Blogs

Ejercicios con bola suiza, más de lo que ve el ojo!

Actualizado el 03 de septiembre de 2016 a las 01:13 pm

Blogs

Ejercicios con bola suiza, más de lo que ve el ojo!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En los últimos años hemos visto cómo la bola suiza se ha convertido en una herramienta de ejercicio indispensable en los gimnasios y como su uso se ha popularizado entre los diferentes grupos de individuos que asisten a estos centros de acondicionamiento físico, desde atletas profesionales, entusiastas del ejercicio, mujeres embarazadas y hasta en los adultos mayores.  Pero ¿qué es la bola suiza, de donde proviene, cómo nos beneficia y cuál tipo usar?

Estas son algunas de la preguntas, entre otras, que responderemos en este artículo.

Ejercicio de equilibrio sobre bola suiza (Donald Vega)

¿Qué es una bola suiza?

Es una bola construida de PVC elástico suave cuyo diámetro varía entre 45 y 85 cm y que se encuentra inflada por aire.

¿De dónde proviene?

Fue inventada por un artesano del plástico de origen italiano llamado Aquilino Cosani, sin embargo, su aplicación inició con el tratamiento de recién nacidos e infantes en Suiza por parte de una fisioterapeuta inglesa con el nombre de Mary Quinton, para ser luego incluida en el programa de tratamiento de recién nacidos con problemas de neurodesarrollo de la Escuela de Terapia física de Basel en ese mismo país, gracias al impulso de su directora, la doctora Susanne Klein-Vogelbach.

¿Para qué sirve?

Los alemanes han logrado identificar y describir en sus textos de fisiología cómo el cerebro del ser humano tiene, por un lado, una zona específica que se encarga de mantener la postura erguida y el cuerpo estable, por otro, una zona que se encarga de generar movimiento grueso y finalmente, una tercera zona que integra las dos zonas anteriores para que cuando se genere movimiento, el cuerpo tenga la capacidad de mantenerse en equilibrio sin perder la postura erguida.

Por otro lado, se ha descrito en la literatura que con tan solo apoyarse en una pared, los músculos que se encargan de la postura se desconectan por completo ya que el cuerpo funciona con un sistema denominado “Estimulación neuromuscular eléctrica mínima” (MENS por sus siglas en inglés), que hace que aquello que no se está usando sea desconectado para evitar el gasto innecesario de energía.

Con esto en mente podemos observar dos cosas interesantes:

Primero, podemos ver cómo el uso de máquinas en donde el individuo se sienta o se apoya para hacer un ejercicio resulta completamente inefectivo desde el punto de vista de integración neuromuscular entre músculos de postura y los que generan movimiento, o dicho de otra forma, cómo el uso de máquinas hace al cuerpo más torpe en tareas diarias como sentarse en una silla o mantener el equilibrio al tropezarse ya que, a través de estas máquinas, éste ha sido entrenado para mover músculos gruesos sin su integración correspondiente por parte de las zonas del cerebro que se encargan del equilibrio y estabilidad.

Segundo, es evidente que la bola suiza representa un ambiente ideal para estimular esas 3 zonas cerebrales ya que al ser ésta una superficie inestable, sirve para entrenar la zona correspondiente a postura y equilibrio mientras que se realizan ejercicios que estimulan el funcionamiento de movimientos y músculos gruesos para finalmente integrarse en otra zona del cerebro, siendo de esta manera ideal para planes de ejercicio enfocados en mejorar el equilibrio y estabilidad funcional como en el caso de la prevención de caídas en el adulto mayor.

El cuerpo humano tiene además dos sistemas de reflejos bien diferenciados y que responden para mantenernos erguidos. Uno que se activa cuando se genera movimiento sobre una superficie estable como cuando un golfista o tenista hace el swing o cuando un atleta corre por el suelo ya que el suelo no se mueve; el otro sistema se activa para mantenernos erguidos cuando se genera movimiento apoyado sobre una superficie inestable tal y como lo hace un corredor de motocross, un surfista, un patinador o ciclista ya que en los 4 casos, la superficie sobre la que se encuentran apoyados es inestable.

La bola suiza proporciona de esta manera la superficie ideal de entrenamiento para atletas cuyo deporte se realiza mientras están apoyados sobre una superficie inestable ya que les ayuda a entrenar el sistema de reflejos que únicamente se activa de esta manera.  En términos prácticos, un corredor de motocross o un surfista por ejemplo, lograrán poco progreso en términos de rendimiento deportivo si su entrenamiento se realiza en una máquina o de pie sobre el suelo mientras que al entrenar lo mismo en la bola suiza lograrán un avance positivo en la línea del perfil de reflejos que su deporte demanda, ya sea sentados, acostados, hincados o de pie sobre la bola, gracias al tipo de reflejos que ésta ayuda a estimular, lo que se traduce en un mejor rendimiento.

Entre los usos que tiene la bola suiza se encuentran:

Entrenamiento de postura; fuerza; estabilidad; resistencia; flexibilidad; rehabilitación y como silla.

¿Cómo inicia su uso en gimnasios?

Inicia hace más de 33 años en USA con mi maestro Paul Chek quién hace la transición de su uso como instrumento de rehabilitación en la clínica de Terapia Física más grande en San Diego, a la rehabilitación con ejercicios funcionales, utilizándola en combinación con peso libre y cables en el gimnasio con el objetivo de devolverle el equilibrio a pacientes neurológicos y clientes que buscaban mejorar su rendimiento en todo tipo de deportes.

¿Qué tamaño es el ideal de acuerdo a la talla?

De manera práctica, la bola debe permitir que al sentarse sobre ella se haga un ángulo igual o mayor a 90 grados entre el muslo y la pierna. 

Uso de la bolsa suiza

¿Qué consideraciones se debe tener al usarla?

-Adquirir una marca que tenga resistencia certificada a pinchazos de modo que si algún objeto la punza ésta no se reviente, sino que el material interno selle y se desinfle lentamente.

-Que sea resistente al menos a 500Kg de carga dinámica y 2000Kg de carga estática.

-Iniciar los ejercicios de manera progresiva en complejidad ya que si se inicia con ejercicios avanzados es posible que la persona se caiga y se golpee.

-Tener asistencia de alguien si se usa con pesas o si es un adulto mayor quien es el que la está utilizando.

-No utilizarla en superficies húmedas, con el suelo sucio o con piedritas ni tampoco cerca de objetos punzo-cortantes.

-Secarse bien el cuerpo antes de usarla ya que es muy común resbalarse con el propio sudor.

-No dejarla al sol o en lugares calientes porque el material se deteriora.

Con este instrumento usted puede mejorar muchos aspectos en la vida diaria, como deportista o en rehabilitación.

    • Comparta este artículo
    Blogs

    Ejercicios con bola suiza, más de lo que ve el ojo!

    Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

    Ver comentarios
    Regresar a la nota