Cerca de 200 grupos de pájaros pasan por aquí; viajan sobre todo de noche

Por: Michelle Soto 27 enero, 2013
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

La posición geográfica de Costa Rica favorece la visita de especies de tortugas, ballenas y aves a lo largo de todo el año.

Como el istmo centroamericano es el puente entre los hemisferios norte y sur, es casi obligado el paso de especies cuyos ciclos biológicos están determinados por las estaciones.

Ese es el caso de las aves migratorias neotropicales, las cuales vuelan del norte al sur del continente (setiembre y octubre) y viceversa (marzo y abril) cuando el invierno se acerca.

El país cuenta con alrededor de 200 especies, la mayoría son aves acuáticas pero también hay rapaces, mosqueros, golondrinas y reinitas, entre otras.

“La mayoría pasan de noche, pero las rapaces sí se ven durante el día”, comentó Julio Sánchez, de la Unión de Ornitólogos , y agregó: “Utilizan una estrategia de vuelo en que aprovechan las corrientes ascendentes o termales para ganar altura y planean para ganar distancia. Eso les permite ahorrar el 50% de la energía”.

Por su parte, las ballenas y las tortugas marinas vienen al país a cumplir ciclos reproductivos.

De la ballena jorobada, vienen dos poblaciones: una del sur y otra del norte; por lo que está presente en dos períodos del año.

Gracias a su visita, existen operadores turísticos dedicados al avistamiento de cetáceos en bahía Ballena y Drake, en el Pacífico sur. Según un estudio de Fundación Keto , los tours generan una ganancia de $600.000 al año.

Entretanto, seis de las siete especies de tortugas marinas existentes desovan en el país. Esto es Tortuguero, en el Caribe, Matapalo y Ostional, en el Pacífico norte.

Solo basta llegar a parques nacionales y refugios para observar ese espectáculo natural.