Blogs

Cancelé la televisión por cable. Me quedo solo con streaming por Internet.

Actualizado el 25 de octubre de 2013 a las 02:56 pm

Blogs

Cancelé la televisión por cable. Me quedo solo con streaming por Internet.

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Pablo Fonseca Q.

En realidad, la decisión la debí haber ejecutado hace mucho, porque ya estaba tomada. Era evidente. Poco a poco, tras su llegada en diciembre del 2011, un iPad ayudó a modificar mis hábitos de consumo multimedia.

Antes yo era de los que buscaba la "Teleguía" para ver qué películas daban en la semana, o hacía "zapping" para encontrar algún documental con qué engancharme. No más. Los otros ya no definen mis horarios, sino que soy yo quien decido cuándo y cómo veo lo que quiero. Sigo leyendo la "Teleguía", claro está, para enterarme de las novedades y para disfrutar de sus otros artículos, pero no para estar al tanto de los horarios de nada. 

Claro, el "streaming" no nació con las tabletas. Sin embargo, fue con el iPad con la que todo se hizo más cómodo y natural. Usar la computadora no es lo mismo.

Y no, no vivo solo con Netflix. Tengo Netflix, sí, pero lo uso con la tienda estadounidense gracias al sistema Unblock-Us, que es barato (5 dólares por mes) y muy sencillo de configurar en gran cantidad de dispositivos.

Solo por tener acceso a la versión estadounidense de Netflix, Unblock-Us (u otro sistema similar, aunque a mí me gusta este) valdría lo que pago. La tienda estadounidense tiene más material y es más reciente que el de la tienda latinoamericana. No obstante, lo bueno es que este sistema me ha abierto la puerta a más contenido. Por ejemplo, también puedo tener acceso sin problema a Hulu y ver programas y series estadounidenses en la computadora sin costo adicional.

Lo que más me gusta, sin embargo, es que me permite tener acceso al sistema BBC iPlayer, donde la BBC cuelga su programación por al menos una semana. He visto unos documentales de una calidad altísima, sobre variedad de temas. Me encantó uno sobre razas de perros (The wonder of dogs), otro sobre la historia de la evolución de los mamíferos presentado nada menos que por Sir David Attenborough (Rise of Mammals) y en estos días están comenzando una serie sobre el imperio Otomano que sin duda la consumiré por completo (Ottoman Empire).

PUBLICIDAD

En cuanto a información general y nacional, pues me informo también por Internet. No veo televisión nacional, pero si en algún momento quiero ver algo, sé que lo conseguiré en línea, como por ejemplo los anuncios de la campaña política que me interesan revisar. Esos anuncios muchas veces llegan antes a YouTube que a la misma televisión, como sucedió con el segundo de la serie "Conozcámonos" de Luis Guillermo Solís. En todo caso, lo que quité fue el cable, no la televisión en sí, así que sigo teniendo acceso a la señal abierta de todos los canales nacionales (utilícense en caso de emergencia).

Otro servicio del que consumo mucho es el canal EuroNews en español, que se actualiza constantemente en YouTube.

Mientras, con el app de RTVE no me pierdo Página 2 y Redes, además de que pesco cuanto documental y programa especial me gusta.

Del app de TV3 de Cataluña me encanta la serie Òpera en texans, que en media hora puede presentar la ópera más compleja de forma muy amena y agradable para conocerla mejor. En el otro extremo está Polònia, una serie que se toma con humor la política española y que no tiene reparo en burlarse del mismísimo rey de España.

Del app de France 24 me gusta que siempre tiene un resumen actualizado de 10 minutos con noticias internacionales.

Del app de TV5 de Francia me enganchan los reportajes sobre historia.

"Se ofreció de todo, no acepta retención", se explica en el documento de cancelación.
ampliar
"Se ofreció de todo, no acepta retención", se explica en el documento de cancelación. (Pablo Fonseca)

Del app de la DW sigo los reportajes sobre economía y los videos sobre gastronomía.

Con esto ya tengo bastante como para no poder revisar mucho más en una noche, pero igual tengo acceso a iTunes para alquilar las películas en estreno que no encuentro en Netflix. Es cierto, es un poco caro, pero si ya no pago los 20.000 colones por mes que me cobraban de cable...

Igualmente, ahora tengo acceso a Amazon Instant Video y lo estoy valorando en serio porque por 80 dólares al año me darían envío gratis de solo dos días para todo lo que compre en Amazon y acceso a miles de títulos gratuitamente (como un Netflix). Lo bueno es que también tengo la oportunidad de alquilar (o comprar) capítulos de series y películas mucho más recientes de lo que normalmente ofrece Netflix, pero a un precio mucho mejor que el de iTunes. Me huele a que este será el próximo cambio que podría hacer: dejar Netflix y iTunes por Amazon Instant Video, que además puedo usar no solo en la tableta o computadora, sino directamente en el TV porque tengo una Wii y existe un canal de Amazon Instant Video que ya le instalé y estoy por probar. También tienen app para muchos modelos de Smart TVs, de LG, Panasonic o Samsung. 

PUBLICIDAD

Hace dos semanas, cuando fuimos mi esposa y yo a cancelar el servicio de cable, nos ofrecieron de todo. Primero, dos meses a mitad de precio. No aceptamos. Luego, seis meses a mitad de precio. Tampoco aceptamos. Finalmente, el servicio gratis por lo que quedaba del año. Tampoco aceptamos. En la boleta de cancelación pusieron: "Se ofreció de todo. No acepta retención".

Hay estudios que dicen que Netflix no está sustituyendo el sistema de televisión por cable. Eso puede ser cierto por ahora, pero el "streaming" en su conjunto es otra historia digna de análisis. En mi caso, yo puedo decir que Netflix no hizo que dejara el cable, pero sí que es parte importante de todo un ecosistema que influyó para que hiciera a las cableras parte de mi pasado tecnológico

  • Comparta este artículo
Blogs

Cancelé la televisión por cable. Me quedo solo con streaming por Internet.

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota