En Costa Rica, 400 mil personas tienen niveles elevados de azúcar en la sangre.

Por: Sofía Alvarado 14 noviembre

La obesidad es uno de los problemas de salud que más afecta a niños y adultos hoy en día. Pero lo que realmente preocupa a padecen y doctores, son las enfermedades secundarias que el sobrepeso deja como resultado: el colesterol, los triglicéridos elevados, el sedentarismo y antecedentes familiares, representan la combinación perfecta para que una persona sea candidata a sufrir diabetes tipo 2.

La diabetes es la segunda enfermedad que enciende las luces de alerta a nivel mundial, según comentó la doctora Michelle González, endocrinóloga del Hospital Calderón Guardia, en nuestro país el 66% de los costarricenses, no tienen un peso adecuado y el 33% de la población sufre de obesidad. “Esta condición es uno de los factores de riesgo más importantes que desencadenan enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión, ceguera, insuficiencia renal, entre otros”, señaló la doctora González.

Los síntomas más comunes de la diabetes son:
  • Sed excesiva
  • Necesidad de orinar varias veces tanto en el día como en la noche.
  • En diabetes tipo 1, usualmente el paciente al ser diagnosticado tiene la historia de pérdida de peso no intencional en un período corto de 15 a 30 días.
  • Los pacientes con diabetes tipo 2 ganan peso, y únicamente si los niveles de azúcar en sangre son muy elevados, se puede perder peso en forma no intencional.
¿Cómo llevar un estilo de vida más saludable si padece alguna de estas enfermedades?

Las personas que tienen algún nivel de sobrepeso y obesidad, deben recurrir a planes de alimentación saludables y practicar al menos 30 minutos de ejercicio diariamente. Además, tener un control médico que permita al especialista conocer su estado integral de salud para recomendar tratamientos especializados.

El plan de alimentación debe ser personalizado, de acuerdo a las necesidades individuales. Como recomendación, se debe evitar el consumo de alimentos enlatados y empacados, dado que contienen una gran cantidad de azúcar y sodio, así como colores y sabores artificiales.

“Las frutas y verduras frescas, las harinas integrales, las leguminosas y proteínas con poca grasa, son la base de una alimentación saludable. Entre más colores y variedad de ingredientes tenga su platillo, más rico será en minerales y vitaminas”, enfatizó Granados.

Fuente: Meditek