Por: Patricia Leitón 19 abril, 2013

Los trabajadores del sector financiero y de la Administración Pública son los que reciben el mayor ingreso promedio, según los resultados de la Encuesta Continua de Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

El ingreso promedio mensual en la ocupación principal de los trabajadores que laboran en intermediación financiera y seguros fue de casi ¢714.000 en el último trimestre del 2012, y en la Administración Pública de unos ¢612.000.

María Isabel Cortés, directora ejecutiva de la Asociación Bancaria Costarricense (ABC), comentó que la mejor paga obedece a que un alto porcentaje de sus empleados son profesionales.

Además, dijo, lo que muestran las cifras hoy es producto de un proceso de profesionalización que se inició hace varios años atrás.

En el cuarto trimestre del 2012, la remuneración de los servidores de bancos y otras entidades financieras registró un fuerte repunte, que también se refleja en los datos de los asegurados. Ayer no fue posible conocer las causas de ello.

En la Administración Pública, los salarios son mayores a los del sector privado.

No obstante, estos experimentan desde inicios del 2011 una tendencia a la baja en su ingreso que parece concordar con las restricciones del Gobierno para enfrentar el déficit fiscal.

Otros sectores. Otro grupo que presenta una tendencia a la baja en su ingreso promedio real es el de Actividades profesionales y administrativas de apoyo, que incluye a los servidores independientes, como abogados, contadores u odontólogos, y a los ocupados en centros de llamadas.

En el sector comercio, que es el que más trabajadores emplea, el ingreso promedio real se ha mantenido bastante estable, así como en la industria manufacturera que es el más grande en producción.

Los trabajadores domésticos que están incluidos en el rubro de Hogares como empleadores, son los que tienen un menor ingreso, de aproximadamente ¢138.000 al mes, y se ha mantenido bastante estable en los 10 trimestres en los cuales se ha realizado la Encuesta Continua de Empleo.