Blogs

Machos de la mosca de fruta eyaculan espermatozoides 20 veces más grandes que ellos

Actualizado el 26 de mayo de 2016 a las 12:20 pm

Blogs

Machos de la mosca de fruta eyaculan espermatozoides 20 veces más grandes que ellos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La mosca de fruta utiliza tanto tácticas precopulatorias como poscopulatorias.
ampliar
La mosca de fruta utiliza tanto tácticas precopulatorias como poscopulatorias. (Cortesía de Stefan Luepold de la Universidad de Zurich)

Podrá ser diminuta, pero el enigma que encierra la mosca de fruta es gigante. ¿Por qué? Pues resulta que los machos de esta especie eyaculan espermatozoides que pueden medir hasta seis centímetros, es decir, estos son 20 veces más grandes que el mismo insecto.

De hecho, Drosophila bifurca posee el récord del ornamento masculino más grande de toda la naturaleza.

Aparte de las risas o curiosidad que pudo generarle ese dato, el asunto del espermatozoide gigante captó el interés de los científicos porque, en el reino animal, las células reproductoras masculinas suelen ser más pequeñas que las femeninas por una razón.

La naturaleza es muy eficiente en las valoraciones costo-beneficio. Si los espermatozoides son pequeños, eso permite a los machos producir una mayor cantidad de ellos y así incrementar las posibilidades de fertilización, máxime si las hembras pueden copular con varios machos.

La estrategia de los espermatozoides pequeños también tiene que ver con calidad. De esa forma, el macho asegura que su material genético pueda competir con el de otros machos que ya depositaron su esperma en el trato reproductivo de la hembra.

Por eso un espermatozoide 20 veces más grande que el macho no pareciera ser la mejor vía para obtener éxito reproductivo, a no ser que esta sea una táctica precopulatoria. En algunas especies, como las ballenas y delfines, los machos recurren a su apariencia física e incluso a sus habilidades de combate para atraer a las hembras y así aumentar sus probabilidades de reproducción.

Un estudio realizado por científicos de Estados Unidos, Suiza y Singapur, publicado recientemente en la revista Nature, demostró que las hembras de la mosca de fruta prefieren a los machos que producen megaesperamatozoides.

Solo los machos grandes y saludables pueden darse el lujo de realizar un mayor gasto energético para generar un espermatozoide de gran tamaño.

"Gracias a ese éxito reproductivo, los genes de los megaespermatozoides son capaces de distribuirse en la población, lo que ultimadamente conduce a la especie hacia la evolución de los espematozoides gigantes", destacaron los científicos en un comunicado de prensa.

Ahora bien, las hembras tuvieron que coevolucionar para poder ser receptivas a los megaespermatozoides. Uno de los mecanismos empleados por las hembras es incrementar la frecuencia de las cópulas para así garantizar la fertilización y con cada cópula, un mismo macho aumenta las posibilidades de éxito reproductivo al eliminar a la competencia.

En otras palabras, los megaespermatozoides no solo le indican a la hembra que el macho es buen prospecto y dará fuertes características a su progenie para así perpetuar la especie sino que también le ayuda al macho a aumentar el número de cópulas y por tanto, se elimina la competencia; con lo cual, este se asegura la paternidad del linaje.

  • Comparta este artículo
Blogs

Machos de la mosca de fruta eyaculan espermatozoides 20 veces más grandes que ellos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota