • Comparta este artículo
Blogs

¿Comprará tele el Viernes Negro? Se lo recomiendo tonto y sin 3D

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota