10 febrero, 2012

San José, (Redacción). Una jefe espera resultados del empleado nuevo que contrató, en un tiempo razonable. De igual forma, el trabajador llega con expectativas a su nueva plaza.

 ¿Cómo evitar que alguno se sienta defraudado? Dándole su espacio a las políticas de inducción.

"La inducción es un proceso de charlas y vivencias que capacitan al trabajador con los conocimientos necesarios sobre la empresa y su puesto", explicó Gustavo Amador, a cargo del énfasis en Recursos Humanos de la Escuela de Administración de Empresas de la Universidad Estatal a Distancia (UNED).

Amador participó esta tarde en un videochat sobre la importancia de los procesos de inducción para quienes ingresan a una compañía, y para los empleados que cambian de puestos.

“Se supone que hemos contratado a la persona idónea; pero hay un proceso de adaptación que requiere de un acompañamiento para reducir la ansiedad del trabajador al enfrentarse a su nuevo entorno”, agregó el experto.

Escuche sus consejos en este videochat organizado por la sección El Empleo y nacion.com  

Etiquetado como: