Blogs

¿Está su labrador obsesionado con la comida? La culpa es de la genética.

Actualizado el 19 de mayo de 2016 a las 12:32 pm

Blogs

¿Está su labrador obsesionado con la comida? La culpa es de la genética.

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El entrenamiento utilizando recompensas alimenticias es muy efectivo en perros labradores.
ampliar
El entrenamiento utilizando recompensas alimenticias es muy efectivo en perros labradores. (Cortesía de Jane Goodall/ Eurekalert)

Los dueños de perros, y más si estos son labradores, entenderán a la perfección esta frase: no importa si ya comieron, su mascota siempre tendrá apetito y en algunos casos, este comportamiento puede llegar a los límites de la obsesión.

Un reciente estudio realizado por científicos de la Universidad de Cambridge, publicado en la revista científica revista Cell Metabolism, brinda una explicación a esta falta de saciedad y el potencial riesgo de obesidad canina.

En una primera fase de investigación, Eleanor Raffan y su equipo analizaron 18 labradores obesos y 18 de contextura delgada. Para ello, examinaron tres genes relacionados a la obesidad, los cuales ya se habían identificado en seres humanos.

Gracias a este análisis, los investigadores detectaron una mutación en el gen conocido como proopiomelanocortina (POMC). Observaron que en los perros con obesidad había una sección del código genético o ADN que presentaba una variante al final del gen, lo cual obstaculizaba la producción de las hormonas beta-MSH y beta-endorfina que finalmente le indican al cerebro que el estómago ya está satisfecho.

"Se trata de una variante genética común en los labradores y tiene un efecto significativo en los perros que la tienen, por lo que es probable que esto ayude a explicar por qué los labradores son más propensos al sobrepeso que otras razas", explicó Raffan a través de un comunicado.

En la segunda fase del estudio, los investigadores trabajaron con 310 labradores entre mascotas y perros de asistencia. Si bien no todos los labradores que tenían la mutación eran obesos y muchos perros obesos no tenían la mutación, los científicos se dieron cuenta que la supresión del POMC estaba asociada a una mayor ganancia de peso e incluso la llegaron a calcular: en promedio, la supresión del POMC está asociada a una ganancia de dos kilogramos.

"Los dueños de estos perros tienen que ser más rigurosos sobre el control de las porciones, y aprender a ser más resistentes a los pedidos de sus mascotas cuando los miran con sus grandes ojos", agregó Raffan.

La supresión del POMC podría explicar también por qué esta raza es más fácil de entrenar cuando se utiliza recompensas alimenticias y por tanto es la preferida para labores de asistencia y rescate.

"Los labradores tienen mucho éxito como animales de trabajo y compañía al ser leales, inteligentes y con ganas de agradar, pero lo más importante es que son fáciles de entrenar, una técnica en la que se suele emplear el alimento como recompensa, lo que hace de ellos perros más motivados para el trabajo a cambio de una golosina", dijo Giles Yeo, coautor del estudio e investigador del Laboratorio de Ciencias de la Vida en Suecia.

Pero, más allá de la curiosidad, conocer la genética de los labradores y lo que les impulsa a ganar peso puede ayudarnos a explicar lo que podría estar sucediéndole a algunos seres humanos.

"Las variantes genéticas comunes que afectan al gen POMC están asociadas con el peso corporal humano y hay incluso algunas personas obesas que carecen de una parte del POMC similar a la que le falta a los perros", destacó Stephen O'Rahilly, coautor del estudio y codirector del Instituto Wellcome Trust-Medical Research Council.

Asimismo, O'Rahilly añadió: "Nuevas investigaciones en labradores obesos no solo ayudarán al bienestar de los animales de compañía, sino que también puede ofrecer importantes lecciones para la salud humana".

  • Comparta este artículo
Blogs

¿Está su labrador obsesionado con la comida? La culpa es de la genética.

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota