Blogs

Ellen Page o el coraje de amar

Actualizado el 23 de febrero de 2014 a las 09:04 pm

Blogs

Ellen Page o el coraje de amar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La actriz de origen canadiense Ellen Page, de 27 años, estuvo nominada al Oscar como mejor actriz en 2007 por su papel en "Juno", donde representa a una adolescente que lidia con un embarazo inesperado.
ampliar
La actriz de origen canadiense Ellen Page, de 27 años, estuvo nominada al Oscar como mejor actriz en 2007 por su papel en "Juno", donde representa a una adolescente que lidia con un embarazo inesperado.

El discurso de la actriz canadiense Ellen Page durante la apertura del Human Rights Campaign Foundation me partió el corazón; o mejor dicho: Ellen Page me partió el corazón con sus palabras, con el temblor de sus manos y su voz. No puedo siquiera imaginar lo que es estar en los zapatos de cualquiera de los miembros de la comunidad LGBT. Lo único que puedo hacer es intentar comprender su vida a través del prisma de la mía; a través de las discriminaciones y miedos que he sentido a lo largo de mi vida.Si cuando tuve siete u ocho años mis compañeros de escuela me discriminaban por razones políticas (evidentemente por influencia de sus padres), yo no me sentí aislado porque tenía a mi lado a mis maravillosos padres que desde temprana edad me hablaron y predicaron con el ejemplo de los valores que hoy cimentan mi vida; tenía un apoyo más grande que el prejuicio que hacia mí mostraban aquellos pequeños.Si cuando tenía once o doce años tuve miedo de contarle a mi madre que tenía mi primera novia, ¿cuánto miedo puede sentir alguien como Ellen de decirle a sus padres que es lesbiana? ¿Por qué vivimos en una sociedad en la que algo tan normal pueda causar tanto miedo y angustia?Si en mi adolescencia vi cómo se discriminaba a compañeros del colegio por su condición social, su raza y su preferencia sexual, e incluso me sentí atacado en muchas ocasiones simplemente por mi timidez, no puedo imaginar siquiera cómo es la vida de quien a cada segundo se siente, como dijo Ellen, “completamente solo. Minado. O sin esperanza”.Sé que escribo desde mi propia vida, poco atribulada, bastante cómoda y tranquila. Pero de alguna manera, todavía me asombro con el odio y la discriminación que hasta en nuevas generaciones se continúa abonando desde el púlpito, desde los periódicos, desde la educación y desde los propios hogares.Abajo les transcribo las palabras completas de Ellen Page, alguien a quien ya respetaba como actriz. Ahora la respeto aún más por su valentía."¡Hola! Wow. Gracias. Gracias, por sus amables palabras y por el trabajo que la Human Rights Campaign Foundation hace todos los días, sobre todo en nombre de la comunidad de jóvenes lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero aquí y en todo Estados Unidos.Es un gran honor estar aquí en el momento inaugural de esta conferencia. Pero es un poco raro, también. Aquí estoy, en esta habitación por una organización cuyo trabajo admiro profundamente. Y estoy rodeada de personas que hacen el trabajo de su vida para hacer la vida de otras personas profundamente mejor. Algunos de ustedes enseñan a los jóvenes —a la gente como yo—. Algunos de ustedes ayudan a los jóvenes a sanar y a encontrar su propia voz. Algunos de ustedes escuchan. Algunos de ustedes son jóvenes... en cuyo caso, es aún más raro que una persona como yo esté hablando con ustedes.Es raro, porque aquí estoy, soy una actriz y es lo que representa, por lo menos en algún sentido, una industria que coloca las normas que nos dictan otros. No sólo a los jóvenes, sino a todos. Los estándares de belleza. De una buena vida. De éxito. Normas que, no me gusta admitirlo, me han afectado. Ustedes tienen ideas sembradas en su cabeza, pensamientos que te indican cómo tienes que actuar, cómo tienes que vestir y qué tienes que ser. He estado tratando de hacer retroceder todos esos pensamientos, para ser auténtica, seguir mi corazón, pero ha sido difícil.Pero es por eso que estoy aquí. En esta sala, todos ustedes, todos nosotros, podemos hacer mucho más juntos que lo que cualquier persona puede hacer por sí misma. Y espero que el pensamiento te refuerce tanto a ti como a mí. Espero que los talleres a los que iremos a lo largo de los próximos días les den la fuerza. Porque sólo puedo imaginar que hay días donde te sientes completamente solo. Minado. O sin esperanza.Sé que hay gente en esta sala que va a la escuela todos los días y a quienes tratan como mierda sin razón. O te vas a casa y te sientes como que no puedes decirle a tus padres toda la verdad acerca de ti mismo. Más allá de ponerte en una estructura o en otra, te preocupas por el futuro. Acerca de la universidad o del trabajo o incluso tu seguridad física. Tratando de crear esa imagen mental de tu vida, de lo que en la tierra te va a pasar —eso te puede aplastar un poco cada día. Es tóxico y doloroso y profundamente injusto.A veces son esas pequeñas cosas, insignificantes las que pueden derribarte. Trato de no leer chismes, como regla, pero el otro día encontré en un sitio web un artículo con una foto mía en que llevaba pantalones amplios cuando iba al gimnasio. Preguntó el escritor: “¿por qué esta pequeña belleza insiste en vestirse como un hombre enorme?”.Porque me gusta estar cómoda. Hay estereotipos generalizados acerca de la masculinidad y la feminidad que definen la forma en que se supone que todos debemos actuar, vestir y hablar. Estos no le sirven a nadie. Cualquier persona que desafía estas supuestas "normas" se convierte en digno de comentario y escrutinio. La comunidad LGBT sabe esto muy bien.Sin embargo, eso no determina nuestro valor. El héroe del fútbol, Michael Sam. La actriz, Laverne Cox. Los músicos Tegan y Sara Quinn, la familia que apoya a su hija o hijo que ha salido 'del closet', ellos son quienes tienen el coraje, como la gente en esta habitación. Todos ustedes.Me siento inspirada para estar en esta sala, porque todos y cada uno de ustedes está aquí por la misma razón.Están aquí porque ustedes han adoptado como una motivación central el simple hecho de que este mundo sería mucho mejor si hacemos el esfuerzo por ser menos descalificadores de otras personas. Si nos tomamos sólo cinco minutos en reconocer la belleza de cada uno, en lugar de atacarse unos a otros por nuestras diferencias. Eso no es difícil. Es realmente una manera más fácil y mejor para vivir. Y en última instancia, salva vidas.Por otra parte, no es fácil en absoluto. Puede ser la cosa más difícil, porque amar a otras personas comienza con amarnos a nosotros mismos y aceptarnos a nosotros mismos. Sé que muchos de ustedes han tenido problemas con esto.Hoy estoy aquí porque soy gay. Y… tal vez pueda hacer una diferencia. Para ayudar a que a los demás les resulte más fácil y más esperanzador. En cualquier caso, para mí, es una obligación personal y una responsabilidad social.También lo hago de forma egoísta, porque estoy cansada de esconderme y estoy cansada de mentir por omisión. He sufrido durante años porque tenía miedo de estar fuera. Mi espíritu sufre, mi salud mental sufrió y sufrieron mis relaciones. Y yo estoy aquí hoy, con todos ustedes, en el otro lado de todo ese dolor. Soy joven, sí, pero lo que he aprendido es que el amor, la belleza, la alegría y sí, incluso el dolor mismo, es el regalo más increíble que puedes dar y recibir como un ser humano. Y merecemos vivir el amor plenamente, por igual, sin vergüenza y sin compromiso.Hay demasiados niños por ahí que sufren de acoso escolar, rechazo, o simplemente son maltratados por ser quienes son. Demasiados abandonos. Demasiado abuso. Demasiadas personas sin hogar. Demasiados suicidios. Tú puedes cambiar eso y en ti está cambiarlo.No se me necesitaba para decirte eso. Es por eso que esto es un poco raro. Lo único que puedo decir es lo que he estado logrando en estos últimos cinco minutos. Gracias. Gracias por inspirarme. Gracias por darme esperanza, y por favor sigamos cambiando el mundo para gente como yo.Feliz Día de San Valentín. ¡Los amo!".

PUBLICIDAD
  • Comparta este artículo
Blogs

Ellen Page o el coraje de amar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota