Verán opciones para que empresas generen electricidad con fuentes como sol, viento y gas natural

Por: Esteban Oviedo, Irene Vizcaíno 28 abril, 2013

Anne Andrew, embajadora de Estados Unidos en San José, afirmó que el gobierno de Barack Obama busca más oportunidades para que empresas norteamericanas inviertan en el aprovechamiento de energías limpias en Costa Rica y el resto de Centroamérica.

En entrevista con La Nación , Andrew dijo que ese será uno de los dos énfasis que Obama dará a su visita a suelo costarricense, los días viernes y sábado de la próxima semana. La otra prioridad será el “desarrollo económico inclusivo”.

Según la diplomática, hay muchas oportunidades para que compañías estadounidenses desarrollen proyectos de generación eléctrica con base en fuentes como el sol, el viento o el gas natural.

Por esa razón –continuó–, el presidente Obama discutirá con la mandataria Laura Chinchilla y sus pares centroamericanos dónde están las oportunidades de inversión en este campo.

Andrew puso como ejemplo la inversión conjunta que realizan la firmas Ad Astra Rocket (costarricense) y Cummins Engine (estadounidense) para crear generadores de energía impulsados por hidrógeno.

El presidente de Ad Astra es el astronauta Frankling Chang, quien asistió el viernes pasado a una reunión con Obama, en la Casa Blanca, para hablar sobre posibilidades de inversión en Centroamérica y México.

La embajadora añadió que su sede diplomática está al tanto de la situación que vive en Costa Rica la empresa estadounidense Mallon Oil Company, a la cual el gobierno de Chinchilla le detuvo un contrato de exploración de petróleo y gas natural en la zona norte del país.

La administración Chinchilla declaró una moratoria en la exploración petrolera y, en cuanto al gas natural, se inclina más por la importación del producto.

Sin embargo, la diplomática argumentó que el gas natural es una oportunidad que Costa Rica debería considerar para sustituir energía de origen contaminante.

“Nuestra posición es, lo ha sido y seguirá siendo, que Costa Rica debería proveer cierta certeza para empresas como Mallon Oil en sus inversiones”, dijo Andrew.

Menos riesgo. Ante la consulta sobre la seguridad jurídica en el país, luego de pensarlo unos segundos, le embajadora afirmó que el país debe dar más certeza a los grandes inversores que buscan los lugares con menor riesgo para instalarse.

Sostuvo que el 60% de la inversión extranjera directa que recibe Costa Rica proviene de Estados Unidos y que los inversionistas obviamente pretenden recibir un retorno: “Pienso que Costa Rica todavía sigue siendo muy atractiva para las compañías estadounidenses que quieren hacer negocios acá. La cuestión es cuál es la oportunidad que puede brindar Costa Rica en el futuro”.

Andrew cree que esa inversión es fundamental para alcanzar la “seguridad económica” que el presidente Obama quiere promover en la región, la cual tiene que ver con la generación de empleo.

Al hablar de cooperación, apuntó de nuevo al tema de la producción de electricidad. Ella cree que la ayuda mutua puede ir desde el simple intercambio de electricidad hasta la transferencia de tecnología en áreas como la producción o la eficiencia energética.

En Costa Rica, el sistema de abastecimiento eléctrico todavía está concentrado en el estatal Instituto Costarricense de Electricidad (ICE). Existe participación privada, pero es limitada.

Desde sus inicios, la administración Chinchilla planteó una reforma del sector eléctrico para abrir más el mercado, pero la reforma no ha avanzado en la Asamblea Legislativa.

Según el decir de la embajadora estadounidense, Costa Rica no debe preocuparse por tener una red eléctrica con tecnología del 2010, sino con la tecnología del 2022. Puso como ejemplo vehículos eléctricos que hoy no solo se alimentan con electricidad, sino que también ayudan a alimentar al sistema.