Quienes somos

Jacques  Sagot

Jacques Sagot

  • Facebook Like:

  • LinkedIn:

  • Google Plus One:

     

El libro: más que materia

Como los seres inteligentes que son, los libros dialogan. Los hay que son locuaces, parlanchines; otros son más parcos, más económicos de palabras.

Opinión: Nada de nada, sobre nada de nada

Señor Ramírez: cromitos, jackses o canicas, poco importa: procure que para el próximo compromiso el equipo siquiera juegue a “algo”.

Opinión: El calvario del guerrero

Los envidiosos, los habitantes de la sórdida Liliput, esos que no yerran, porque ni siquiera se atreven a vivir.

El pus de nuestro fútbol

Técnicos que acceden a alinear a sus jugadores únicamente si estos les dan su diezmo, negociado sub umbra en las sórdidas reconditeces de los camerinos. Futbolistas que, literalmente, tienen que comprar su derecho a jugar.

Carta para la señorita Emma Stone

Una invitación para que la galardonada actriz conozca la realidad de nuestra Costa Rica

Sobre la poesía

La poesía, en las antípodas de la ciencia, le restituye al mundo su unidad.

Opinión: Annus horribilis

Nos embobamos con el fuego de artificio, no lo perpetuamos, no lo convertimos en luz de nuestras ahora tristes noches de fútbol.

Opinión: Creer contra todo

El vínculo de la afición cartaginesa con su equipo es diferente del que anima a todas las demás torcidas del país. El hincha cartaginés ama a su cuadro, y no pide nada en cambio. Es amor puro.

Modest Músorgski: el alma rusa hecha piel

Los días 3 y 5 de marzo, la Orquesta Sinfónica Nacional empezará su temporada con una obra del compositor Modest Músorgski, inspirada en los cuadros de su amigo Victor Hartmann.

Opinión: ‘Liberia, la indignidad de la mendicación’

Lo de Liberia va más allá del desfinanciamiento. Tirar a 11 hombres con hambre en un terreno de juego es involucionar al circo romano, es un pecado de lesa humanidad, y en el sentido más riguroso del término, una violación a los derechos humanos.

¿Descartar a Descartes?

¡Así que compre su boleto, y dispárele a Descartes! ¡Pobres cretinos, filosofastros de pretil!

¡Vida, vida, siempre más vida!

Marchand es el gozo de la vida, el gozo de ser, el gozo de dar, el gozo de recibir, el gozo de saberse bendecido por ese milagro inexpresable y multiforme que es el vivir.

Insospechada misión de la poesía

La poesía –criatura de elusiva, quizás imposible definición– es tenida por mucho menos de lo que en realidad es.

Fútbol -Vida

Eso es la vida. Eso es el fútbol. Por eso es bello, y terrible, inherentemente violento, emocionante y vertiginoso hasta la locura.

Ella Fitzgerald: La tigresa ruge… y también susurra

Ella Fitzgerald, cuyo centenario celebramos este año, fue una de las voces egregias de su siglo. Su voz era singular, inconfundible: corría por la sala y nos penetraba, la respirábamos y bajaba hasta nuestros pulmones, nos atravesaba y contenía como una especie de líquido amniótico, se resobaba contra nuestros cuerpos y, por último, se quedaba a residir por siempre en nuestra memoria.

Madre-espacio, padre-tiempo

El espacio puede ser grato; el tiempo, sin embargo, siempre es infame.

Vamos, un poquito más… ya casi entramos en el paleolítico

¿Cómo habrían reaccionado, en este caso, Medford, Jafet o Jeaustin?

Sapos quisieran ser alondras

Hoy, nuestros prestes del idioma nos dicen que cualquier expresión es correcta

Opinión: Lo que Benito Floro jamás podrá

¿Saben los liguistas conjugar en todos los tiempos imaginables el verbo “esperar”? Ese es mi punto.

Costa Rica, calladita más bonita

Costa Rica ya no sabe hablar. Es una nación profundamente inculta.

Opinión: Ojalá me equivoque

Me sorprendería mucho ser el único saprissista que no celebra con berliozianas fanfarrias y extáticas prosternaciones la llegada de Saborío.

Epifanía

En El hijo pródigo de Rembrandt sobresale el perdón por encima de todo.

Opinión: De floripondio a vilipendio

Los liguistas exultan con su llegada. No habría sido mayor el deslumbramiento de ciertos indígenas —los naturalmente proclives al malinchismo, que los había también fieros— al verse ante la presencia de Juan de Cavallón o Pedrarias Dávila.

Calistenia de la palabra

En tanto que escritor me he sometido con frecuencia a este ejercicio: no consignar una frase, por simple que parezca, en la cual no sea capaz de proporcionar una definición exacta de cada palabra.

Por qué no soy nietzscheano

La espuria, filosóficamente arbitraria aplicación del evolucionismo darwinista y del modelo biologista a la vida social son responsables de las más abyectas aberraciones sociales de nuestra época.

Treinta y tres tonalidades de morado

¿Que si estoy eufórico? ¡Por supuesto, y no muevo un dedo por disimularlo! No tengo por qué: esta es una columna de opinión, y más que permitido, es deseable que el comentarista proclame sus colores. Soy saprissista, sí.

Opinión: El técnico ideal

Carlos Watson es un aristócrata del fútbol. El único verdadero caballero del fútbol nacional. Dimana toda la intensidad del mundo, pero siempre bajo control.

El villancico, en alas del tiempo

Herencia cantada: Una rica tradición oral alza la voz en la época navideña y nos acercamos a su historia

Para volver a creer

Lo inesperado puede suceder durante un viaje en taxi.

¿Sabemos morir?

La vida confiere sentido a la muerte, como la muerte confiere sentido a la vida.

Opinión: ¡Levántate y anda!

Cartaginés es un cadáver futbolístico. Un fósil de la era carbonífera. Justamente por cuanto ha tenido jugadores míticos y técnicos de prosapia, resulta inaceptable su esterilidad de tres cuartos de siglo.

¡Urgente convocatoria!

Estoy listo para tocar donde sea, el día que sea y a la hora que sea, y hacerlo tantas veces como sea necesario para víctimas del huracán.

Opinión: Fútbol y tiempo

A propósito de la característica “puntual” del delantero, juzgo oportuno evocar un concepto del filósofo francés Vladimir Jankélévitch, extraído de su maravilloso libro Lo irreversible y la nostalgia , excepcional reflexión en torno al tiempo.

Un sueño de piedra

La ‘anciana’ Biblioteca Nacional fue asesinada a los 64 años de edad. ¿Podemos reconstruirla?

Opinión: Cartaginés supera al cometa Halley

¿Cómo pueden vivir así? ¿Cómo concilian el sueño? ¿Cómo se aprende a ser un derrotado perpetuo, automático, un "perdedor emérito"?

Vivir, durar

Comenzamos por tener ideales. Una vez racionalizados, se convierten en convicciones.

Opinión: ¡No al pensamiento liliputiense!

Un día sí y el otro también, es la misma lacrimosa cavatina: “¿Seremos capaces algún día de repetir le proeza de Brasil 2014?”. “¿En cien años, tal vez en doscientos?”. Criaturas de poca fe, que somos.

Sinfonía del adiós para un siglo que se extingue

Brahms era implacablemente autocrítico: nunca entregó a sus editores obras que no hubiese revisado cien veces, y tuvo la previsión, poco antes de su muerte, de destruir toda pieza abocetada, todo proyecto abortado, cualquier cosa que lo sub-representase para la posteridad. Un acto de responsabilidad y de respeto supremo con su público.

Camino trazado

Hace mucho elegí ser vino y no coca-cola.

Guilherme Farinha: bocazas, populista y maleducado

Quizás un día los directivos consideren la materia humana de los técnicos antes de contratarlos. Su clase, su decencia, su aristocracia espiritual, su calado ético. Será un día glorioso para nuestro fútbol.

Opinión: ¡Qué lloradera, don Hernán Medford!

En primer lugar, no le quitaron el primer lugar “a él”. Se lo quitaron al equipo

Costa Rica descerebrada

Nuestros estudiantes tienen problemas de lectoescritura que los incapacitan aun para la más sencilla exégesis de texto.

Justicieros cuando les conviene

Vivimos en una sociedad que se quiere open-minded, y nos insta cada vez más vehementemente a no juzgar.

Opinión: El fútbol que sueño

Mi vivencia del fútbol integra la libido dominandi y la libido sentiendi: ganar, sí, pero con hermosura. Es una implosión del belicismo romano y el culto helénico a la belleza.

Opinión: Saprissa no sabe digerir los goles en contra

Saprissa perdió porque cometió un error psicológico. De los más básicos y elementales que quepa concebir. Jamás le hubiera pasado a Herberger.

Entrada del día: Ensalada de diputados

Once hipótesis de Jacques Sagot del porqué los costarricenses votan por distintos partidos en la papeleta de diputados.

Opinión: Más, mucho más que campeones

El mundo no fue un lugar placentero, durante la Guerra Fría.

El regalo no apreciado

El efebo más bello de Atenas quería el cuerpo de Sócrates. Pero este nunca se lo dio. ¿Qué hizo en su lugar?

Opinión: A Jeaustin Campos, ¿quién es “resulta”?

El técnico neblinoso Jeaustin Campos protesta porque “resulta que a Marvin Angulo no se le puede ni tocar”.

El despertar de las piedras

Entrar en la capilla de Sainte-Blaise-des-Simples es asomarse al alma de Cocteau.

Opinión: Los modernos castrados

Cumplo con mi deber de denunciarlo: es una gravísima violación a la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El Ministerio de Educación haría bien en desinfectar esta úlcera social.

Opinión: Semblanza de un poeta

Kazimierz Deyna: más que un futbolista profesional, un príncipe que, entre mil otros donaires, se daba el tupé de jugar fútbol —¡y con qué mayestática prestancia lo hacía!— cuando bien le placía.

Opinión: ¡Dejen de joder!

El fútbol es gozo, espontaneidad, celebración de la belleza y la eficacia, estallido y exultación, es sufrir, gritar, llorar y embriagarse de felicidad.

'La cumparsita', vida y aventuras de una melodía

Nadie sabe con exactitud cuándo empezó a recorrer los caminos del planeta. Probablemente fue a principios de 1916, en el café La Giralda, Montevideo.

El jugador educa a su afición

Sócrates reivindicó su derecho al amor incondicional por parte de la torcida. La modeló, la esculpió, le dio forma, la pulió hasta que se sintió satisfecho con ella. Un genio de su calibre puede “soñar” y “crear” a su afición.

La otra Costa Rica

Sobre la ruinosa autopista Florencio del Castillo, un kilómetro al este de La Galera, alguien cometió el error de desbrozar una de esas áreas baldías llenas de yerbajos, charrales y maleza que brotan, con indisciplinada exuberancia, en medio de nuestras ciudades y a la vera de nuestros caminos. ¡Vayan a verla!

El universo en una biblioteca

La biblioteca es, por encima de todo, el más bello de esos cielos terrestres cuya existencia ignoramos.

Para mi amigo, que lucha

Al ganar la Liga de Campeones de Europa, el 28 de mayo de 2011, Carlos Puyol, bastión defensivo del Barcelona durante 20 años y capitán por antonomasia de su cuadro, cedió la capitanía a su colega francés Éric Abidal, para que este pudiese alzar la copa. Abidal venía de superar, en tiempo récord, un tumor cancerígeno en el hígado, con la peor prognosis concebible. Logró jugar los noventa minutos del partido, y Puyol le cedió el brazalete de capitán para que pudiese experimentar el gozo de un triunfo que era, a un tiempo, deportivo y vital.

Libro-vida

En nuestro “ecosistema espiritual”, el libro es nuestra más preciada reserva de biosfera.

Opinión: Más que una bella historia

Darío Dos Santos no había aun jugado un solo partido de fútbol, cuando, a los 19 años, fue encarcelado por vigésima vez.

¡Qué desperdicio!

Una vez más, los mercaderes se apoderaron del templo: el cine se ha quedado corto con respecto a los paraísos que nos prometió.

Opinión: Circularidad de la locura

Olimpiada de Berlín 1936. Amargo momento histórico. En Italia, Mussolini representaba su grotesca ópera bufa desde 1922.

Opinión: La vida enamorada

Nadie daba un cinco por ellos. ¿Jugar al fútbol? ¡Impensable! El mundo los echó en el cajón de los lisiados, los tullidos, los minusválidos (de minus-valía: ¡valer menos!).

Van Hanegem, el gigante que lloró

Cuando Holanda cayó 2-1, lloró de rabia e impotencia, hundido en una profunda y redoblada sensación de injusticia.

Otra lectura del ‘brexit’

El Reino Unido se equivocó, y el suyo es un error imperdonable: esos que se cometen por falta de memoria y exégesis histórica. Todo cuanto el brexit racionalizó de una u otra forma procede, en el fondo, de impulsos profundamente oscuros, irracionales, de ese dédalo de cavernas y ríos subterráneos que irrigan el subconsciente colectivo de los pueblos.

Morir

Morir es renunciar al yo. Estando programados por la cultura para preservarlo a toda costa, nada podría ser tan difícil.

Opinión: ¡Dejen a Danny Carvajal!

Creo en Danny. No es Navas, pero tampoco Saprissa es el Real Madrid. Fue pieza crucial en los cetros 30, 31 y 32 de su equipo.

El portazo

El golpe es como un relámpago, un sunami o un ciclón: cosas que no se pueden detener

Identificar al enemigo

El acto más banal jamás lo vivirán exactamente como hoy, y jamás serán capaces de reeditarlo.

Opinión: A lomos del tiempo

Fue leñador, hortelano, criador de pollos, plantador de caña, comerciante de vinos, boxeador, profesor de gimnasia, bombero, operador de maquinaria, vendedor de zapatos, activista social y ciclista profesional.

Comunión en la belleza

He dado incontables conciertos ante los públicos más diversos y, sin embargo, cada vez que me preparo para entrar a escena, siento que estoy ad portas de una vivencia inédita.

Los $12.000 de Rojas

En mi ética personal, los $12.000 de Rojas representan una falta de caballerosidad, de elegancia, de clase. Legales, pero no legítimos. Feo, muy feo.

Opinión: Keylor Navas debe irse del Real Madrid

Keylor debería irse: hay cuadros de primer orden que darían cualquier cosa por él. De nuevo, la palabra clave es “dignidad”.

El tiempo y yo

Una reflexión sobre el tiempo: el tiempo lineal solo es concebible en su representación gráfica, espacial y geométrica: la línea recta. Por lo demás, no existe. Tiempo = emoción.

Tartufo desdentado

Hay hipócritas –Tartufos modernos– que hacen pasar la merma de sus potencias y apetitos vitales por virtud.

Doblemente perdedores

Si seremos mezquinos, acomplejados, limitados y chiquititos, que nuestro gran título de gloria, nuestra máxima satisfacción en la Copa América fue la derrota de México ante Chile.

El confíteor de un vanidoso

La vanidad: 10 claves para entender a ese ser que unas veces es amigo leal y solidario y, en otras, el más vil de los conspiradores.

La tenebrosa, demencial faz del fútbol

La “Batalla de Berna”: así se conoce el “partido” Hungría-Brasil de cuartos de final del Mundial Suiza 1954: la más infame colisión de la historia del torneo, con juego violentísimo y conducta criminal, tanto del legendario “Equipo de oro” húngaro como de los subcampeones mundiales de 1950, hasta ese momento, los cuadros más vistosos de la justa.

Sinfonía alpina: El caleidoscópico clamor de la montaña

En su Sinfonía alpina , Strauss recrea una jornada de once horas en los Alpes: desde antes del amanecer, hasta la puesta del sol y la noche. ¡Tremenda aventura!

El honor, o la desnudez del alma

Siempre se juega por el honor. Siempre, siempre. Y luego, se juega también por una clasificación, un trofeo —o por 30 millones de euros anuales, que no es una motivación censurable per se—.

Lo sentimos, no se encontraron resultado sobre: Lo más leído

Logo Nacion

Llorente de Tibás, 400 metros este del cruce.
Código Postal: 10138-1000, San José, Costa Rica.

Teléfonos

(506) 2247-4747

Fax

(506) 2247-5022

Servicio al cliente

(506) 2247-4343
(506) 2247 4366 (Fax)

Línea gratuita para suscriptiores

800-800-800

Central de redacción

(506) 2247-4141

Publicidad

(506) 2247-4949

Económicos

800-ANUNCIE