Archivo

Otras disquisiciones

El universo genial de Nicolás de Cusa

Actualizado el 18 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Archivo

El universo genial de Nicolás de Cusa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Sherlock Holmes ignoraba que la Tierra gira alrededor del Sol, según nos cuenta Sir Arthur Conan-Doyle en la novela Estudio en escarlata . Ya por su cuenta, el ameno doctor Watson añade: “Se me antojó un hecho tan extraordinario que apenas podía creerlo”. Es verdad que Holmes era muy extraño y que Salvador Dalí habría podido aconsejarle que no fuese tan excéntrico; sin embargo, la ignorancia de Holmes puede explicarse fácilmente.

A simple vista, el Sol parece girar alrededor de la Tierra, y esta aparenta ser plana y no rotar sobre su eje (o sea que no tendría eje): no hay modo fácil de probar lo contrario; en la práctica , es igual. Si uno navega siguiendo las estrellas o si se pone romántico por la Luna, da lo mismo qué gira en torno de cuál.

Subida esa indiferencia a las alturas de la filosofía, se nos aparece el relativismo radical ; o sea –como lo define Mario Bunge–, la ausencia de verdades y valores objetivos y universales, que pueden ser éticos.

De vuelta al Sol, anotemos que el filósofo Constantino Láscaris formuló una paradoja indefendible cuando sostuvo que pueden ser verosímiles las hipótesis del heliocentrismo y del geocentrismo, pero que la idea del heliocentrismo es más plausible pues es más sencilla ( Fundamentos de filosofí a, p. 37).

No es así; lo que importa es la verdad objetiva, externa a nuestros deseos; y solo los métodos científicos nos regalan esa verdad.

Tras la muerte de Galileo Galilei, en 1642, solía discutirse si realmente había demostrado el heliocentrismo, o si lo que valía era la teoría-mezcla de Tycho Brahe, para quien los otros planetas giran alrededor del Sol, pero todos, juntos, dan vueltas a la Tierra. Esta duda se resolvía pensando que era más fácil que, dotado de un cordel, un elefante hiciera girar a una hormiga, que lo contrario.

La historia de la ciencia no cita mucho a un precursor teórico de Copérnico y Galileo, el cardenal germano Nicolás de Cusa (1401-1464). Él fue un diplomático del Vaticano y un filósofo notable, de modo que el dedicarse a la política no siempre salva de pensar profundamente.

PUBLICIDAD

El Cusano postuló un universo infinito, sin centro, poblado de innúmeros planetas y estrellas, con la Tierra móvil y centro de nada.

El universo debía ser imperfecto pues Dios no podía compartir su perfección con sus creaciones ( vide el artículo de Gerardo Mora Burgos Nicolás de Cusa en la Revista de Filosofía de la UCR , n.° 34).

Nicolás de Cusa no aparece en el ensayo de Jorge Luis Borges La esfera de Pascal , donde enumera los autores que coinciden con esta idea panteísta e inquietante del Cusano: Dios es una esfera cuyo centro está en todas partes y cuya circunferencia está en ninguna.

Con intuición, con meros silogismos de aire, Nicolás de Cusa derribó el castillo de humo de la astronomía aristotélica y presagió la ciencia. Sí, hay intuiciones geniales, pero solo cuando hay genios.

  • Comparta este artículo
Archivo

El universo genial de Nicolás de Cusa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota