Propuesta tiene nuevas reglas sobre liquidez y exposición al tipo de cambio

Por: Óscar Rodríguez 7 mayo, 2013

La Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) exigirá a los bancos ser más estrictos con los créditos en dólares, como parte de la nueva regulación que está en consulta en las entidades bancarias, desde el pasado jueves 2 de mayo.

Las instituciones financieras –incluye cooperativas, mutuales y financieras– tienen hasta el 30 de mayo para presentar sus observaciones a las reglas propuestas.

Posteriormente, Sugef evaluará las anotaciones y el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif) aprobará las reformas, que incorporan cambios en 11 reglamentos.

Modificaciones. La meta es que los cambios entren en vigencia entre julio y agosto. Las medidas propuestas vuelven más rigurosa la evaluación que los bancos hacen de sus clientes, así como su operación interna en temas como la liquidez. Uno de los objetivos primordiales es reservar el crédito en dólares solo a quienes tengan capacidad de pago ante fluctuaciones del tipo de cambio.

De cara a los usuarios, se propone que a todos se les realice un análisis de su capacidad como deudor, sus garantías e historial crediticio. En la actualidad ese estudio, denominado “test de estrés”, está reservado para las operaciones crediticias que superen los ¢65 millones. Aunque hay bancos que ya realizan esta evaluación.

Además, se crea la estimación genérica; esto es, que la entidad tiene que reservar, para cualquier contingencia, un 0,5% del total de su cartera crediticia.

Los cambios se aplicarán en las entidades de forma gradual de entre tres y hasta 36 meses plazo.

Javier Cascante, jerarca de la Sugef, sostuvo a La Nación que la normativa propuesta busca proteger a los bancos y ahorrantes.

Repercusiones. Para Gilberto Serrano, presidente de la Asociación Bancaria Costarricense (ABC), las medidas propuestas harán más difícil para los bancos dar préstamos. “El aumento de provisiones y el análisis de los clientes –afirma– hará que se descalifique a personas que puedan acceder a dólares baratos, obligándolos a ir a colones caros”.

“Es claro que se migrará a un sistema de flotación administrada del tipo de cambio y el dólar podrá tener volatilidad. En ese contexto, el análisis crediticio tiene que adaptarse”, dijo Annabelle Ortega, directora ejecutiva de la Cámara de Bancos.