Entidad alega, tras 41 años, que paros laborales influyeron y recibió mejor oferta

Por: Esteban Oviedo 16 febrero, 2013

El TSE decidió imprimir las papeletas de las elecciones del 2014 en una empresa privada tras 10 elecciones presidenciales de hacerlo en la Imprenta Nacional.

La institución electoral prescindió de los servicios de la Imprenta, al cabo de 41 años, porque encontró precios más bajos en otros lugares y porque así sorteará las huelgas que, según su sentir, amenazaban la impresión del material.

Según acordaron los magistrados el 24 de enero, el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) contratará a la empresa RR Donnelley para imprimir y empacar más de seis millones de papeletas.

Además, comprará disponibilidad en la imprenta del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) para tirar allí el material electoral, en caso de emergencia.

De acuerdo con Gerardo Abarca, subdirector del Registro Electoral, los recursos para las papeletas son escasos y, si alguien hacía una mejor oferta que cumpliese con la calidad y seguridad requeridas, el TSE estaba dispuesto a tomar una vía diferente a la usada desde 1972.

Héctor Fernández, director del Registro Electoral, agregó que la oferta de RR Donnelley es casi ¢100 millones más barata que la de la Imprenta Nacional, la cual cobró ¢317 millones. Las papeletas deben estar listas en noviembre.

Sobre las huelgas, Abarca afirmó: “Es un factor que se ha valorado y sí se ha tomado en cuenta; lógicamente que inserta un riesgo a la administración electoral. Es una situación eventual, pero sí se valora y se toma en cuenta para establecer contingencias”.

Una huelga de dos días y medio ocurrida en la Imprenta antes de las elecciones de febrero del 2010 provocó que para los comicios municipales de ese año (diciembre) el TSE contratara disponibilidad en una empresa, por si acaso. Para esa última votación, también hubo amenaza de huelga.

“Asegurándonos de que los niveles y protocolos de seguridad no se van a ver desmejorados y con un costo menor, nos vamos a ir hacia otra alternativa”, dijo Abarca, quien agregó que en la empresa escogida aplicarán el protocolo de seguridad exigido para proteger las papeletas, lo que incluye presencia de policías y de personal del TSE.

Jorge Vargas, director de la Imprenta Nacional, dijo que el TSE les pidió explicar el costo y ellos lo hicieron, pero no recibieron respuesta, aunque estaban dispuestos a negociar. “Más que un tema económico, hay un tema emocional, son muchos años que llevan los funcionarios con esta labor. No ha habido ninguna queja”, declaró Vargas.

Fernández añadió que buscaban rapidez y que la Imprenta no les ofrecía el empacado de las papeletas por junta receptora, lo que sí encontraron en otras partes.

Sobre las huelgas, Vargas dijo: “Yo pienso que podría perfectamente haber incidido de alguna manera. Al final de cuentas, si usted es empresario y está con la incertidumbre: ‘¿nos irán a amenazar con huelga?’, desafortunadamente debo decir que los sindicatos se han valido del proceso para gestionar asuntos de todo orden y eso ha significado algún tipo de molestia y descontrol en un proceso tan importante como el democrático.

Para Luis Leal, presidente del sindicato de la Imprenta, el argumento de que las huelgas amenazan la impresión de papeletas no se sostiene, y anunció una apelación ante el TSE y, si es necesario, un juicio contencioso-administrativo.

“En toda la vida nunca han dejado de salir las papeletas por una huelga; eso es una gran mentira. Aun con huelga, sigue siendo más barata la Imprenta”, dijo Leal.