Blogs

Los juegos del hambre: en llamas

Actualizado el 28 de diciembre de 2013 a las 10:48 am

Blogs

Los juegos del hambre: en llamas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Jeniffer Lawrence encarna a Katniss Everdeen, el personaje central de la saga de 'Los juegos del hambre'.
ampliar
Jeniffer Lawrence encarna a Katniss Everdeen, el personaje central de la saga de 'Los juegos del hambre'.

Ya quedó atrás la edición 74 de los juegos del hambre, ceremonia anual que rememora la rebelión que hizo desaparecer el distrito 13 con el peso del poder del Capitolio. Como reza el lema gubernamental: “Así es como recordamos nuestro pasado. Así es como salvaguardamos nuestro futuro”. En un hecho inédito, hubo dos ganadores: Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence) y Peeta Mellark (Josh Hutcherson). Más extraño aún, ambos son del mismo distrito, el 12, el más pobre de Panem, una confederación con trazas apocalípticas en algún momento del futuro.Eso lo vimos en Los juegos del hambre, la primera entrega de esta saga que en su momento catalogué como un “nuevo fenómeno cinematográfico”. Ahora, un año después, con En llamas,la segunda de las cuatro películas que completarán en la pantalla grande la trilogía de la escritora Suzanne Collins, vemos a Katniss y a Peeta en su vida después de regresar a casa. Están cerca de emprender el “paseo de la victoria” por cada uno de los distritos como es la tradición desde hace 74 años. El paseo, cuyos hilos se mueven desde el Capitolio, es la oportunidad para llevar, soslayado,  a todo Panem, el mensaje del gobierno represor. Pero también, como veremos, en esta ocasión se ha convertido en un riesgo. Katniss desafió la ley en los anteriores juegos, al preferir morir que prestarse al juego oficial. Y ese hecho fue visto en todo Panem. Por ello, antes de salir en su gira de la victoria, Katniss recibe la visita del presidente Snow (Donald Sutherland), quien la amenaza si algo sucede durante esta celebración. Sin embargo, las llamas de la rebelión ya han sido atizadas.UN SALTO DE CALIDADNo quiero revelar más de la trama; aunque imagino que muchos ya la conocen. Pero sí quisiera comentar un poco algunos de los detalles de esta mega-producción. Comparada con su predecesora, En llamas es una cinta mucho más sólida y clara en cuanto a lo que quiere dar al espectador. La mano del director Francis Lawrence —quien viniera a reemplazar a Gary Ross tras su débil trabajo en la primera de la saga— se hace notar sobre todo en la dirección de actores. Si en la primera entrega Katniss era un personaje sin fuerza, casi robótico, acá alcanza el potencial histriónico que a Jennifer Lawrence le conocemos. Ella es, al mismo tiempo, fuerte y vulnerable, tierna y temible. No debemos olvidar que estamos ante una de las mejores actrices de su generación. Si antes Woody Harrelson estaba también por debajo de su capacidad actoral, acá asume con fuerza su importante papel en la trama, demostrando por qué es casi un actor de culto. Y quizás, en donde vemos más la mano de Lawrence es en el personaje secundario de Effie Trinket (Elizabeth Banks), quien pasó de ser una mera caricatura a tener una carga emotiva que conecta con los espectadores.El reparto lo completa Donald Sutherland (el president Snow), con esa voz sepulcral y esa mirada diabólica que eriza la piel;  Stanley Tucci (Caesar Flickerman), versátil y a sus anchas como maestro de ceremonias del temido juego; y el recién llegado Philip Seymour Hoffman (Plutarch Heavensbee), emcarnando a uno de los personajes más cerebrales de la saga, y haciéndonos evidente una vez más lo afortunados que somos cada vez que lo tenemos en la pantalla grande.Por otro lado, la llegada del belga Jo Willems a la dirección fotográfica aporta la profundidad y oscuridad necesaria en ciertos tramos—el empobrecido distrito doce recuerda las ruinas de la Europa devastada tras la segunda guerra mundial, e incluso, en una secuencia, no deja de poner en nuestra retina el fantasmagórico portón de “bienvenida” a Auschwitz—. Y en aquellas escenas en las que la acción es el combustible, el vértigo de sus secuencias realzan lo que el libro apenas sugiere: la sensación de opresión, de asfixia se palpa en el aire. El Capitolio, escenario de varias de las más importantes escenas de la primera mitad de la cinta, deslumbra con sus excesos de dimensión romana. La lujosa decadencia de la capital no deja de ser espejo de nuestra sociedad actual, en donde el culto al dinero y todo lo que puede comprar se ha convertido en una nueva deidad.Los juegos del hambre —la saga— ha demostrado ser un fenómeno literario y cinematográfico de grandes proporciones; eso es innegable. Si bien es cine bien trabajado (sobre todo esta segunda entrega), las carencias de la saga provienen de la fuente primera. La trilogía de Suzanne Collins es, en general, un cuento para adolescentes crecidos en el mundo del video juego. Para captar su atención, la pluma es ligera y la trama, como un todo, es apenas un boceto de ideas tomadas de aquí y allá sin mucho arte y ciencia, sin la profundidad que haga de sus personajes algo más que caricaturas apenas delineadas. Muchos cabos sueltos deja los libros; por tanto su paso al celuloide apenas puede disimularlos. Pese a ello, En llamas entretiene desde el primer minuto, y en ella encontramos varias secuencias de acción que bien valen el boleto y los millones invertidos en ellas. Para el cierre de la trilogía (cuya última entrega se dividirá en dos películas por salir a la luz en 2014) deberíamos estar viendo el punto más alto de la producción, teniendo en cuenta que tanto Francis Lawrence como Jo Willems seguirán a la batuta.En llamas cumple su cometido. Es cine que entretiene y grato de observar, aun cuando la sala esté repleta de adolescentes que no dejan de jugar con su teléfono inteligente durante las casi dos horas y media de su metraje.CALIFICACIÓN: 3 ½ estrellas de 5 posibles.DIRECCIÓN: Francis Lawrence; GUIÓN: Simon Beaufoy y Michael Arndt, inspirados en la novela de Suzanne Collins; FOTOGRAFÍA: Jo Willems; MÚSICA: James Newton Howard; DISEÑO DE PRODUCCCIÓN: Philip Messina; VESTUARIO: Trish Summerville; PRODUCCIÓN: Nina Jacobson y Jon Kilik; ESTUDIO: Lionsgate; DURACIÓN: 146 minutos.ELENCO: Jennifer Lawrence (Katniss Everdeen), Josh Hutcherson (Peeta Mellark), Liam Hemsworth (Gale Hawthorne), Woody Harrelson (Haymitch Abernathy), Elizabeth Banks (Effie Trinket), Lenny Kravitz (Cinna), Philip Seymour Hoffman (Plutarch Heavensbee), Jeffrey Wright (Beetee), Stanley Tucci (Caesar Flickerman), Donald Sutherland (el presidente Snow), Willow Shields (Primrose Everdeen), Sam Claflin (Finnick Odair), Lynn Cohen (Mags), Jena Malone (Johanna Mason), Amanda Plummer (Wiress), Paula Malcomson (la madre de Katniss), Meta Golding (Enobaria), Bruno Gunn (Brutus), Alan Ritchson (Gloss) y Stephanie Leigh Schlund (Cashmere).

Katniss y Peeta son escoltados por la armada del Capitolio, en la película Los juegos del hambre: en llamas.
ampliar
Katniss y Peeta son escoltados por la armada del Capitolio, en la película Los juegos del hambre: en llamas.

  • Comparta este artículo
Blogs

Los juegos del hambre: en llamas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota