Archivo

La tradición se resiste a desaparecer en Cartago

Actualizado el 27 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Archivo

La tradición se resiste a desaparecer en Cartago

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Don Guillermo Martínez fabrica máscaras en su taller en Oreamuno de Cartago, y dice que se mantiene fiel a la tradición. Actualmente, imparte talleres de confección de máscaras a jóvenes interesados en este arte. | ARCHIVO
ampliar
Don Guillermo Martínez fabrica máscaras en su taller en Oreamuno de Cartago, y dice que se mantiene fiel a la tradición. Actualmente, imparte talleres de confección de máscaras a jóvenes interesados en este arte. | ARCHIVO

Cartago. A dos meses de cumplir 86 años, el “decano” de los mascareros de Costa Rica, el cartaginés Guillermo Martínez, considera que esta tradición nacional le está ganando la batalla a la influencia de celebraciones extranjeras como Halloween.

“Antes del decreto que declaró el 31 de octubre como el Día de la Mascarada Costarricense, esta tradición se estaba perdiendo, porque quedábamos unos pocos que la promovíamos. Ahora es distinto, porque prácticamente en todo el país se volvió a cultivar”, afirma, con satisfacción, don Guillermo, quien en el 2008 obtuvo el Premio Nacional de Cultura Popular Tradicional.

Este artesano sigue las huellas que dejó el primer mascarero nacional, el cartaginés Rafael Lito Valerín –nacido en 1824– y que continuó su hijo, Jesús, cuya familia le cedió aquellas máscaras centenarias a Martínez.

A diferencia de otros mascareros actuales, don Guillermo se resiste a las nuevas “tendencias” y defiende el oficio tradicional.

“Allá por 1948, la familia de don Jesús me regaló los moldes y caretas, por lo que nuestra mascarada es original e histórica. Y yo no hago máscaras de personajes actuales, sino los de aquellas épocas como la giganta y el gigante, la copetona, el toro guaco, julito y julita, la cegua, el cadejos, el padre sin cabeza, la cazadora y el penitente”.

Don Guillermo tampoco deja que cualquiera les baile a sus “mantudos” o “cabezones”, como se les conoce también en nuestro país. “Solo adolescentes que no tomen licor, porque, desafortunadamente, en algunas comunidades los que van dentro de los caparazones se toman sus tragos antes, y eso es un problema, porque empiezan a dar chilillazos, y por eso los niños, que solo debían de gozar, empiezan a tenerles miedo”.

Las máscaras de don Guillermo son muy solicitadas durante todo el año, “para turnos rurales y de ciudad, para actividades sociales, el 15 de setiembre y ahora también me contrataron los organizadores de ‘Enamórate de tu Ciudad’, del Ministerio de Cultura, para dar talleres a los jóvenes sobre cómo fabricar máscaras”. Hoy a partir de las 3 p. m., en el parque Morazán, estará compartiendo con las nuevas generaciones los secretos de su arte.

PUBLICIDAD

Además, el próximo miércoles 31 de octubre se celebrará en las calles de la Vieja Metrópoli el XIII Encuentro de la mascarada tradicional costarricense , organizado por el Colegio Universitario de Cartago. Este desfile se inicia a las 6 p. m., en las inmediaciones de la iglesia María Auxiliadora y culmina en la basílica de Los Ángeles. Y en Paraíso, la fiesta de la mascarada será mañana, a partir de las 6 p. m. en el parque Central de la ciudad.

  • Comparta este artículo
Archivo

La tradición se resiste a desaparecer en Cartago

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota