Quienes somos

Jacques  Sagot

Jacques Sagot

  • Facebook Like:

  • LinkedIn:

  • Google Plus One:

     

La poesía y la madre

El lenguaje ha sido forjado, comprensiblemente, para expresar las más primarias, urgentes, elementales de nuestras necesidades.

Opinión: ‘El gol de Rivelino’

Hurgando en el caos de mis viejos escritos he encontrado este texto, que quiero compartir una vez más con ustedes.

Opinión: Sepamos celebrar

No invitemos a la muerte a nuestra celebración. Declarémosla non grata.

Lo que el fútbol ha hecho de la mujer

La sociedad héroe deportivo-modelo de pasarela es hoy prácticamente una institución, un consorcio, un binomio inevitable.

Opinión: Hefner y el fútbol

El 3 de setiembre de 1989 se disputa, en el Estadio Maracaná, un juego decisivo entre Brasil y Chile para la clasificación al Mundial Italia 90.

Televisión prostituida

¿Cómo podría una hija por excelencia de la tecnología y el maquinismo capitalista socavar la autoridad de su progenitor, fomentando el espíritu crítico de la gente?

Humilditos, chiquititos, modestitos

El tico cultiva la “humildad” del autoempequeñecimiento: eso sí es enfermizo y reprobable.

Mi recompensa

La música tiene un efecto soteriológico y salvífico sobre el ser humano, virtudes terapéuticas

Opinión: Identificar al enemigo

La maestría sobre nosotros mismos: sin ella seremos simiente de derrota. Cierto del fútbol como de la vida.

Loco de amor por Ophélie

Ophélie conocía su lugar en el mundo y comprendía mejor que yo la podredumbre de Dinamarca

¡Qué fácil, reír de los demás!

Nos hemos convertido en una turba ciega, iracunda, morbosa, cruel e inmisericorde, que vive de la mofa, de la rechifla, del desprecio de nuestros deportistas.

Opinión: No llegamos ni al paleolítico

Fútbol para criminales, asesinos, sádicos y dementes. No quiero tener nada que ver con esta porquería.

Clara Wieck: una virtuosa de la música… y del amor

Seguimos hoy nuestra serie de notas dedicadas a mujeres compositoras con la gran Clara Wieck, una de las más grandes pianistas de su época.

La policía de la sexualidad

Funden la ética sobre basamentos más significativos: las calidades humanas que son realmente esenciales para la convivencia.

Opinión: Una nueva responsabilidad

Brasil 2014 nos deparó una generación de jugadores excepcionales. Pero solo uno de ellos será recordado de aquí a cincuenta años en el mundo entero.

Burocracia orgásmica

La burocracia es un parásito cebado en la sangre misma de nuestro ser: el tiempo

Mundo - inmundo, sociedad - suciedad

Me indigna que semejante malandrín como Mayweather pueda infectar el planeta impunemente con sus deletéreos comentarios.

El linchamiento cibernético

Las redes sociales le han dado vitrina, altoparlante y la ilusión del poder al imbécil.

Opinión: Un laboratorio de la inmisericordia

En Brasil, la pena máxima para un asesino serial es de 30 años, Barbosa tiene 40 de estar expiando el crimen de haber recibido un gol.

Opinión: Benito Floro contra los dados

Señor Floro, ponga en práctica su “merecimientismo” exorbitado una última vez, y pregúntese, la mano en el corazón: ¿merezco yo a este equipo?

Cécile Chaminade: vértigo y seducción de una melodía

Cécile Louise Stéphanie Chaminade, nacida en París el 8 de agosto de 1861, hija de un próspero financista, fue una niña prodigio como compositora, pero tuvo que desenvolverse en un medio furibundamente patriarcal que por poco la aplasta bajo sus infames prohibiciones.

Antihumanismo suicida

La filosofía del ecologismo ha asumido dos perfiles no solo diferentes, sino antagónicos.

Opinión: ¡Salud, artista!

Ustedes pueden hablarme todo lo que quieran de Messi y CR7, pero yo les respondo: el mundo echa de menos a Ronaldinho.

Opinión: Monocromatismo

No fue la nieve. No fue Aguilar. No fueron los lesionados. No fue la dirección del viento. No fue el hecho de que algunos jugadores llegaron “desencanchados”, y otros, por el contrario, sobre trabajados. Perdimos porque somos inferiores.

Consagración del becerro de oro

Bajo ninguna circunstancia es posible amasar obscenas cantidades de dinero sin pasar por encima de muchísima gente.

Opinión: Futbolito tercermundista

Triste, triste torneo: una lenta, inocua calesita, un carrusel que gira monótonamente: una y otra vez pasan los mismos caballitos, suben y bajan, y todos bostezamos.

Hildegard von Bingen: Una mujer inextinguible

Con este artículo dedicado a la mítica Hildegard von Bingen iniciamos una serie consagrada a las más importantes compositoras de la historia de la música.

Opinión: Solo acepto el triunfo

Que la clasificación para Rusia 2018 sea nuestra más importante meta, no significa que absolutamente nada más de lo que hagamos tenga ninguna relevancia.

No saber morir

De ahí viene todo el dolor del mundo: de que ningún ser humano real –no abstracto– ha jamás sido programado para aceptar la muerte.

Opinión: Benito Floro no florece

Floro pasó por 20 equipos, la vasta mayoría de ellos de ínfimo nivel… y una gris temporada con el Real Madrid, hace 23 años: apenas para impresionar a politos deslumbrados.

Opinión: Pinto volverá

Soy de los que creen que Pinto podría, en algún momento, volver a ser técnico de la Selección. No solo lo considero plausible: lo quiero, deseo que ocurra. No será con la actual generación de jugadores —la relación con el hondureño quedó demasiado viciada por el odio—, pero podría ser para el proceso eliminatorio del Mundial 2022, por ejemplo.

Sinfonía N.° 2 de Mahler: Resucitar en Mi bemol mayor

La música de Mahler es toda ella un inmenso acto de fe. Determinar cuál era el nombre de su Dios se me antoja, por poco, una infidencia. El hecho es que creía en una vida en el más allá, y de ello es prueba la Sinfonía Resurrección .

Opinión: No tenemos Selección

Costa Rica no va en segundo lugar de la hexagonal en virtud de su buen juego, sino porque Honduras y Trinidad y Tobago atraviesan una de las fases más oscuras de su historia futbolística.

Mi ‘ars poetica’

Soy muy reactivo cuando tratan de imponerme una visión –de las muchísimas concebibles– de la poesía o la prosa. En particular, me irritan aquellas que se pretenden tributarias de una “estética estítica”.

El verdadero Lilliput

Lilliput es el reino habitado por una fauna humana tediosamente homogénea. Bajo la apariencia de la pluralidad se esconde la más monocorde homogeneidad de valores.Jacques Sagot

Opinión: Lo indecible

Dejen a la gente ser feliz, señores, y procuren también serlo ustedes… si es que el inquisitorial e implacable policía que llevan dentro se los permite.

Opinión: El poeta y el pateador

Juega el Tottenham. Un balón queda suelto en esa zona limítrofe del área: la frontera entre la realidad y la fantasía, ahí donde se distinguen los poetas de los meros pateadores de bola.

El músico y su quimera

Hacer música es una labor esencialmente paradójica.

Saprissa, “modelo para armar”

Saprissa es un equipo “invernal”. Gana en diciembre, de inmediato es saqueado y desmantelado, le toma seis meses volver a armarse, y con algo de suerte vuelve a ganar en el siguiente invierno.

‘¿Dónde está la naricita?’

Lo que durante el siglo XIX fue abordado con inmensa dignidad estética, y a modo de reflexión, ha degenerado en una atomización, una disgregación, una verdadera carnicería del cuerpo humano.

Opinión: Keylor Navas y el supremacismo hispánico

“Indio divino, domador de palabras” -era la forma en que Ortega y Gasset se refería a Rubén Darío-”.

Opinión: Gozar con mesura, llorar sin rencor

Vivamos el fútbol entendiendo que, por hondo que sea nuestra devoción por un equipo, el estadio es un rectángulo minúsculo.

Yves Debroise, el profesor

Once a teacher always a teacher, dicen los americanos. Así que el pobre Yves está condenado a ser mi profesor. No es una opción; es un estigma.

Opinión: Ya basta, don Hernán Medford

Es peligroso, lo que está haciendo don Hernán. Peligroso y perverso. Me refiero a sus prácticas “auto-racistas”.

El arte, estrategia de vida

El arte es una estrategia de supervivencia. El alma canta, en efecto, para no morirse.

Opinión: Esa enfermedad llamada fútbol moderno

A manera de profecía orwelliana o huxleyana, vaticinaré que el fútbol propenderá cada vez más a producir un tipo de jugador indiferenciado, polifuncional, mecanizado.

Opinión: La enferma alma del Cartaginés

Bueno, Cartaginés, perdedor emérito del fútbol nacional, fracasa por quinta vez consecutiva en su tentativa de colarse en la cuadrangular final.

Opinión: Guaro, mujeres y fútbol

Es perverso. Ofensivo. Denigrante. Indigno. Es ideológicamente peligroso. Venderle a la gente la noción de que el fútbol se disfruta más cuando hay alcohol y mujeres de por medio.

El acto ético por excelencia

Solo debe tener hijos aquel que ame la vida y la considere, con todo su gozo y dolor, una experiencia esencialmente bella.

Opinión: Los invencibles, irreductibles enemigos de Keylor Navas

Un portero extranjero, para el Real Madrid -atención a los conceptos de realeza, de majestad, de monarquía implícitos en su nombre- es una piedra en el zapato.

Opinión: La importantísima futilidad del honor

El honor es una virtud en baja en la “bolsa de valores” axiológica del mundo. La gente ya no se mata o se reta a duelo por afrentas al honor.

Cosas del arte

El cuadro de la iglesia de Auvers-sur-Oise, de Van Gogh, hace que la materia inanimada adquiera vida propia, autónoma.

El libro: más que materia

Como los seres inteligentes que son, los libros dialogan. Los hay que son locuaces, parlanchines; otros son más parcos, más económicos de palabras.

Opinión: Nada de nada, sobre nada de nada

Señor Ramírez: cromitos, jackses o canicas, poco importa: procure que para el próximo compromiso el equipo siquiera juegue a “algo”.

Opinión: El calvario del guerrero

Los envidiosos, los habitantes de la sórdida Liliput, esos que no yerran, porque ni siquiera se atreven a vivir.

El pus de nuestro fútbol

Técnicos que acceden a alinear a sus jugadores únicamente si estos les dan su diezmo, negociado sub umbra en las sórdidas reconditeces de los camerinos. Futbolistas que, literalmente, tienen que comprar su derecho a jugar.

Carta para la señorita Emma Stone

Una invitación para que la galardonada actriz conozca la realidad de nuestra Costa Rica

Sobre la poesía

La poesía, en las antípodas de la ciencia, le restituye al mundo su unidad.

Opinión: Annus horribilis

Nos embobamos con el fuego de artificio, no lo perpetuamos, no lo convertimos en luz de nuestras ahora tristes noches de fútbol.

Opinión: Creer contra todo

El vínculo de la afición cartaginesa con su equipo es diferente del que anima a todas las demás torcidas del país. El hincha cartaginés ama a su cuadro, y no pide nada en cambio. Es amor puro.

Modest Músorgski: el alma rusa hecha piel

Los días 3 y 5 de marzo, la Orquesta Sinfónica Nacional empezará su temporada con una obra del compositor Modest Músorgski, inspirada en los cuadros de su amigo Victor Hartmann.

Opinión: ‘Liberia, la indignidad de la mendicación’

Lo de Liberia va más allá del desfinanciamiento. Tirar a 11 hombres con hambre en un terreno de juego es involucionar al circo romano, es un pecado de lesa humanidad, y en el sentido más riguroso del término, una violación a los derechos humanos.

¿Descartar a Descartes?

¡Así que compre su boleto, y dispárele a Descartes! ¡Pobres cretinos, filosofastros de pretil!

¡Vida, vida, siempre más vida!

Marchand es el gozo de la vida, el gozo de ser, el gozo de dar, el gozo de recibir, el gozo de saberse bendecido por ese milagro inexpresable y multiforme que es el vivir.

Insospechada misión de la poesía

La poesía –criatura de elusiva, quizás imposible definición– es tenida por mucho menos de lo que en realidad es.

Fútbol -Vida

Eso es la vida. Eso es el fútbol. Por eso es bello, y terrible, inherentemente violento, emocionante y vertiginoso hasta la locura.

Ella Fitzgerald: La tigresa ruge… y también susurra

Ella Fitzgerald, cuyo centenario celebramos este año, fue una de las voces egregias de su siglo. Su voz era singular, inconfundible: corría por la sala y nos penetraba, la respirábamos y bajaba hasta nuestros pulmones, nos atravesaba y contenía como una especie de líquido amniótico, se resobaba contra nuestros cuerpos y, por último, se quedaba a residir por siempre en nuestra memoria.

Madre-espacio, padre-tiempo

El espacio puede ser grato; el tiempo, sin embargo, siempre es infame.

Vamos, un poquito más… ya casi entramos en el paleolítico

¿Cómo habrían reaccionado, en este caso, Medford, Jafet o Jeaustin?

Sapos quisieran ser alondras

Hoy, nuestros prestes del idioma nos dicen que cualquier expresión es correcta

Opinión: Lo que Benito Floro jamás podrá

¿Saben los liguistas conjugar en todos los tiempos imaginables el verbo “esperar”? Ese es mi punto.

Costa Rica, calladita más bonita

Costa Rica ya no sabe hablar. Es una nación profundamente inculta.

Opinión: Ojalá me equivoque

Me sorprendería mucho ser el único saprissista que no celebra con berliozianas fanfarrias y extáticas prosternaciones la llegada de Saborío.

Epifanía

En El hijo pródigo de Rembrandt sobresale el perdón por encima de todo.

Opinión: De floripondio a vilipendio

Los liguistas exultan con su llegada. No habría sido mayor el deslumbramiento de ciertos indígenas —los naturalmente proclives al malinchismo, que los había también fieros— al verse ante la presencia de Juan de Cavallón o Pedrarias Dávila.

Calistenia de la palabra

En tanto que escritor me he sometido con frecuencia a este ejercicio: no consignar una frase, por simple que parezca, en la cual no sea capaz de proporcionar una definición exacta de cada palabra.

Por qué no soy nietzscheano

La espuria, filosóficamente arbitraria aplicación del evolucionismo darwinista y del modelo biologista a la vida social son responsables de las más abyectas aberraciones sociales de nuestra época.

Treinta y tres tonalidades de morado

¿Que si estoy eufórico? ¡Por supuesto, y no muevo un dedo por disimularlo! No tengo por qué: esta es una columna de opinión, y más que permitido, es deseable que el comentarista proclame sus colores. Soy saprissista, sí.

Opinión: El técnico ideal

Carlos Watson es un aristócrata del fútbol. El único verdadero caballero del fútbol nacional. Dimana toda la intensidad del mundo, pero siempre bajo control.

El villancico, en alas del tiempo

Herencia cantada: Una rica tradición oral alza la voz en la época navideña y nos acercamos a su historia

Lo sentimos, no se encontraron resultado sobre: Lo más leído

Logo Nacion

Llorente de Tibás, 400 metros este del cruce.
Código Postal: 10138-1000, San José, Costa Rica.

Teléfonos

(506) 2247-4747

Fax

(506) 2247-5022

Servicio al cliente

(506) 2247-4343
(506) 2247 4366 (Fax)

Central de redacción

(506) 2247-4141

Publicidad

(506) 2247-4949

Económicos

800-ANUNCIE