Archivo

Campeonato de tenis juvenil

La técnica derrota a la fuerza en la Copa Cariari

Actualizado el 03 de junio de 2012 a las 12:00 am

E japónes Naoki Kagawa se coronó al vencer al brasileño Rafael Matos

Marika Akkerman, de Canadá, campeonizó con su triunfo ante la rusa Ljubo Vazhenina

Archivo

La técnica derrota a la fuerza en la Copa Cariari

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         El brasileño Rafael Matos realiza un revés para golpear la pelota en la final ante Naoki Nakagawa. | CAMILLE ZURCHER
ampliar
El brasileño Rafael Matos realiza un revés para golpear la pelota en la final ante Naoki Nakagawa. | CAMILLE ZURCHER

La Copa Cariari-Britt de tenis coronó a Naoki Nakagawa de Japón y a la canadiense Marika Akkerman que basaron su triunfo en la técnica y la constancia.

Los dos tenistas no superaban los 55 kilogramos, sus piernas y sus brazos eran más delgados que los de sus rivales pero eso no les impidió dejarse el título de este torneo en tierras heredianas.

Una muestra más que en el deporte blanco lo más importante no es la fuerza con que se usa la raqueta sino la técnica con que se maneja ese instrumento.

La canadiense Marika Akkerman llevaba un excelente récord en el campeonato, no había perdido ni un solo juego en cada uno de sus partidos , pero se enfrentaba en la final a la rusa Ljubov Vazhenina , la tercera sembrada del torneo.

Akkerman tomó las riendas del juego desde el inicio y le quebró el primer saque a la europea. Pero la rusa le respondió y empató 2 a 2 el primer set .

Ya cuando iban 4 a 4, la canadiense puso más empeño y dejo el set 6 a 4.

El segundo y definitorio set fue la misma historia. Akkerman inició fuerte, la rusa volvió a igualar a dos, pero el esfuerzo no le alcanzó y lo dejo ir de nuevo cuando iban empatadas a cuatro.

Este es el segundo título de la Copa Cariari para la canadiense.

“Me encanta Costa Rica, me siento muy cómoda jugando acá y me gusta mucho el torneo”, expresó la bicampeona de 16 años.

Hombres. Naoki Nakagawa, de Japón, demostró en la Copa Cariari porque era el sembrado número uno del torneo.

Su físico parecía el de un niño de 12 años pero su edad real era tres años mayor. Su rival, el brasileño Rafael Matos, le llevaba al menos diez centímetros de altura pero esto no intimidó al asiático que desde el primer juego mostró su gran manejo de la raqueta.

Nakagawa supo dominar la fuerza del carioca y sus pelotas cortas fueron una pesadilla para el suramericano.

El japonés solo tenía un problema, le costó definir puntos importantes.

Un ejemplo fue el noveno set del encuentro cuando iban empatados a cuatro juegos.

PUBLICIDAD

Nakagawa ocupo cinco puntos para quiebre para lograr ganar un juego donde sacará su adversario.

A pesar de esto, la constancia en su juego le permitió ir sacando ventaja ante un rival que parecía que el sol herediano le restaba fuerzas en cada pelota que golpeaba.

“Mi clave fue la constancia en cada punto, mi esfuerzo en cada momento”, afirmó el campeón.

El japonés al final venció en dos sets con idéntico marcador (6-4) .

  • Comparta este artículo
Archivo

La técnica derrota a la fuerza en la Copa Cariari

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota