Quienes somos

Jorge Vargas Cullell

Jorge Vargas Cullell

Realiza gestión de investigación y colabora como investigador en las áreas de democracia y sistemas políticos. Ph.D. en Ciencias Políticas y Master en Resolución Alternativa de Conflictos, Universidad de Notre Dame (EEUU); y Licenciado en Sociología, Universidad de Costa Rica. Ha escrito numerosos libros y artículos sobre temas como calidad de la democracia, actitudes políticas y reforma del Estado.

  • Facebook Like:

  • LinkedIn:

  • Google Plus One:

Enfoque

Una de las cosas que más me ha costado aprender es dudar de lo que creo, aun de aquellas creencias anudadas a mis convicciones más profundas.

Enfoque

El largo siglo XX de la política costarricense concluyó el pasado domingo. El bipartidismo desapareció desde hace diez años y ahora, finalmente, cayó el último bastión que nos conectaba con los años cuarenta del siglo anterior: el monopolio del control del Poder Ejecutivo por parte de los herederos de alguno de los bandos de la guerra civil de 1948.

Enfoque

Somos una sociedad que, por muchos años, tuvo a viejos y a discapacitados metidos dentro de las casas. Los viejos –“roquillos” para mejor entendernos– quedaban a cargo de las hijas (los varones zafaban el lomo), que resolvían su cuido.

Enfoque

Todo Gobierno hereda un berenjenal al que le sigue. Siempre es así. Gobernar es como bailar sobre un campo minado: bombas enterradas por todas partes, peligro inminente todos los días, sin perspectivas de alivio.

Enfoque

Uno se imagina que el pasado es lo que uno deja atrás y el futuro es lo que viene. Está tan arraigada esa noción que decimos cosas como “¡Avancemos hacia el futuro!” y “¡Dejemos atrás al pasado!”.

Enfoque

¿Cómo harán muchos para saber lo que pasaba en la mente del candidato liberacionista cuando renunció a la campaña electoral? Discuten si fue un acto valiente, una estratagema política; si le faltó carácter o fue chantajeado.

Enfoque

En aquel febrero llovió quince días sin parar. Tieso y parejo como en el año pasado. Otra vez nos apremiaban inundaciones y derrumbes, damnificados por todas partes y gente maldiciendo el clima loco.

Enfoque

Muchas personas entienden la política costarricense actual como una dividida cada vez más entre izquierdas y derechas. Vean ustedes: Frente Amplio (izquierda), PAC (centro izquierda), PLN (centro), PUSC (centro-derecha) y ML (derecha). Todo ordenadito y limpio.

Enfoque

Venezuela es una papa caliente para América Latina. Sé que lo es más para los venezolanos, agobiados por una crisis económica galopante, una deteriorada situación social y una profunda crisis política: un Gobierno cada vez más torpe y autoritario, una oposición dividida, y el enfrentamientos de masas en las calles.

Enfoque

Lo bueno de la política es que todos tenemos opinión. Es nuestro derecho tenerla y vocearla a los cuatro vientos, con cuidado de no traspasar límites legales. Café en mano, disparamos sin más: “Dicen que...”; “Me contó un primo...”; “Fulanito es un tal por cual”.

Enfoque

Las elecciones del domingo pasado no fueron un pulso por cambiar el rumbo del país, sino para desalojar al continuismo. Parece lo mismo, pero no lo es. El oficialismo obtuvo menos de la mitad de los votos logrados por los cuatro principales partidos opositores (64% a 29%).

Enfoque

¿De qué depende el futuro de un país? A pocos días de las elecciones, parecería que todo pende del hilo del partido que gane las elecciones. Nos dicen: “Si no vota por mí, vota por el infierno. Conmigo, al paraíso”. Hummm... en realidad, la cosa no es tan así. En Costa Rica, ni los partidos, y mucho menos los candidatos, tienen tal poder como para decidir por dónde transitará el país en los próximos años.

Enfoque

Una cueva en Argentina es un sitio donde se cambian dólares en el mercado informal a mejor precio y sin arriesgarse a que le metan a uno billetes falsos o le peguen un palo. Hay miles de ellas en todo el extenso territorio de ese país.

Enfoque

Crucé la Cordillera de los Andes hace un par de días por el camino de Santiago de Chile a Mendoza, en Argentina. Es una ruta bruja: parajes imposibles, por empinados, montañas infinitas, rocas de todos los colores, un cielo azul intenso y un paisaje denso de soledad. Salgo de Chile, el país más exitoso de América Latina, y entro a otro, Argentina, que es el reino de la conspiración y el rumor.

Enfoque

Pasó la época de los tamales, esa que remata en los días mágicos de fin de año cuando el tiempo se suspende

Enfoque

Como se esperaba: en Chile, el pasado domingo, Michelle Bachelet (izquierda) barrió a Evelyn Matthei (derecha) en la segunda ronda electoral. Interesante fue la normalidad con que se comunicaron el presidente Piñera (derecha), Bachelet y Matthei luego de conocer el resultado.

Enfoque

Mandela, el hombre que no podía llorar, hizo que el mundo entero, o casi, llorara su muerte. Años de trabajos forzados como reo en una mina de piedra caliza le habían obstruido sus lagrimales.

Enfoque

En toda campaña electoral se manosea la ilusión. La teatralidad, en el sentido de “hacer creer”, es inevitable para persuadir a una gran cantidad de personas que no conocen al candidato de que, en efecto, es la persona indicada para tomar las riendas de un país. Y que los demás, no, que son fatales.

Enfoque

Son “normales” estos tiempos políticos? Por “normal” quiero decir una situación en la que las cosas se mueven y dan resultados dentro de lo predecible. A juzgar por una plétora de analistas políticos, cuya discusión es si Johnny tiene ganada, o no, la elección en primera ronda y cuál será el tamaño de su fracción parlamentaria, uno tendería a decir que sí, que estos son tiempos normales.

Enfoque

Un columnista escribe cada semana y tiene memoria corta. Y, cuando habla sobre política, corre el riesgo de repetirse y aburrir. Hoy, para evitar un bostezo generalizado, busqué lo que dije cuatro años atrás, cuando la crema de pepino aún obraba milagros.

Enfoque

Hecho probado: los ingresos del Gobierno Central no alcanzan para pagar los mandatos de gasto establecidos en la Constitución Política y las leyes. Segundo hecho probado: cada año, los diputados aprueban leyes que crean nuevos mandatos de gasto sin señalar fuentes de recursos frescos para pagarlos.

Enfoque

Hace pocos días, diputados del partido sandinista (gobernante) presentaron un paquete de reformas constitucionales promovidas por el presidente Ortega. Como en el Congreso de ese país tienen mayoría calificada, es razonable pensar que el pescado ya está vendido. En poco tiempo Nicaragua tendrá, por la vía exprés, una Constitución Política renovada.

Enfoque

No pude evitarlo. Con tanto tema por comentar y se me ocurre leer las respuestas de los candidatos a Mr. Costa Rica sobre temas tan complicados como en qué mes se celebrarán las próximas elecciones, y el nombre de algunos candidatos, escritores y libros costarricenses.

Enfoque

¡Déjà vu! Se nos viene encima una complicadísima discusión sobre el tema fiscal y, a juzgar por las primeras reacciones al documento de Hacienda (En Ruta a la Consolidación Fiscal), corremos el riesgo de un refrito político.

Enfoque

Uno escucha diariamente a mucha gente diciendo: “Solo en este país pasa...” tal o cual cosa. Por ejemplo: “Solo en este país pasa lo del puente de la ‘platina’”. O se hunde una calle principal. Lo que queremos decir no es solo que una situación es el colmo, sino que, y aquí viene el narcisismo invertido, somos tan especiales que la sacamos del estadio hasta en lo que hacemos mal.

Enfoque

Ese día, Varguitas, el columnista, se vio guapo. El espejo le devolvió una sonrisa ganadora y, por primera vez en su vida, se permitió ser atrevido. “¿Por qué no?”. Alguien había plantado la idea que ahora germinaba en él. Era cierto: había nacido aquí, coleccionaba títulos universitarios y sus maestras decían que había sido un buen niño. Por ahí no lo iban a agarrar. Además, ¡coño!, tenía derecho: derecho a ser presidente.

Enfoque

¿Vieron? De repente se pudo hacer en pocos días lo que por años se dijo que no servía y no había manera de echar a andar. Me refiero a las rutas intersectoriales de buses, que conectarán Desamparados con Moravia, Guadalupe con La Uruca y esta con Escazú.

Un rompecabezas por armar

El Cuarto Informe Estado de la Educación señala que en los últimos años hubo mejoras en su financiamiento, se ampliaron las oportunidades de acceso educativo, se renovó parcialmente la oferta educativa, se aprobaron disposiciones en favor de los estudiantes y se inició la transferencia de competencias de gestión a escuelas y colegios.

Enfoque

Qué lejos están las elecciones nacionales de febrero entrante! Cuatro meses y un mundo de distancia para todos los partidos políticos.

Enfoque

En el año 2010 Costa Rica participó por primera vez en las pruebas PISA (Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos). Son exámenes que buscan medir la capacidad de los estudiantes de 15 y 16 años para usar sus conocimientos en la resolución de problemas de matemática, ciencias y lectura.

Enfoque

El golpe militar en Chile del 11 de setiembre de 1973 no fue una asonada más de las cientos que tapizaron la historia latinoamericana del siglo XX. Fue un terremoto continental con réplicas mundiales.

Enfoque

Extraña situación: la reputación internacional de Costa Rica es notable, tan positiva que sonroja. Al mismo tiempo, sin embargo, los habitantes de esa supuesta arcadia tenemos una imagen muy negativa sobre el país y su futuro.

Enfoque

Habíamos tenido avisos, cierto: un hueco en la pista del aeropuerto, otro en la Circunvalación a San José. Lo que nunca esperamos, en aquellos días del temporal bíblico, fue que un inmenso hoyo se tragara la mitad de la ciudad, desde Escazú hasta el Museo Nacional, pasando por barrio México. Solo se salvó el San Juan de Dios.

Enfoque

De Daniel Ortega pueden decirse muchas cosas, excepto que no sepa manejar los tiempos con Costa Rica. Es ducho en el arte de enredarle los mecates a los ticos. Sabe que este Gobierno está debilitado, con poco apoyo popular y que cometió monumentales errores en la construcción de la trocha fronteriza.

Enfoque

En los últimos años, tres prejuicios han suplantado la realidad real de la política costarricense: el chancletudo chavista, el ricachón del puro y el político panzón. Este destilado de prejuicios está causando un grave daño.

Enfoque

El suelo es un bien escasísimo en Costa Rica. La aritmérica es así: a los 52.000 kilómetros cuadrados (km²) de territorio continental sáquenle el 26% del sistema de áreas protegidas naturales. Si redondeamos, nos quedamos con 40.000 km². Quite otro 25% de tierras no protegidas pero abruptas y malas para producir.

Enfoque

En los últimos días ha recrudecido un clima político al estilo de “el fin del mundo está cerca”, especialmente entre los grupos empresariales. Que la economía se hunde, que la restricción de crédito del Banco Central es la responsable de los males, que habrá fuertes pérdidas de empleo.

Enfoque

Supongamos. ¿Por qué no hacerlo si a veces, por accidente, la historia puede tomar caminos inesperados? Supongamos que el 25 de julio de 1824, hace 189 años, los liberianos, que querían ser de Nicaragua, les hicieron una astuta maniobra a los nicoyanos, que querían a Costa Rica.

Enfoque

El vicepresidente del Senado italiano, Roberto Calderoli, dijo que una ministra del actual Gobierno de ese país parecía, por negra, “un orangután”. Lejos de disculparse, sacó pecho y miles lo auparon. No es la primera vez que políticos de la Liga Norte, el partido de Calderoli, usan ese lenguaje.

Enfoque

Vaya, vaya: ¿quién decía que la Asamblea Legislativa estaba paralizada si la semana pasada hizo un aporte a la historia política universal? Hasta entonces. la humanidad conocía pocos métodos para propiciar cambios sociales profundos: una revolución, un golpe militar o reformas en democracia. Gracias al ingenio tico, ahora hay una nueva vía: aprobar cambios sociales “sin darse cuenta”.

Enfoque

¿Por qué está perdiendo paso la economía costarricense? Si uno observa el panorama internacional, vital para nosotros, las cosas no han cambiado mayormente: Europa sigue en recesión; no es sorpresa que China esté creciendo a un ritmo menor que antes...

Enfoque

Ya sabíamos que los partidos políticos están en la lona: debilitados, desconectados de la ciudadanía.

Enfoque

Asco. Tráfico de órganos. Asco. Lucro inmoral. Asco. Miseria. Corrupción. Más asco. Señor de bata blanca. Indignación. Rapiña de la necesidad ajena. Tráfico de órganos. Hace semanas el diario mexicano El Universal destapó el tamal: Costa Rica es un destino mundial de turismo de trasplantes de órganos asociado al tráfico ilegal. Como Pakistán, Serbia y otros.

Enfoque

Asco. Tráfico de órganos. Asco. Lucro inmoral. Asco. Miseria. Corrupción. Más asco. Señor de bata blanca. Indignación. Rapiña de la necesidad ajena. Tráfico de órganos. Hace semanas el diario mexicano “El Universal” destapó el tamal: Costa Rica es un destino mundial de turismo de trasplantes de órganos asociado al tráfico ilegal. Como Pakistán, Serbia y otros.

Enfoque

Mientras los aspirantes a diputado del PUSC se agarran a mecos, un episodio más en la apasionante competencia electoral tica, un escándalo conmueve al mundo: un agente de seguridad nacional de los Estados Unidos reveló que su gobierno espía miles de millones de comunicaciones privadas, telefónicas y en la Internet, mediante herramientas sofisticadísimas que le permiten determinar no solo el origen y destino de estas (metadatos) sino sus contenidos específicos.

Enfoque

Me conmovió el asesinato del joven ambientalista que cuidaba nidos de tortugas en Moín. Sentí una profunda tristeza y no solo por la innecesaria y evitable muerte de una persona con toda una vida por delante o por la saña con que los sicarios perpetraron el crimen, sino porque ha muerto un joven de esos capaces de apasionarse por una causa buena, aunque las tortugas no paguen y, por lo visto, nuestra sociedad tampoco. No se trata de fabricar un semidios. El punto es honrar a quien lo merece. Y de no dejar que su asesinato pase inadvertido e impune.

Enfoque

¡Caramba! Así, como si tal cosa, el gobierno creó una norma para clasificar el rango de los presidentes que nos visitan: “Dime qué clase de asueto te doy y te diré cuán importante eres”. Viene Obama y todo Chepe para la choza. Ese es el asuetazo especial para la primera clase: todo el sector público quedito y centro de la ciudad acordonado. Viene el presidente Xi Jinpin de China y, bueno, luego de algunas dudas, concedemos un “asuetín”: algunas partes de San José y ciertos funcionarios a guardarse. Mensaje: no es lo mismo que Obama, pero ¡diay! siga tratando y un día de estos le subimos de clase. Viene el presidente del Perú, México o algún centroamericano y ni asuetazo ni asuetín: con costos un par de tombos con sirena para que el bus de Alajuela se quite cuando vaya para el hotel. Y que ni mates haga. Como uñas: ¿en qué categoría clasificará la Merkel si viene?

Enfoque

En Costa Rica la línea recta no existe. Ni como concepto ni como idea práctica. No me refiero a los caminos que, obligados por nuestra accidentada geografía, serpentean por allí. Quiero hablar de otra cosa y para ello parto de una observación obvia: no hay una avenida que cruce San José de un extremo a otro. Pudimos haberla trazado pero no lo hicimos: siempre hay una curva inexplicable aquí o un tope allá. Y si hay una recta, como en Cartago, nos ocupamos de que no se extienda a las nuevas áreas urbanizadas, un inconexo amontonamiento de barrios. De ahí, paso a una afirmación más general: ocupamos el territorio de la misma manera como pensamos, de manera complicada, llena de recovecos.

Enfoque

Es jueves en la mañana, hace calor, el año se está yendo y, fatal, anda uno con la mecha corta. Por eso pregunto: ¿qué pensar cuando, a lo largo de un periodo prolongado, una democracia no logra decidir sobre nada? ¿Cuando se especializa en enredar todo, convertir la deliberación en jalones de pelo y el final invariable es un acabar con las manos vacías? Cuando digo “nada” y “todo” me refiero a asuntos de importancia colectiva como por ejemplo la reforma fiscal, obras de infraestructura básica, explotación de geotermia o políticas de empleo. Obvio que todos los días se deciden muchas cosas: si fulano es presidente legislativo, si hacer una marcha por la avenida central o por Pital, si comprar un pantalón, pero eso es menudo. En fin, si a los ticos nos encargaran la organización del Juicio Final, no habría final ni juicio: lograríamos la inmortalidad a punto de prórrogas.

Enfoque

Lo verdaderamente importante del 1 de mayo no son las carreritas y compras de votos en la Asamblea Legislativa a propósito de la elección del nuevo directorio legislativo. O quizá, mejor dicho, lo lamentable es que ese culebrón haya acaparado el significado de un día que es, en realidad, la fiesta anual de los trabajadores, un reconocimiento del largo y sufrido camino para el reconocimiento de derechos laborales luego de duras luchas sociales. Ni la jornada de ocho horas, el disfrute de la seguridad social o el derecho a organizarse, asuntos que hoy nos parecen de la más elemental justicia, fueron concesiones graciosas. Es cuestión de revisar periódicos viejos para recordar como muchos poderosos de épocas idas justificaban jornadas de quince horas y el trabajo infantil insalubre.

Enfoque

Ley de hierro de la política nacional: los gobiernos ticos pasan por fases definidas. Inician en la etapa inspiracional, la de los buenos propósitos y promesas de cambio. Esto se acaba en un visto y no visto. Comienza, pues, una segunda fase, también efímera pero más terrenal: la de la iniciativa política. Se definen un par de prioridades, se tuercen brazos para aprobarlas y todo el gabinete habla sobre lo mismo (tema varía según gobierno). Tercera etapa: el guevazo. Un movimiento social, la Sala IV, un escándalo, o todos los anteriores, descarrilan al Gobierno, que se queda con las manos vacías o con una victoria pírrica, que daña su capacidad de conducción.

Enfoque

Nunca pasa, pero pasa: no logré decidirme entre dos temas y, ni modo, esta columna trata ambos. Son asuntos insoslayables, uno en Venezuela y otro aquí, el país más feliz del mundo. Empiezo por Venezuela, donde se ha precipitado una crisis con implicaciones internacionales. La crisis nuestra, como cabía esperar, es chiquitica: el gallinero cocinándose en su salsa. Aun así, inquietante.

Enfoque

El primer trimestre del 2012 ha sido bueno para la diplomacia costarricense. Aprovechando la presidencia pro témpore del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), el Gobierno logró encadenar las visitas a nuestro país de los presidentes de México y próximamente de Estados Unidos para dialogar con los presidentes de la región. Aunque estas visitas no producirán grandes resultados, nos colocan como interlocutor privilegiado con estas potencias a la hora de tratar los temas que interesan a Centroamérica.

Enfoque

He seguido los debates económicos sobre los grandes retos que enfrenta hoy el país. La discusión se ha centrado en cuatro problemas: el tipo de cambio fijo, las altas tasas de interés, el abultado déficit fiscal y el conato de inflación que experimentamos. Todos son temas importantes y muy amarrados entre sí, tanto como enredo amoroso de telenovela. La inflación, se dice, es el peor impuesto para los pobres; para evitarla necesitamos bajas tasas de interés, un manejo prudente del gasto público e impedir una eventual inestabilidad cambiaria.

Enfoque

Buena parte de las teorías de desarrollo modernas ponen como meta el bienestar de las personas. Muy entendible, por lo demás. Luego de siglos en los que la humanidad apenas logró despegarse del umbral de la supervivencia, el avance tecnológico del siglo XX hizo que miles de millones vivieran mejores vidas. Hoy sabemos, sin embargo, que la tecnología por sí sola no nos lleva al paraíso. No juega parejo para todos porque las relaciones de poder políticas y económicas operan selectivamente, sin resolverles a muchos. Aun hoy, en plena era de Internet avanzada, centenares de millones sufren hambre.

Enfoque

Pongamos las cosas en perspectiva. Causa preocupación que el déficit fiscal del sector público sea tan alto (cerca del 5% del PIB, indicador que estima el tamaño de la economía). En los próximos años habrá que hacer milagros para atender gastos en pensiones y salud (10% del PIB), educación (otro 8%) y otros programas sociales, de infraestructura y fomento productivo. Como, tratándose de gobiernos, los milagros no existen, lo más seguro son las tijeras a programas sociales, cosa que afectará a muchas familias, especialmente las de bajos ingresos, para quienes las transferencias públicas son muy importantes.

Enfoque

¿Y ahora qué? A las puertas de una nueva elección, la mayoría de las personas se declaran “sin partido”. Apenas una cuarta parte del electorado simpatiza con el Supercoco de la política nacional, el PLN, y las agrupaciones opositoras no andan lejos del margen de error de las encuestas. El electorado se reparte, escoja usted su lado, entre desilusionados, enojados e indiferentes. Hace rato que la confianza ciudadana en las instituciones y en la economía está en malos números. Todos los días hay protestas de cualquier tipo, por buenas o malas razones, porque nadie aguanta ni medio. Y el Gobierno sigue congelado en el subsuelo. En fin, público lector, la representación política y social del país está en el suelo. Agrego: la próxima elección no resolverá este problema.

Enfoque

En Venezuela, el pos-chavismo arrancó antes de la muerte del presidente Chávez. En los últimos meses, ya muy enfermo y en medio de largas ausencias públicas, el Gobierno y el partido oficial fueron fabricando un mito político, a lo Perón en Argentina. En pleno siglo XXI crearon un nuevo prócer continental: del hombre providencial, el caudillo telúrico que con mano firme dirigía al país, se pasó a la elevación metafísica de Chávez como deidad popular. La figura total (“Chávez es Venezuela”) en sus diversas variantes (“Chávez es el padre de todos”) se anudó a las tradiciones de la religiosidad para asegurar trascendencia más allá de la vida.

Enfoque

Da uno algunas vueltillas por ahí y empieza a ver lo de siempre, rotulitos y calcomanías al estilo de: "Vote por la 8"; "Fulanito diputado" y demás sesudos mensajes electorales que nos recuerdan, ¡oh cielos!, que la política tradicional sigue allí en nuestros barrios, pueblitos y montañas y muy a sus anchas. Y seguirá impertérrita pues hay un pequeño ejército de operadores que sabe que su futuro depende de mover clientelas a fin de lograr la diputación de turno, el puesto en el Gobierno o retener una cuota de poder que luego intercambiará por influencias. A pesar del descrédito de la política, siempre hay una proporción del electorado que juega a lo tradicional.

Enfoque

De los tres poderes del Estado, el Judicial es el único que en los últimos veinte años experimentó un fortalecimiento político, institucional y presupuestario. Pasó, para bien y para mal, de telón de fondo a actor de primera línea en el funcionamiento del Estado costarricense. Multiplicó la cantidad de jueces y operadores judiciales en propiedad y desplegó tribunales por todo el territorio nacional. Presupuestariamente, pasó de un gasto judicial de menos de 20 dólares per cápita por año a 80 dólares. Pese a sus fallas, nuestro Poder Judicial es de los más sólidos y respetados del continente. Buena parte de los cambios, inconclusos y parciales pero sustantivos, fueron liderados por Luis Paulino Mora, el magistrado-presidente fallecido el pasado domingo.

Enfoque

Hoy es jueves 27 de julio del 2034, mediodía, y dicen que hace un calor seco, duro como pan viejo. Hace años dejó de llover. Afuera todo pesa plomo: el sol, el silencio. Adentro, siete millones vivimos en una ciudad-incubadora, movida y climatizada por medio de carbón. Sucia por fuera, limpia por dentro, conectada por autopistas virtuales que diariamente permiten la transportación masiva y simultánea hacia otras burbujas urbanas de miles de personas, millones de productos, trillones de datos, mediante hologramas desmaterializados. El agua se extrae de lo profundo y hay reservas para 20 años más. Luego habrá que abandonar la incubadora. Ya se verá.

Enfoque

¿Es razonable esperar que el poder reforme al poder? Me explico: la Asamblea Legislativa empezó a discutir las recomendaciones del Informe de los Notables para mejorar nuestro sistema político. Más aún, se comprometió a debatirlo a lo largo de varios días, un evento singular con informes de este tipo en la historia reciente. Los diputados tienen la capacidad de aprobar leyes acogiendo algunas recomendaciones. ¿Llegará a algún puerto la discusión legislativa? Por favor, no coman uñas.

Enfoque

Según diversos estudios, somos uno de los países más felices del mundo y, sin embargo, llorar aquí, más que un verbo, es una institución. Así es: en Costa Rica todos lloramos: “Andá y echale una llorada a ver si...” O: “Todos le lloramos y el mae aflojó”. Llorar forma parte de la vida social, algo normal y hasta esperable y no implica deshonra alguna: el duro empresario llora con tal de conseguir un buen trato; el estudiante llora para que le suban la nota; la doñita en la fila, para que le den el papel que necesita. Digámoslo así: bañarse, llorar y cepillarse los dientes son tres normas del manual de urbanidad tico. Más aún, no llorarle a alguien puede ser mal visto, como si el individuo en cuestión fuere tan insignificante que no amerita determinarlo. Llorar es reconocerle valía social.

Enfoque

De las 97 recomendaciones del Informe de la Comisión de Notables, las de más calado son las que propugnan un régimen semipresidencialista. ¿En qué consiste? Hay muchas variedades pero el subtipo que los notables recomiendan se acerca al llamado “presidencialismo parlamentario”. En él se sigue votando por aparte para diputados y presidente; este nombra y remueve a los ministros, como ahora, pero el gabinete puede ser disuelto también por el Congreso. Pueden haber elecciones anticipadas. Los notables no crean la figura de un primer ministro y así evitan el problema del Ejecutivo dividido (cohabitación de presidente y primer ministro de partidos diferentes).

Enfoque

Partidos políticos, sectores sociales y articulistas le han arreado duro a la Comisión de Notables conformada para hacer recomendaciones sobre la gobernabilidad del país. Detalle: su informe no ha sido presentado. Por eso, suave López, leamos primero y luego critiquemos.

Enfoque

Llevamos casi dos décadas con “gobiernos divididos”: en las elecciones nacionales el partido que gana la Presidencia no obtiene mayoría en la Asamblea Legislativa. A esto se ha achacado las pulgas que atormentan al perro flaco de la política tica. Se culpa al gobierno dividido de la incapacidad para aprobar legislación sustantiva, de la trabazón que impide tomar decisiones, los continuos enfrentamientos entre el Ejecutivo y el Congreso e, incluso, el activismo y “excesiva” independencia del Poder Judicial pues los pleitos entre poderes habrían propiciado un Judicial metiche, tentado a joder con la excusa de defender los derechos de la población y controlar actos públicos.

Enfoque

A uno de cada cinco asalariados no se le paga el aguinaldo. ¿Poca gente dirán ustedes? Trescientos mil personas digo yo. Y vean que hablo de asalariados, por lo que no incluyo en la estadística a quienes venden chucherías en la calle que no tienen derecho a aguinaldo debido a su condición laboral. Entre quienes trabajan en el campo y en empresas con menos de 9 empleados, la situación es peor pues el pago del aguinaldo baja a la mitad. Quienes más sufren son los trabajadores menos calificados, los que trabajan jornada parcial o viven en la zona sur o Guanacaste. No hay ningún sector económico donde la ley se cumpla cabalmente: incluso entre empresas grandes este derecho se escamotea, eso sí en menor proporción que en el resto.

Enfoque

Otra vez estamos en esa época cuando soltamos amarras, la sociedad entera se deja estar y se nos implantan los días sin tiempo o, más exactamente, esos momentos cuando nos invade la ilusión del tiempo detenido, una breve hibernación de la brutal realidad, súbitamente relegada a un plano distante. Y así, de repente, nos damos el lujo de guardar esperanza de que, en pocos días, quizá el mundo se torne menos duro que lo habitual. Quizá y quien quita un quite.

Enfoque

El lío con las protestas de los motociclistas retrata, en pequeñito, el estado de nuestro sistema político. Un actor no convencional, el de las motos, descubre, casi de manera espontánea, que organizando bloqueos logra captar la atención pública y obtiene un sustancial poder de negociación con el Gobierno. A este actor se le asocia una organización social formal, en este caso un sindicato, cuyo liderazgo obtiene una oportunidad para mantener presión sobre el Ejecutivo. Por su parte, luego de caras bravas, declaraciones de firmeza y demás rutinas, el Gobierno cede facilito y la Asamblea Legislativa corre con inusitada eficiencia para aprobar una ley que favorece a los motociclistas, ley que, de paso, friega a los dueños de carros, quienes deberán pagar las concesiones hechas a los manifestantes.

Enfoque

Espero, parece que no he hecho otra cosa en todo el día que esperar. Como todo el mundo en el salón. Ser ciudadano tico en diciembre es un ni modo. Y eso que, lo reconozco, cada vez puedo hacer más trámites desde la soledad de mi computadora. Sin embargo siempre quedan los indelegables, irreductibles al progreso. La cuestión es que en el hastío entro en conversa con la señora del lado, oigo al de allá punzando al saprissista aquel que, código manda, pone al mal tiempo buena cara y otra vez será. No falta el conectado con la política que se ufana de ser cuate del precandidato aquel. En fin, un trámite público es un igualador social y el hastío una inopinada ocasión para el encuentro ciudadano pues, parloteos aparte, el enemigo está claro: el burócrata de la ventanilla, el tirano del sello, ese con el poder de arruinar o no nuestro día.

Enfoque

Conocí la semana pasada una persona que se quebró el tobillo por caerse del zapato. Como lo oyen: cuestión de tacones excesivos y, ¡claro!, un tropezón y al abismo. Suena absurdo, pero es un episodio real y ahí están unas muletas para el que pregunte. Con todo, el episodio me parece menos absurdo que observar, incrédulo, las colas inmensas de gente codeándose impacientes a las tres de la mañana en tiendas de electrodomésticos o supermercados, desesperados por comprar cualquier cosa, salir satisfechos con la vida y luego opinar, ¡cómo no!, de lo mal que anda el país.

Enfoque

Calma. Ya sabemos que el Gobierno está en la lona; que los partidos andan más golpeados que jarro de cantina y la gente está que trina. Y todo envuelto en protestas sociales, diputados metiendo los escarpines y, vaya novedad, jueces protestando en las calles. Andamos con una prolongada migraña colectiva que mina la confianza en nuestras propias capacidades como nación para resolver los problemas. Duele la cabeza, pero, quiero afirmar, el mundo no está al revés, de veras.

Enfoque

Los políticos poderosos siempre tratarán de colocar fichas en la Sala Constitucional para lograr una integración favorable a sus intereses. Ni que fueran Carmelitas Descalzas para renunciar de partida a cotas de influencia en un órgano con tanto poder como ese. Pero una cosa es querer y otra poder: una seña de profundo deterioro de la política es cuando los que mueven los hilos hacen chapuzas. Si las “autoridades políticas superiores” anduviesen finas, habrían entendido, pensando a lo Maquiavelo, que lo más conveniente para ellos era llenar las vacantes que se producirían a corto plazo en la Sala y pactar los reemplazos, “uno pa’tí y otro pa’mí”. Ir llenándola, sotto voce, con “personas seguras”. Otra vaina es que lo lograran, pues también hay muchos ojos ciudadanos vigilantes, pero una cosa es una jugada de billar y otra un elefante en una cristalería.

Enfoque

Ando “sangrón” y pregunto: ¿cuál será el resultado de la investigación legislativa sobre las irregularidades en el financiamiento político durante la pasada campaña electoral? Desde hace meses los diputados examinan las tortas en el Libertario, en Liberación, en Restauración y más recientemente, en el PAC. Tortas, faltaba agregar, que han salido a la luz pública solo porque en 2009 una reforma al Código Electoral dio al Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) nuevas herramientas de fiscalización. Estos son los escenarios:

Enfoque

Ahora que Obama fue reelegido presidente de los Estados Unidos, proliferan las teorías para explicar su gane. Que la economía mejoró en los últimos meses; que Romney fue un mal candidato; que Obama tenía mejor organización electoral. En fin, pululan los sabios del día después que, faltaba más, ya sabían lo que iba a suceder. Uno de los artículos más inteligentes que he leído al respecto es el de Robert Samuelson del Washington Post. La semana pasada publicó una pieza resumiendo dos teorías: lo que se diría si Obama ganaba y lo que se diría si Romney era el triunfador. Taco a taco. Una fina ironía a las teorías prefabricadas.

Enfoque

En estas semanas hemos asistido a la implosión de casi todos los partidos políticos. Pleitos públicos, acusaciones legales, remedos de alianza, en fin, los condimentos de un naufragio. Se salva por ahora Liberación Nacional que, aferrado a la tabla del continuismo, al menos flota. Quizá ese es su secreto: flotar al garete pero sobrevivir. Algo sabe el gallo por viejo...

Enfoque

Pregunto: ¿Hay una élite del poder en Costa Rica? “Pero: ¿cómo no va a haberla?”, diría un lector. Y agregaría: tenemos gente poderosa que todos los días moldea las principales decisiones del país y comanda la sociedad por su influencia en los mercados y la política. Entonces, ¿cómo no va a haber una élite, Vargas? A pesar de los pesares, la pregunta no es tan tonta como parece. ¿Quién dice que hay solo una élite del poder y no varias compitiendo por agrandar sus ámbitos de influencia? ¿Que los poderosos están coaligados por alguna unidad de propósitos por encima de sus intereses particulares? Poderosos concretando conveniencias siempre habrá, pero no siempre conforman una élite con espíritu de cuerpo y con idea del país que quieren construir.

Enfoque

“Es la guerra del hambre, señor”, me explica el lustrabotas, apurándome a bajar de la silla mientras se disputa un nuevo cliente con su colega del lado. Y agrega: “La guerra de todos los días”. Síntesis brutal. Me mira directo a los ojos y no adivino, en su gesto, si se está excusando por apurarme o si desafía mi lentitud en recoger los chunches, mi torpeza por no entender lo evidente: que en su mundo, sin protección laboral ni mañana cierto, un descuido hace la diferencia entre redondear o no el día. Puedo permitirme alargar la charla, que era en lo que estábamos apenas un segundo antes, pero él no.

Enfoque

Pese a estar enfermo y desgastado por 14 años de gobierno, Hugo Chávez ganó, holgado, las elecciones en Venezuela. La gente votó por quien quiso y su voto fue respetado, pero la competencia electoral no fue limpia. Hubo burro amarrado contra tigre suelto: el oficialismo usó sin controles el aparato de Estado para ganar y ganó. Sin embargo, esta no es la única explicación: mucho del electorado pobre lo votó otra vez porque Chávez ha distribuido en programas sociales una parte de la riqueza petrolera. La vieja clase política se la robó por décadas, sin repartir, y muchos no olvidan aún.

Enfoque

Todos tenemos derechos. Cierto. Ciertísimo. Y agrego: ¡qué bien! Después de todo, un derecho puede verse como ese poder que no delegamos en una autoridad y que conforma (y protege) un ámbito irreductible de autonomía personal. Más aún: un habitante de Costa Rica tiene mucho más derechos hoy que treinta años atrás, en virtud de su constante creación por parte de la Asamblea Legislativa así como de su tutela por la Sala IV. Tenemos, además, más conciencia de que los poseemos y menos reparos a defenderlos cuando creemos que alguien los viola.

Lo sentimos, no se encontraron resultado sobre: Lo más leído

Foro

  • La economía según la Constitución

    La teoría económica nos recuerda que, para crear riqueza, las sociedades echan mano de los recursos naturales, el capital y el trabajo.

  • Los dos Méxicos

    México está de moda en los titulares de los diarios, y ahora de manera por demás positiva. En enero se cumplió el vigésimo aniversario de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan), que creó un mercado excepcional con los Estados Unidos y el Canadá y contribuyó a situar a México en los primeros puestos de exportadores de manufacturas.

  • A propósito de Intel

    Las noticias recientes nos han dejado perplejos: justo durante el curso de Negocios Internacionales con mis alumnos del Instituto Tecnológico, nos llegó la noticia de que Intel se iba de Costa Rica. ¡Yo rogaba a Dios que fuera un rumor!

  • Abstencionismo: menos drama y más responsabilidad

    En la nota “TSE culpa a los políticos por alto abstencionismo” (La Nación, 8 de abril del 2014), el redactor recoge con cierta dosis de imprecisión las apreciaciones que, sobre el tema del abstencionismo, compartí en la conferencia de prensa del día anterior. De ellas no puede colegirse que el TSE (que es más que su presidente) culpe solo a los políticos por el abstencionismo registrado el pasado 6 de abril.