Archivo

El FBI suele llamarlo para pedirle ayuda para clarificar casos de homicidios, violaciones o negligencia.

El hombre cuyo trabajo forense ha inspirado capítulos de ‘CSI’

Actualizado el 16 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Su método: analizar los insectos que aparecen en la escena del crimen o en el cuerpo de la víctima. No en vano, sus vivencias han inspirado varios episodios de la serie de televisión CSI . En su visita a Costa Rica, con motivo de los 50 años del Museo de Insectos, Madison Lee Goff conversó con La Nación.

Archivo

El hombre cuyo trabajo forense ha inspirado capítulos de ‘CSI’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                 | ALBERT MARÍN
ampliar
| ALBERT MARÍN

Si la referencia de entomólogo forense que se tiene es la del personaje Gil Grissom, de la serie de televisión CSI , al estar frente a Madison Lee Goff pues se espera ver un hombre un tanto tímido y reservado.

Sin embargo, Goff está lejos de parecérsele. Es simpático y bromista, aunque muchas de sus experiencias inspiraron episodios en los que Grissom resolvió crímenes a partir de las pistas que aportaron los insectos presentes en la escena del crimen o en el cuerpo de la víctima.

Goff es el director del Departamento de Ciencias Forenses de la Universidad Chaminade, en Hawái, y asesor científico del FBI.

En Entomología Forense, rama de las Ciencias Forenses, es una autoridad y estuvo de visita en el país con motivo de los 50 años del Museo de Insectos de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Este es un extracto de la entrevista que concedió a La Nación :

¿En qué consiste su trabajo de consultor del FBI?

Todo empezó por una necesidad de capacitación por parte de los agentes y ellos, en pago por las lecciones, me enseñaban cómo rastrear evidencia, sobre toxicología y otras cosas.

”Aunque el FBI cuenta con un entomólogo y otros especialistas en Ciencias Forenses, también cuenta con un grupo de asesores a quienes suelen llamar”.

¿Desde cuándo el FBI trabaja en Entomología forense?

Desde 1986. En esa oportunidad, contactaron a las universidades para obtener ayuda.

”Probablemente el 90% de lo que se trata de resolver es cuándo el individuo murió, que es el punto de partida de la investigación.

”Lo que nosotros tratamos de proveer es información no del momento exacto del deceso, sino sobre el instante en que el insecto llegó al cuerpo. Por ejemplo, en Hawái, los insectos demoran unos 10 minutos. En Costa Rica debe ser un tiempo similar.

”También se puede determinar si un cuerpo fue movido de lugar, la presencia de alguna droga. El extraer la sangre succionada por algunos parásitos o mosquitos nos permite hacer un análisis de ADN, con el fin de relacionar un sospechoso con una víctima”.

En cuanto a investigación, ¿cuál es el siguiente paso para la Entomología forense?

PUBLICIDAD

Diría que empezar a entender los factores medioambientales que influyen en el desarrollo de los diferentes grupos de insectos.

”Actualmente, estamos usando lo que se conoce como acumulación de unidades térmicas que consiste en relacionar datos de temperatura con el tiempo que requiere cada una de las etapas del ciclo de vida del insecto. Eso nos permite sacar el conocimiento adquirido en laboratorio al campo y hacer los ajustes.

”El otro tema es que existe una gran variedad de insectos que casi no conocemos. Sabemos que están allí, tenemos una idea de lo que hacen, pero la realidad es que no tenemos suficiente información sobre sus ciclos de vida. Hay un gran potencial en esta área; son insectos que podrían ser muy útiles”.

Con respecto a su trabajo como consultor de la serie de televisión CSI , ¿qué beneficio ha traído el exponer así la Ciencia Forense?

Uno de los pros es cuando tengo que ir a testificar a un juicio. Verá, en el sistema de justicia estadounidense, el jurado suele ser escéptico porque la ciencia lo asusta. Cuando uno sube al estrado y empieza a usar nombres científicos, empieza a ver que hacen caras.

”Ahora, gracias a estos programas de televisión y los libros, el jurado es receptivo a la información científica y quieren saber más. De hecho, les gusta cuando la ciencia sale a relucir en un juicio. Pero eso tiene una desventaja, muchas veces se ven decepcionados si el caso no cuenta con evidencia forense”.

No obstante, ¿no se estará también educando a los criminales?

Realmente no. La mayoría de las personas que cometen un crimen, no se sientan a planearlo por mucho tiempo. Simplemente lo hacen y después ven cómo se deshacen de la evidencia.

”Lo que suele pasar es que, cuanto más tratan de ocultarlo, más obvio lo hacen. Corrigen una cosa, pero empeoran otra. No existe el crimen perfecto”.

  • Comparta este artículo
Archivo

El hombre cuyo trabajo forense ha inspirado capítulos de ‘CSI’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Michelle Soto M.

msoto@nacion.com

Periodista de Ambiente

Redactora en la sección Aldea Global. Periodista graduada en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas ambientales. Recibió los premios Innovación para el Desarrollo Sostenible (2011) y Periodismo Agrícola y Desarrollo Rural (2012).

Ver comentarios
Regresar a la nota