Por: Hugo Solano 13 junio, 2013
 Pese a lo caudaloso del río Sarapiquí, las comunidades aledañas aprenden a reducir al máximo los riesgos si se desborda. | ARCHIVO.
Pese a lo caudaloso del río Sarapiquí, las comunidades aledañas aprenden a reducir al máximo los riesgos si se desborda. | ARCHIVO.

San José (Redacción). Un sistema de alerta temprana implementado durante la época lluviosa permite a unas 30.000 personas que viven a lo largo del río Sarapiquí en la provincia de Heredia fortalecer su respuesta ante la amenaza de inundaciones.

El plan de comunicación surgió de la combinación de esfuerzos entre autoridades nacionales, locales e internacionales y su éxito fue tal, que un grupo de señoras de esas comunidades llevó a la IV Sesión de la Plataforma Mundial para la Reducción de Riesgo de Desastres que se realizó el mes pasado en Ginebra, Suiza.

En momentos en que la estación lluviosa arrecia, Jaqueline Araya y Alice Mejías, beneficiarias, presentarán este viernes en conferencia de prensa en el Hotel Radisson a las 9 a. m. cómo la comunidad se empoderó del proyecto y trabajó con los organizadores para enfrentar este tipo de amenazas.

En nuestro país los aludes y derrumbes amenazan a unos 50.000 vecinos de la Gran Área Metropolitana, quienes deben aprender a convivir con las emergencias y a resguardar la vida de sus familias.

Las autoridades de la Comisión Nacional de Emergencias y del Instituto Meteorológico Nacional harán un recuento en el del proyecto y el funcionamiento de las acciones que permiten, de forma anticipada, anunciar un riesgo para estas comunidades.