Ventajas, legalidad y uso fácil destacan en festival realizado en Costa Rica

Por: Juan Fernando Lara 28 abril, 2013

GNU/Linux es, de lejos, un sistema operativo de libre distribución para computadoras, servidores y estaciones de trabajo. Banca, Internet y servicios varios son posibles gracias él. Hasta Google, en sus inicios, se concibió en Linux. No obstante, de cerca, lo que hace único al sistema es cómo se desarrolla: en forma libre.

Así, su código fuente, la base para seguir creando, está disponible a quien lo quiera y siempre lo estará pues el software libre, puede ser vendido o regalado por quien tenga una copia siempre y cuando incluya el código fuente.

Este espíritu de libertad y cooperación más allá de Linux (máximo exponente de esta filosofía) quedó patente ayer en IX Festival Latinoamericano de Instalación de Software Libre, el evento de difusión más grande en esta materia para Latinoamérica.

La versión costarricense fue organizada por la Facultad de Tecnologías de Información y Comunicación de la Universidad Latina y la Red Costarricense de Software Libre, en la instalaciones de esa universidad.

Aplicaciones gratis, legales y en diversas plataformas se distribuyeron ayer: las había para editar imagen o dibujo como Gimp e Inkscape, o de mensajería instantánea (Pidgin) o una suite completa de productividad con hoja de cálculo, procesador de texto y presentación con dipositivas (LibreOffice).

“Queremos apoyar el desarrollo de diversas comunidades de desarrolladores en el país y ayudar a los usuarios a conocer estas soluciones”, comentó Jenny Vargas González, una de las coordinadoras de la Red Costarricense del Software Libre ( www.softwarelibrecr.org ).

Además, hay un modelo de negocio beneficioso para los usuarios y los ingenieros ticos dedicados a su desarrollo. “Invertir en esto, al inicio no es ahorro, pero lo será y es una inversión en talento local y dinero que, en vez de dárselo a una empresa transnacional, se queda en Costa Rica donde el nivel de desarrollo de software es bueno”, dijo Esteban Arias Méndez, docente de la Universidad Latina y uno de los organizadores.

En vez de una copia pirata o pagar por el original $99 al año, quizás la respuesta sea algo tan útil y libre como Linux o Firefox.