Por: Aarón Sequeira 3 mayo, 2013

El clamor por un diálogo que le dé oxígeno a la Administración para terminar el último año sin los problemas políticos y sociales que ha tenido, genera dudas en los potenciales interlocutores de la presidenta, Laura Chinchilla.

Líderes políticos y sindicales consideran que podría tratarse de una estrategia de cara al proceso electoral de febrero del 2014 y al último año del gobierno.

No obstante, parte de la acera de enfrente espera una sinceridad en el llamado de la mandataria.

Políticos como Danilo Cubero, jefe de fracción del Movimiento Libertario, y José María Villalta, del Frente Amplio, piensan que nunca es tarde para el diálogo.

“Nunca es tarde cuando la dicha es buena. Espero que no sea una pose, sino algo sincero”, dijo un Danilo Cubero, esperanzado.

Pero ayer no llamaron a los partidos, recordó, a ninguno de los diputados, lo cual, según el libertario exaliado del Gobierno, es una mala señal, contradictoria.

A un año y cinco días de que termine su gobierno, a Chinchilla le cogió tarde. Eso cree Rodolfo Sotomayor, jefe del PUSC.

¿Qué quiere? Del discurso de rendición de cuentas del 1.º de mayo, a políticos de varias denominaciones no les queda claro qué quiere la presidenta Chinchilla.

“No podemos hablar de agenda con ella porque no sabemos lo que quiere”, afirmó Sotomayor.

Ottón Solís, líder del Partido Acción Ciudadana (PAC), cree en la presidenta, pero reconoce que, efectivamente, no se entiende lo que quiere. “Ese es el problema”, enfatizó Solís, quien dijo que Chinchilla sí ha intentado dialogar.

Los sindicatos son más severos. Beatriz Ferreto, presidenta de la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE), dice que durante tres años ha habido un diálogo sordo, “incluso en el caso de sectores que han sido invitados a la Casa Presidencial; la respuesta a peticiones siempre ha sido ‘no’”.

El secretario general de la Unión de Empleados de la Caja (Undeca), Luis Chavarría, cree que la presidenta usa “una maniobra”. “En nuestro caso, ni siquiera nos han invitado a conversar sobre la crisis de la Caja”, comentó.